Internacional - Población

California, en alerta sísmica tras el fuerte temblor en México

2010-04-05

El movimiento telúrico más fuerte que ha sacudido la región tras el de 7.2 grados tuvo una...

Los Ángeles (EU), (EFE).- El sur del estado de California está hoy en alerta sísmica tras el fuerte terremoto de ayer en el norte de México, al que han seguido más de un centenar de intensas réplicas sin que se hayan producido de momento heridos ni daños mayores en Estados Unidos.

El temblor del domingo, de 7.2 grados en la escala de Richter y con epicentro a 60 kilómetros de la frontera mexicana con EU, se dejó sentir de forma notoria en los condados de San Diego, Orange, Imperial y Riverside, aunque sacudió también levemente edificios en lugares más distantes, como la urbe de Los Ángeles.

La localidad más afectada en California por el sismo fue Calexico, fronteriza con el país latinoamericano y donde tuvieron lugar cortes de luz, rotura de cristales, caída de mercancía de estanterías y otros daños menores.

Más allá de las consecuencias físicas, el movimiento telúrico causó gran inquietud y nerviosismo entre los habitantes del lugar, y el propio alcalde, Víctor Carrillo, no dudó en afirmar que "Calexico había sufrido un golpe devastador", en declaraciones a Los Angeles Times.

"Nuestro centro de la ciudad está cerrado y la gente tiene miedo", explicó Carrillo, después de que la policía hubiera bloqueado los accesos al área comercial de la localidad para evitar saqueos mientras inspectores municipales analizaban los posibles problemas estructurales que el temblor hubiera ocasionado en los inmuebles.

A pesar de las innumerables réplicas sucedidas en las últimas 20 horas, una treintena de ellas con una fuerza mínima de 4 grados en la escala de Richter, la jornada de hoy en el sur de California estuvo marcada por la normalidad.

Todas las poblaciones tuvieron servicios de luz, agua, gas y funcionaron las vías de comunicación.

Únicamente existió alguna complicación en el cruce fronterizo entre Calexico y Mexicali, donde las autoridades estadounidenses impidieron el ingreso de vehículos desde el país vecino mientras se analizaban daños en un edificio federal.

El terremoto en México fue el tercero de gran intensidad que se ha producido en América en el último trimestre, después del temblor de 7 grados que sacudió Haití en enero, en el que fallecieron 222,500 personas y la poderosa sacudida de magnitud 8,8 que afectó a Chile en febrero, en la que hasta ahora han sido identificadas 342 víctimas mortales.

El movimiento telúrico del domingo obligó al cierre de las atracciones del parque de Disneylandia, en el condado de Orange, para un control de seguridad y dejó durante horas sin electricidad a miles de habitantes en el área de San Diego.

Además, se registraron fugas de gas y roturas de tuberías en El Centro, lugar próximo a Calexico.

Algunos ciudadanos del sur de California se quedaron atrapados momentáneamente en ascensores debido al fuerte temblor, aunque todos los incidentes se saldaron sin daños personales reseñables.

En la ciudad de Los Ángeles, más de 400 kilómetros al noroeste del epicentro, los servicios de emergencia registraron un incremento de llamadas pidiendo ayuda tras el sismo, si bien en su gran mayoría fue por la activación automática de alarmas.

Los sismólogos del Instituto Tecnológico de California informaron de que existe un 5 por ciento de posibilidades de que el terremoto del domingo sea el detonante de uno de mayor intensidad en la zona en un plazo de tres días, aunque estadísticamente la probabilidad se reduce con el paso de las horas.

Asimismo, consideraron viable que se produzca un temblor de magnitud 6 en ese plazo, algo que aún no ha sucedido.

El movimiento telúrico más fuerte que ha sacudido la región tras el de 7.2 grados tuvo una intensidad de 5.3 en la escala de Richter.

La falla que originó el terremoto mexicano es distinta pero próxima a la de San Andrés, que recorre California de norte a sur y en 1906 arrasó la ciudad de San Francisco.

Los científicos consideran que existe un 98 por ciento de posibilidades de que la falla de San Andrés cause una sacudida de al menos 7.8 grados en la escala de Richter en el sur de California en los próximos 30 años, un temido temblor conocido como "Big One".

Las estimaciones oficiales barajan la hipótesis de que el "Big One" causará de forma directa 2,000 muertes y 53,000 heridos. Además, colapsarán 1,500 edificios, entre ellos 5 altas torres, y 300,000 resultarán seriamente dañados.



VGQ