Turismo

La austeridad de los viajeros de negocios pesa sobre las aerolíneas

2010-03-08

El año pasado, las aerolíneas estadounidenses recortaron sus presupuestos de viaje entre 30% y...

Mike Esterl/ Dow Jones Newswires

Las aerolíneas estadounidenses esperan que la reactivación de los viajes de negocios, desaparecidos durante gran parte de 2009, las ayude a volver a la rentabilidad. Pero la era de los viajes corporativos frecuentes y caros podría haber llegado a su fin.

Históricamente, los pasajeros ejecutivos han representado la mitad de la base de clientes de las grandes aerolíneas y una parte aún mayor de los ingresos. Pero incluso a pesar de que la industria aérea informa que los viajes de negocios han empezado a reactivarse, muchas compañías estadounidenses están apretándose el cinturón con los gastos de viajes. Y si los vuelos corporativos no vuelven a ser lo que eran, las líneas aéreas "no se van a recuperar", dijo Helane Becker, analista del sector aéreo de Jesup & Lamont.

Newell Rubbermaid Inc. es una de las compañías que ha cerrado la billetera. El fabricante de los bolígrafos Sharpie y contenedores de plástico Rubbermaid redujo en 28% su presupuesto de viajes de 2009 y planea no realizar cambios en 2010. La empresa también ofrece dinero en efectivo a los empleados que vuelan en clase económica en lugar de en clase ejecutiva. Además, Newell Rubbermaid anima a muchos empleados a que dejen de viajar en avión y usen servicios de videoconferencia.

"Los empleados se han dado cuenta de que no necesitan ir a Europa o donde sea para hacer su trabajo eficazmente", dijo David Doolittle, portavoz de la compañía con sede en Atlanta, que factura más de 5,000 millones de dólares anuales y tiene presencia en unos 90 países.

A las aerolíneas estadounidenses les está yendo mucho mejor que en junio pasado, cuando el tráfico total alcanzó su punto más bajo y los ingresos registraron caídas de dos dígitos en términos porcentuales frente a un año antes. United Airlines, de UAL Corp., afirma que su tráfico subió 2.4% en enero, después de que los ingresos en términos de milla por asiento disponible —un indicador del poder de precios— subieron 10.5% frente a un año antes, ayudados por un avance estimado de 10% en los ingresos de clientes corporativos.

Después de más de un año de reducciones de capacidad, los aviones van más llenos que nunca. Y los precios de los pasajes han estado repuntando desde mediados del año pasado, especialmente en los asientos más baratos, donde se ubican normalmente los viajeros de placer.

Pero muchas aerolíneas han estado reportando cifras anuales más modestas incluso a pesar de que los precios de los pasajes comenzaron a caer significativamente a finales de 2008. Los ejecutivos de la industria afirman que aún se están esforzando por volver a sus niveles anteriores a la recesión, especialmente con los viajeros de negocios. "Todavía estamos muy lejos de ver la luz al final del túnel", dijo recientemente a los inversionistas Jeff Smisek, presidente ejecutivo de Continental Airlines Inc.

El año pasado, las aerolíneas estadounidenses recortaron sus presupuestos de viaje entre 30% y 40%, y probablemente los aumentarán sólo la mitad en 2010, estima Herve Sedky, director general de American Express Business Travel, que provee servicios de consultoría a departamentos de viajes corporativos.

Algunas compañías no están listas para ir tan lejos. La empresa de sopas enlatadas Campbell Soup Co., de Nueva Jersey, comenzó a reducir sus viajes por octubre de 2008. Ya no sigue reduciéndolos, pero tampoco ha vuelto a los niveles de antes. "No estamos viendo un repunte. De hecho, no hay cambios", dijo Anthony Sanzio, un portavoz de la empresa.

Cuando los viajeros de negocios se embarcan en aviones, gastan menos que antes. Las tarifas de pasajes en clase ejecutiva para vuelos dentro de EU cayeron 5% en diciembre frente a hace un año. Los asientos en clase de negocios representaron sólo el 42% de los pasajes vendidos en vuelos internacionales en el cuarto trimestre, un alza frente al 36% entre abril y junio, pero inferior al 50% registrado antes de la recesión, según American Express.

Un creciente número de compañías está invirtiendo en tecnología para encuentros "virtuales" en Internet, lo que posiblemente prolongue la debilidad en los viajes corporativos. Parsons, una compañía de ingeniería con más de 3,400 millones de dólares  en ventas al año y muchos empleados que son viajeros frecuentes, planea gastar 1,400 millones de dólares este año para mejorar sus equipos de teleconferencia.

Por su parte, Food Group, una agencia neoyorquina de publicidad con 50 empleados, utiliza cada vez más el servicio WebEx de Cisco Systems para mantener seminarios en la Web o webinars con empleados y clientes. Paga unos 20,000 dólares al año para usar el servicio, que permite a los participantes hablar, verse unos a otros y compartir documentos en sus computadoras. Desde 2007, Food Group ha reducido a la mitad su presupuesto anual de viajes a 125,000 dólares.



TRO