Internacional - Política

La Liga de Electores denuncia "irregularidades masivas" en Rusia

2012-03-08

Juan Pablo Duch, La Jornada

La Liga de Electores, instancia que agrupa a intelectuales y expertos que abogan por unas elecciones limpias en Rusia, no reconoció este miércoles los resultados de los comicios presidenciales del domingo anterior y los calificó de "insulto a la sociedad civil" de este país.

En un memorando de conclusiones, distribuido hoy a la prensa, esta agrupación civil enfrentada con el Kremlin argumenta que en "el contexto de irregularidades masivas, la liga considera imposible reconocer los resultados de las elecciones presidenciales", y considera que la presidencia de Rusia como institución, el sistema electoral y las autoridades en su conjunto están desacreditados.

"Estos comicios no fueron iguales, ya que la negativa (de las autoridades) a registrar las candidaturas de conocidos políticos limitó las opciones de los ciudadanos para elegir", señaló en su documento.

Para la Liga de Electores, “los comicios no fueron justos, por cuanto los candidatos hicieron su campaña electoral en condiciones diferentes, porque uno de ellos (Vladimir Putin) contaba con ventaja previa y, contrariamente a la ley, utilizó enormes recursos del Estado –financieros, mediáticos y administrativos– en su favor”.

Además, "los comicios no fueron limpios porque el conteo de votos y la presentación de resultados se caracterizaron por el fraude sistemático, lo que distorsiona en gran medida la expresión de la voluntad de los electores", apuntó.

A modo de ejemplo de esto último, denunció numerosos casos de actas alteradas, cuando se realizaron cambios en favor de un mismo candidato después de entregar una copia a los observadores, pero antes de enviarlas a la Comisión Central Electoral para incorporarlas al conteo de sufragios.

Entre las irregularidades añade la existencia de "carruseles" (el voto de un grupo de personas en varios colegios electorales), "urnas embarazadas" (sufragios depositados antes o después de la votación), "almas muertas" (el voto de personas inexistentes, la mayoría fallecidas), "casos especiales" (6 millones que votaron a domicilio o con anticipación) y "trabajadores en procesos productivos permanentes" (eufemismo para las votaciones por lista de una misma fábrica).

Para la Liga de Electores –integrada por el escritor Boris Akunin, el compositor Gueorgui Vasiliev, los periodistas Serguei Parjomenko y Leonid Parfionov, el politólogo Dimitri Oreshkin, entre otros– estos comicios no se pueden considerar "ni iguales, ni justos ni limpios".

El propio Vladimir Putin, quien ayer dijo que, para aclarar cualquier duda sobre la legitimidad de su triunfo, "por supuesto hubo irregularidades y es necesario investigarlas", arremetió esta tarde contra la Liga de Electores.

"No hay nada nuevo en esto (el memorando de la liga). Decían lo mismo antes de los comicios. No pasa nada. Primero reconocieron que su humilde servidor había obtenido más de 50 por ciento de los votos (en realidad, la asociación Golos, no la Liga de Electores, anotó que los resultados de Putin apenas pasaban del mínimo requerido para ganar en primera vuelta), ahora lo pensaron mejor, después de hurgarse la nariz con el dedo (sic), y decidieron que no, que son muchos votos (64 por ciento que le dan los resultados oficiales)", afirmó ante un grupo de reporteros.



gilberto