Internacional - Finanzas

Recuperación de Wall Street comprometida por tormenta en el mundo árabe

2011-03-08

La bolsa neoyorquina ya pasó una prueba, el Dow Jones cayó más de 10% entre abril y junio de 2010...

Por Germain Moyon, AFP

NUEVA YORK - La Bolsa de Nueva York, después de dos años de una recuperación espectacular y casi ininterrumpida, atraviesa una zona de turbulencias, ya que la disparada de los precios del petróleo provocada por la violencia en Libia y en el resto del mundo árabe amenaza la reactivación económica.

El lunes 9 de marzo de 2009, en pleno marasmo económico y financiero, el principal índice de Wall Street, el Dow Jones, terminó en su nivel más bajo desde 1997, a 6,547,05 puntos. Tres días antes, había caído incluso a 6.469,95 en sesión.

Esos niveles marcarán el punto más bajo de la crisis para el índice bursátil.

Desde entonces, registra un avance de cerca de 85% y reanudó en febrero con sus niveles de junio de 2008, tres meses antes del hundimiento del banco Lehman Brothers. El Nasdaq, índice de los valores tecnológicos, tuvo una mejor performance, con una recuperación de casi 120%, mientras que el índice ampliado Standard & Poor's de los 500 principales valores, muy seguido por los operadores, ganó 95%.

Sin embargo, la plaza neoyorquina marca este aniversario en pleno período de incertidumbre.

"El panorama se está ensombreciendo para el crecimiento" en Estados Unidos, estiman economistas de Goldman Sachs. "Desde hace mucho tiempo habíamos tomado en cuenta un alza importante del petróleo en nuestras previsiones, pero los aumentos rápidos y continuos comienzan a inquietarnos".

Frente a la escalada de violencia en Libia, el barril de crudo pasó en tres semanas de 86 dólares a más de 105 en los mercados estadounidenses. Consecuencia para Wall Street: una pérdida de cerca de 2,5% del Dow Jones en relación a su techo del 18 de febrero.

"Por el momento, se trata de una corrección menor, visto el riesgo potencial", atenuó Gina Martin, de Wells Fargo Securities, para quien el alza del oro negro "no es suficiente para sacar los resultados de las empresas del camino del crecimiento".

"Es difícil decir si el mercado piensa que el crecimiento económico se va a desacelerar, pero sí, esta posibilidad lo pone nervioso", agregó la analista.

El primer afectado es el consumidor, con precios de los combustibles en alza de 13% desde fines de enero, según datos gubernamentales.

Para el inversor, se trata de evaluar las repercusiones de la situación actual sobre los resultados de las empresas. Los beneficios de las aerolíneas, por ejemplo, están directamente amenazados. Los grupos petroleros podrían por el contrario beneficiarse.

"Un escenario catastrófico, es un precio de la energía que suba, que suba. Si eso se traduce en una inflación muy fuerte y movimientos de ajustes monetarios en el mundo, podríamos tener un año de corrección bastante fuerte", estimó Evariste Lefeuvre, jefe de economistas de Natixis North America.

Pero según el economista, que continúa pronosticando un año positivo para Wall Street, "el mercado bursátil sigue siendo un mercado atractivo" y "si el shock resulta temporario, no debería obstaculizar totalmente la evolución de la reactivación".

La bolsa neoyorquina ya pasó una prueba, el Dow Jones cayó más de 10% entre abril y junio de 2010 con la crisis de la deuda en zona euro, que según algunos no se reprodujo con los últimos episodios.

Según Marc Pado, de Cantor Fitzgerald, en esa ocasión se trataba "de una fuente de inquietud mucho más importante", a causa de los estrechos lazos entre Estados Unidos y sus socios europeos.

El mercado "podría tener una fuerte corrección a medidados de año. Pero para el conjunto del año, soy optimista", agregó, subrayando que las empresas, con importantes reservas de fondos, están bien preparadas.

Por el contrario, "si Arabia Saudita es afectada, con reales perturbaciones en el aprovisionamiento (de crudo) y el barril sube a 120 dólares, eso tendrá repercusiones sobre el mercado", advirtió.



EEM