Nacional - Población

Mexicali resiste en pie y entre continuas réplicas fuerte sismo de 7.2 grados

2010-04-05

También hubo derrumbes en la zona de La Rumorosa y se registraron problemas en la infraestructura...

Juan David Leal

México, (EFE).- La ciudad mexicana de Mexicali, capital del estado fronterizo de Baja California, amaneció hoy entre continuas réplicas sísmicas y sin energía eléctrica, tras resistir un fuerte terremoto de 7.2 grados en la escala de Richter que dejó dos muertos, unos 233 heridos y daños menores en infraestructura.

La urbe, fronteriza con Caléxico (California, EU) y en la que residen unas 940,000 personas, despertó sin electricidad debido a que el movimiento telúrico afectó dos líneas de transmisión entre las ciudades de Tijuana y Mexicali, una de las cuales ya ha sido reparada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el monopolio eléctrico estatal de México.

Asimismo, el temblor dañó 27 subestaciones, 11 de ellas reparadas ya por la CFE y 16 en proceso de restauración; la central geotérmica Cerro Prieto y una línea de interconexión con Imperial Valley (EU), lo que afectó a los habitantes de Mexicali y San Luis Río Colorado.

Según el gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna, la ciudad ha experimentado entre el domingo y lunes más de 100 réplicas, la primera de ellas de 5,4 grados, y el resto de menor magnitud, lo que ha sembrado la zozobra en la población, al punto que algunas personas pasaron la noche al aire libre.

De acuerdo con el mandatario local, el 30% del servicio eléctrico ha sido restituido hasta el momento, por lo que solo 85,000 personas cuentan con energía en la ciudad, y ya ha sido posible bombear de nuevo agua potable.

Una de las personas fallecidas, identificada como Taydé González, de 94 años, murió en el Valle de Mexicali cuando su vivienda se desplomó, y la otra, un indigente desconocido, perdió la vida en el casco urbano de la capital del estado aplastado por un muro.

Los heridos han sido atendidos por la Cruz Roja y en otros centros hospitalarios de la zona, que será visitada esta tarde por el presidente de México, Felipe Calderón.

Las autoridades de Baja California instalaron cuatro albergues para recibir a los damnificados y suspendieron hoy, cuando los universitarios tenían previsto regresar de las vacaciones de Semana Santa, las clases en todos los niveles educativos en el municipio de Mexicali, así como las actividades culturales y deportivas.

En Mexicali se pueden apreciar grietas en el asfalto, edificios con partes colapsadas, tuberías rotas, un barrio inundado, y un estacionamiento público colapsado, entre otros daños, si bien no son de consideración, como los apreciados recientemente en Chile y Haití.

Osuna detalló que en el Valle de Mexicali quedaron dañados dos canales que sirven para regar unas 60,000 hectáreas de cultivos, pero señaló que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ya movilizó maquinaria a la zona para "reencauzar las aguas hacia los canales".

El sismo, que tuvo su epicentro a 18 kilómetros al sureste de Mexicali, y a una profundidad de 10 kilómetros, dejó inundaciones menores, problemas de abasto de combustible por falta de electricidad en las gasolineras y a cientos de automovilistas varados en carreteras dañadas, principalmente en las autopistas Mexicali-Tecate y Mexicali-San Felipe, que regresaban de vacaciones.

También hubo derrumbes en la zona de La Rumorosa y se registraron problemas en la infraestructura hospitalaria, e incluso algunos pacientes están siendo atendidos a cielo abierto o en carpas.

Algunos servicios de telefonía están suspendidos, y soldados y médicos del Ejército han sido desplegados en el área afectada.

Osuna señaló que hoy pedirá al Gobierno federal que declare a Mexicali zona de desastre para poder acceder a los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

El Servicio Sismológico Nacional de México (SSN) detalló en un reporte que el terremoto estuvo localizado sobre el sistema de Fallas Cerro Prieto, que es una prolongación de la Falla de San Andrés en California (EU), y que se sintió sobre todo en Mexicali, Tijuana, y las ciudades estadounidenses de Calexico, San Diego y Los Ángeles.

Esta zona es la frontera de las placas tectónicas del Pacífico (Baja California) y la de Norteamérica (Sonora), y es lugar frecuente de sismos, como los registrados en 1915 (de 7 grados en la escala de Richter), 1934 y 1940 (7.1 grados en ambos casos), 1956 (6.7), 1979 (7), 1980 (6.1) y 1987 (6.5).



VGQ