Internacional - Política

Sarkozy propone un "banco de combustible" internacional para las nucleares

2010-03-08

Sarkozy pidió que establezca una clasificación de los reactores nucleares en función del grado...

París, (EFE).- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, propuso hoy la creación de "un banco de combustible" internacional para garantizar el aprovisionamiento de nuevos países que quieran dotarse de centrales nucleares y evitar al mismo tiempo los riesgos de proliferación.

Sarkozy, que hizo esta propuesta en la apertura de una conferencia internacional sobre el desarrollo de la energía nuclear de uso civil organizada por Francia en París, señaló que este banco de combustible estaría bajo la supervisión del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

No nombró directamente el caso de Irán, del que París sospecha que su interés por crear su propio circuito de combustible nuclear (enriqueciendo uranio) es para dotarse del arma atómica, pero este mecanismo de control aparece claramente como una solución que intenta invalidar los argumentos de Teherán.

Sarkozy, que se mostró convencido de que en el mundo habrá que recurrir de forma importante a la energía nuclear para responder a la creciente demanda mundial sin agravar el proceso del calentamiento climático, aseguró que quiere "hacer de la seguridad una prioridad colectiva".

Admitió que "la energía nuclear no es anodina" y por eso apostó por conferir la supervisión de las instalaciones nucleares a una organización independiente, "bajo la égida del OIEA" y repitió la idea de que "los proyectos nucleares deben ser transparentes".

A ese respecto, pidió a este organismo que establezca una clasificación de los reactores nucleares en función del grado de seguridad que ofrecen, para que el único criterio que sirva para que un país se decida entre uno y otro no sea el precio.

De nuevo sin citar el contencioso con Irán, Sarkozy aseguró que "Francia no cederá con los que violan los principios de la seguridad colectiva" y propuso que se suspenda toda cooperación en el terreno nuclear con quienes no respeten los principios de la no proliferación.

Sí que habló del caso de Libia, para rendir homenaje al régimen de Muamar Gadafi -con quien puntualizó que mantiene muchas diferencias- por haber renunciado en 2003 a su programa para dotarse del arma atómica, y a ese respecto añadió que "querríamos que otros países hagan" lo mismo.

Sarkozy defendió la apuesta de Francia y de otros países como Rusia o Japón por el reciclado del combustible usado para sacar el máximo rendimiento del uranio, frente a otros, como Estados Unidos, Suecia o Finlandia, que se decantan por el almacenamiento de larga duración de esos residuos.

Insistió en que "necesitaremos la energía nuclear" para responder a la demanda y también en que "la solución no está en las ideologías del decrecimiento" que a su juicio lo que pretenden es "mantener a los pobres en la pobreza".

"No tenemos que decir al mundo que opte entre el progreso y la seguridad", sentenció en su defensa de la energía nuclear.



EEM

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...