Sabias Que

Por qué a los José se les llama Pepe

2013-03-21

Que Josepe diera Pepe no es en absoluto extraño y más si tenemos en cuenta la existencia de la...

Autor: Luis Español Bouché

Hoy es el día del Padre en España, y el de San José, y celebramos por lo tanto a los papás y a los Pepes. Además empieza un nuevo papado estando vivo el Papa anterior, que también se llama José (Ratzinger).  

El 19 de Marzo es el día del Padre en España, y el de San José, y celebramos por lo tanto a los papás y a los Pepes. Además empieza un nuevo papado estando vivo el Papa anterior, que también se llama José (Ratzinger). Es el momento más adecuado para recordar por qué a los José los llamamos Pepe.

Dentro de los nombres hipocorísticos, es decir, los apelativos afectuosos con los que llamamos a nuestros familiares y a la gente que queremos, algunas derivaciones son obvias. Otras no tanto. Hacer de una Rosa una Rosita, o de un Manuel un Manolo no ofrece mucho misterio. Pasar de Manolo a Lolo exige ya recordar que para las lenguas infantiles la pronunciación de una palabra entraña muchas dificultades. No le puedes pedir a una criatura que pronuncie correctamente “Leopoldo” o “Manolo” y de ahí se derivan, respectivamente, Polo y Lolo.

La teoría del padre putativo

En el caso de José, la distancia con Pepe hizo que surgiera una ingeniosa teoría: como San José era el padre putativo de Cristo, en los misales aparecería como Sanctus Josefus Pater Putativo Christi y habiendo sido abreviado Pater Putativo en P. P. la gente leía Sanctus Josephus, P.P. Christi. El P. P. originaría nuestro Pepe.

La explicación es divertida y parte de un hecho que sí es exacto. Hay textos cristianos en latín que hablan de San José como Salvatoris Nostri Putativi Patris.

Pero la explicación no tiene en cuenta el hecho de que la alfabetización es un fenómeno muy reciente. Nuestros abuelos eran en su inmensa mayoría analfabetos y difícilmente podrían verse afectados por las formas latinas de misales que no sabían deletrear. La evolución de las palabras es ante todo un fenómeno ligado a la lengua oral.

San José figura con más frecuencia como Nutritii.

Se puede comprobar en infinidad de misales y textos piadosos publicados en latín que a San José se le designa con mucha más frecuencia como nutritii de Cristo. El término nutritii no sólo designa a una nodriza sino también a quien se ocupa de las necesidades de un niño pequeño. Hay muchos ejemplos de San José como nutritii domini nostri Jesu Christi, nutritii Salvatoris, nutritii Christi, etc.

La explicación más sencilla: Josepe

La verdad se encontrará mucho más probablemente en una explicación sencilla.

Antiguamente una de las formas castellanas de José era Josepe.

Se puede comprobar en la base de datos Corde de la Real Academia Española que Josepe se usó como José en algún texto de los siglos XV y XVI.

Que Josepe diera Pepe no es en absoluto extraño y más si tenemos en cuenta la existencia de la pronunciación infantil.

Además, puede que también se contagiara nuestro idioma del mismo mecanismo en Italia. Recordemos la profundidad de las relaciones humanas e históricas entre Italia y España durante varios siglos. Rara será la pluma o la espada española del siglo XVI que no pasara una parte de su vida en Nápoles, donde Valdés escribió el Diálogo de la Lengua y murió hace cuatro siglos Lupercio Leonardo de Argensola.

El italiano Giuseppe derivó en Peppe, Beppe o Geppe. El cómico Beppe Grillo, el Peppone de Don Camilo o el Geppetto de Pinocho son todas formas de José.

Esa explicación siendo la más sencilla es por lo tanto la más probable.



ROW