Internacional - Población

A la orden de "¡devuelvan las cosas", aparece en Chile lo robado en saqueos

2010-03-08

Un centenar de personas habían sido arrestadas en las últimas horas en procedimientos, dijo la...

CONCEPCIÓN, (AFP) - Habitantes de humildes poblaciones periféricas, con arrepentimiento o temor, entregaban el domingo televisores y muebles robados en los saqueos tras el sismo en Chile, disuadidos por la metálica voz de un altavoz policial que repetía "¡Devuelvan las cosas!".

Quien desobedeciera la orden de los policías que custodian la región bajo toque de queda se arriesgaba a ser arrestado de inmediato o ser sometido a un allanamiento en su vivienda.

"Esos saqueos nada tienen que ver con la sobrevivencia (..), tienen que ver con gente que busca lucrar en medio del dolor. Hay vecinos indignados porque algunos estaban vendiendo estas especies. Los bienes tienen un valor de 1.000 millones de pesos (unos 2 millones de dólares)", calculó la presidenta Michelle Bachelet.

Bachelet formuló esta declaración tras recorrer el edificio de un gimnasio municipal en el cual centenares de televisores, lavarropas, mesas, sillas, sofás y otros electrodomésticos fueron depositados como si estuvieran en un local comercial, tras ser trasladados en 35 camiones.

Un centenar de personas habían sido arrestadas en las últimas horas en procedimientos, dijo la mandataria en esta ciudad a 500 km al sur de Santiago, en una de las regiones más golpeadas por el fenómeno natural que causó unos 800 muertos o desaparecidos.

Patrullas policiales en vehículos con altoparlantes recorrieron la población (asentamiento) de Palomares, habitado por hombres y mujeres de bajos recursos económicos, advirtiéndoles que mejor sería devolver lo robado para evitar que cayese sobre ellos todo el peso de la ley, como prometió Bachelet.

Concepción, segunda ciudad de Chile, había quedado en el ojo del temporal no sólo por haber sido una de las ciudades donde se desplomaron más edificios, sino por convertirse en foco de graves disturbios, pillajes e incendios intencionales de tiendas y supermercados.

"Ya no hay saqueos. Fueron uno o dos días fuertes. Con el apoyo de las fuerzas armadas, nos permitió crear (...) una fuerza suficiente para aplacar y combatir el pillaje, el cual ha bajado a cero. Volvió la normalidad", dijo a la AFP el comisario mayor Rolando Molina.

Molina supervisaba este domingo el depósito en un galpón de grandes dimensiones de lavadoras automáticas, televisores de última generación, hornos, refrigeradores, colchones, sillas, mesas y sofás, todo devuelto por los vecinos.

Centenares de personas murieron o desaparecieron después del sismo y el tsunami del 27 de febrero, cuando decenas de miles de viviendas se derrumbaron o quedaron dañadas, con vastas regiones sin luz, agua ni alimentos.

Al azote de la naturaleza se le sumó después el padecimiento de perder sus seres queridos, su casa y su lugar de trabajo, hasta quedar a la intemperie, en noches frías donde reinaba el terror a ser atacados por saqueadores.

"¡Devuelvan las cosas, o se procederá a un allanamiento o serán detenidos!", amenazaba el altavoz cuando las patrullas atravesaban los asentamientos.

Jaime Tohá, intendente (Gobernador) de la región del Biobío, cuya capital es Concepción, declaró a la prensa que "el toque de queda no será aún levantado" y precisó que este domingo vence el plazo para los saqueadores para devolver lo sustraído, so pena de ser detenidos.

"La cantidad de especies devueltas es increíble", comentó a la prensa el jefe regional de Carabineros, Eliecer Solar.



PCesar

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...