Internacional - Economía

El mundo crecerá un 4.8% en 2010, una recuperación frágil y con riesgos: FMI

2010-10-06

Los que más tirarán del carro económico global serán los países emergentes, que crecerán este año...

Teresa Bouza/EFE

Washington.-La economía global crecerá este año un 4.8% gracias al empuje de los países emergentes, que están a la cabeza de una recuperación frágil y asediada desde múltiples frentes, señaló hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo, que ha divulgado este miércoles su informe semestral "Perspectivas Económicas Mundiales", pronostica además que el producto interior bruto (PIB) mundial repuntará un 4.2% en 2011.

El FMI había adelantado en julio pasado que el mundo crecería un 4.6% en el 2010 y un 4.3% en 2011.

Los que más tirarán del carro económico global serán los países emergentes, que crecerán este año una media del 7.1%, frente al tímido 2.7% del que se beneficiarán sus socios del mundo rico, los más penalizados por la crisis.

La tendencia continuará en el 2011, cuando el mundo avanzado crecerá un 2.2%, muy por debajo del mundo en desarrollo, que se desmarcará con un repunte del 6.4%.

Más allá de subrayar esa tendencia, el FMI señala que la fragilidad imperante en el proceso de recuperación se debe a que las economías avanzadas aún no han logrado fortalecer la demanda interna y dejar así más espacio para la consolidación fiscal.

A ese "reequilibrio" tiene que sumarse otro, que pasa porque los países con déficit elevados, como EU, refuercen su sector exportador y los que disfrutan de superávit, principalmente en Asia, reduzcan sus ventas al exterior.

Para que se materialicen esos cambios es necesario, de un lado, que las economías desarrolladas reformen sus sectores financieros para que de esa forma vuelva a fluir sin problema el crédito a los mercados.

El Fondo insiste, además, en que la austeridad fiscal necesita establecerse plenamente en el 2011 y que se precisan "urgentemente" planes específicos para recortar los déficit presupuestarios y crear así un espacio de maniobra en el terreno fiscal.

"Uno de los desafíos más urgentes para las economías avanzadas es legislar planes para ayudar a conseguir posiciones fiscales sostenibles antes del final de la década", destaca el informe.

El Fondo señala que esa tarea es más urgente ahora que hace seis meses debido a los "todavía volátiles" mercados de deuda soberana, sobre todo, en Europa.

El organismo insiste en que el margen de maniobra en el terreno fiscal puede ser necesario ya que las políticas monetarias por sí mismas pueden no ser capaces de ofrecer el respaldo necesario para contrarrestar la débil actividad en los países desarrollados.

La institución considera que los planes de austeridad fiscal tendrán que incluir reformas en aquellos programas en los que los gastos aumentan rápidamente como los programas de seguridad social.

Además, también son "críticas" mejores prácticas en el sector financiero en los países desarrollados para que la recuperación sea más firme y blindarla ante posibles contratiempos.

El estudio añade que, aunque los países emergentes han concluido "con éxito" la primera ronda de reformas para mejorar sus marcos macroeconómicos, necesitan dar un paso más para sostener o aumentar todavía más su potencial de crecimiento.

Para ello podría ser útil, destaca el Fondo, que los emergentes simplifiquen la regulación en los mercados de productos y servicios y que construyan infraestructuras críticas.

Esas reformas, indica el FMI, permitirán también absorber los crecientes flujos de capital de forma productiva.

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la mayor asociación de banca del mundo, predijo esta semana que los flujos privados de capital a los mercados emergentes aumentarán un 41.9% este año hasta los 825,000 millones de dólares.