Internacional - Finanzas

Wall Street vuelve a atraer a las firmas latinas

2012-02-09

Ese, al menos, parece ser el caso de Pacasmayo. "La exposición a una bolsa extranjera nos da...

Por ANDREA LÓPEZ CRUZADO, WSJ

La cementera peruana Pacasmayo debutó el miércoles en la Bolsa de Nueva York en la que podría ser la primera de más de una decena de ofertas públicas iniciales de compañías latinoamericanas en Wall Street este año, lo que sextuplicaría el nivel de 2011.

"Estamos negociando salidas a bolsa con 11 compañías en este momento y emisión de ADR con otras tres o cuatro empresas", señaló Alex Ibrahim, vicepresidente y jefe regional para Latinoamérica, Bermuda y el Caribe de NYSE Euronext, el operador de la Bolsa de Nueva York.

La empresa peruana Cementos Pacasmayo cierra la sesión en la Bolsa de Nueva York

El año pasado, sólo dos compañías latinoamericanas listaron acciones en el mercado neoyorquino: el grupo agroindustrial Adecoagro SA y Arcos Dorados Holdings Inc., el operador latinoamericano de la cadena de restaurantes McDonald's. Ambas son argentinas.

Ibrahim no quiso revelar los nombres de las firmas que podrían empezar a cotizar este año, pero señaló que provienen de varios países, incluidos Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay, y de diversos sectores, como tecnología, infraestructura, agroindustria, minorista y finanzas. En el caso de concretarse las negociaciones con la empresa uruguaya, ésta sería la primera de esa nacionalidad en cotizar en la Bolsa de Nueva York. En cuanto a las empresas que emitirían ADR, Ibrahim señaló que pertenecían al rubro siderúrgico, de servicios financieros, bienes raíces y minorista.

El debut de Cementos Pacasmayo SAA en Wall Street y los que seguirían son un reflejo de la solidez de las empresas latinoamericanas que, hasta el momento, han sorteado los coletazos de la crisis de la deuda europea y la débil recuperación de la economía estadounidense.

La competencia por captar empresas de la región no sólo por parte de Nueva York sino también de las bolsas de Londres, Madrid y, últimamente, Hong Kong, es intensa, reconoció Ibrahim. El ejecutivo manifestó que, a pesar de una regulación más estricta, Wall Street sigue siendo un destino atractivo para las firmas latinoamericanas.

Ese, al menos, parece ser el caso de Pacasmayo. "La exposición a una bolsa extranjera nos da un nivel corporativo mayor y la bolsa de Nueva York es la más grande y la segunda más antigua. Esto nos permite ponernos entre los grandes y decirles a nuestros socios que estamos entre los grandes", señaló Eduardo Hochschild Beeck, presidente del directorio de Cementos Pacasmayo, que cotiza en la Bolsa de Valores de Lima desde hace más de 20 años.

La empresa, perteneciente al grupo Hochschild, ofreció 20 millones de ADS, equivalentes a 100 millones de acciones comunes, o 18% del capital, informó su presidente ejecutivo, Humberto Nadal. Los títulos cerraron en US$11,08, una caída de 3,65% respecto de su precio inicial de US$11,50.

En la actualidad, 76 empresas latinoamericanas cotizan en la Bolsa de Nueva York y, si bien constituyen una fracción del mercado de más de 1.800 integrantes, su aporte en volumen de liquidez de alrededor de US$3.500 millones diarios es bastante importante, dijo Ibrahim. Brasil, en todo caso, representa unos US$3,000 millones diarios de ese volumen.

"Es extremadamente robusto", añadió. "Al mediodía estaba mirando la pantalla y entre las 10 empresas más transadas estaban Itaú (Unibanco), Vale y Petrobras", dijo en referencia al banco, la minera y la petrolera estatal brasileñas, respectivamente.

Con la operación que se realizará en tres etapas, Pacasmayo espera recaudar alrededor de US$280 millones que utilizará para financiar sus planes de expansión. El dinero será repartido en partes iguales en las operaciones de cemento y de fosfato de la compañía, indicó Nadal.

Pacasmayo, que fue fundada en 1957 y hoy posee 22% del mercado peruano de cemento, espera invertir alrededor de US$600 millones en los próximos cuatro años, agregó el ejecutivo. Ello incluye un proyecto de US$50 millones para construir en el distrito limeño de Barranco la universidad Utec, que ofrecería carreras en distintas ramas de la ingeniería. La empresa ya cuenta con Tecsup, un instituto con tres campus en Perú y 1.500 estudiantes.

El año pasado, Pacasmayo vendió 1,8 millones de toneladas de cemento y obtuvo ganancias de US$350 millones, un alza de 8,5% frente a 2010, dijo Nadal, quien prefirió no referirse a las perspectivas de crecimiento para este año, aludiendo al período de silencio al que está sujeto la empresa tras su salida a bolsa.



EEM