Espectáculos

Carnaval de Rio culmina con muestra de alegría y perseverancia

2011-03-08

Con trajes más simples de los que acostumbra y recursos técnicos disminuidos, Grande Rio presentó...

Por Mauricio Rabuffetti, AFP

RIO DE JANEIRO - Las 'escolas de samba' del Carnaval de Rio afectadas por un voraz incendio en febrero, apenas un mes antes de desfilar en el Sambódromo, perdieron mucho, incluso todo como le ocurrió a Grande Rio, pero en dos días de fiesta demostraron que algo sigue intacto: su alegría y perseverancia.

El siete de febrero, las llamas consumieron parte de la Ciudad del Samba, un conjunto de galpones de la municipalidad de Rio de Janeiro donde los conjuntos -frecuentemente agrupaciones originadas en barrios muy pobres de la ciudad- preparan sus fantasías y carros para el desfile de Carnaval más conocido del planeta.

Grande Rio, Uniao da Ilha y Portela, tres agrupaciones muy apreciadas por el público, tuvieron que remar contra la corriente para poder presentarse en el Sambódromo el domingo y el lunes, y su esfuerzo fue correspondido por un público que los aplaudió a rabiar y permaneció en las tribunas a pesar de una lluvia torrencial.

Con trajes más simples de los que acostumbra y recursos técnicos disminuidos, Grande Rio presentó su 'samba enredo' (tema central) sobre una isla encantada que representa a Florianópolis, capital del Estado de Santa Catarina, en el sur del país.

El desfile estuvo encabezado por el astro del fútbol Ronaldinho Gaúcho, quien -en su segunda salida a la avenida central del Carnaval este año- acompañó a los directores y coreógrafos de la escola, visiblemente emocionados.

"Debimos empezar de cero y rehacer en un mes el trabajo de todo un año. Solo el entusiasmo de la gente por desfilar no se quemó", había dicho a la AFP en los días previos al desfile, con lágrimas en los ojos, Cae Rodrigues, escenógrafo de la escuela.

Como si el fuego y la lluvia fueran poco, una de las bellísimas bailarinas que encabezaba una de las 'alas' o secciones de Grande Rio, la ex modelo brasileña Ana Hickmann, quien por causa de la lluvia desfilaba descalza y no con los altísimos tacones que acostumbran las vedettes en Carnaval, resbaló y cayó al suelo, y tuvo que ser atendida por médicos en el lugar.

Ninguno de los tres conjuntos afectados por las llamas será puntuado por los jurados, a pesar de lo cual Uniao da Ilha realizó un formidable despliegue de brillo y color, que bien podría haberle permitido competir con las favoritas al título 2011.

Miles de 'componentes' de la escuela desfilaron este lunes con disfraces que representaban a diferentes especies de animales, que bajo el título de "Misterio de la vida", rindió homenaje a la obra de Charles Darwin "El origen de las especies".

Este lunes, una de las favoritas al título, la popular Salgueiro realizó un sentido reconocimiento al cine en Rio de Janeiro, con un recorrido por varios clásicos de la cinematografía como "Cabaret" o "Mary Poppins", y películas modernas como "Avatar" o el filme de animación en 3D "Rio", que se estrenará en abril.

A pesar del imponente despliegue y del entusiasmo de sus integrantes, la 'escola' registró un enorme retraso, superando los 82 minutos permitidos para su evolución por la avenida central del Sambódromo, la Marqués de Sapucaí, comprometiendo así sus posibilidades de alcanzar el título 2011.

De su lado, la popular Mocidade Independente de Padre Miguel presentó una hisoria de la agricultura, mientras que Porto da Pedra recordó a una escritora local.

El broche de oro de los desfiles 2011 del Carnaval de Rio lo puso Beija-Flor, con un imponente despliegue cargado de simbolismos religiosos, para rendir homenaje a uno de los artistas populares más queridos de Brasil, el cantautor Roberto Carlos.

"Roberto Carlos, la simplicidad de un rey", tema del samba de Beija Flor hizo delirar a las tribunas del Sambódromo, en donde más de 70,000 personas asistieron como cada año a uno de los espectáculos más coloridos del planeta.

El propio cantante desfiló en el último carro, una enorme y aparatosa estructura de 60 metros de largo en la que iba acompañado por 500 niños y que era presidida por une gigantesca figura de Jesucristo, poniendo punto final a la edición 2011 del Carnaval de Rio.



EEM