Lunes, 22 de Septiembre de 2014    21:15   No.  3131 AÑO VIII
Buscar en la Hemeroteca  Titulo Todo   
>Internet

En una oscura red de Internet, un pedófilo se lleva a casa a un "niño simpático"

2013-09-10 15:16:00 Visitas: 554

Por Megan Twohey

APPLETON, EEUU (Reuters) - En la Internet ella se hacía llamar "Big Momma" y él utilizaba el sobrenombre de "lovethemcute". En el verano del 2006, Nicole Eason y Randy Winslow surfeaban la red con la misma meta.

Buscaban niños.

Winslow -lovethemcute ("me encantan lindos" en inglés)- tenía 41 años, panza y era calvo. Canjeaba fotografías de niños desnudos y más tarde pasó tiempo en un chat llamado "baby&toddlerlove", donde se presentaba como un "pequeño amante de los niños", según documentos mostrados en una corte.

Allí describía gráficamente cómo había abusado de menores y explicaba cómo mantenerlo todo en silencio. "Sólo hay que criarlos para que piensen que todo está bien y que no le cuenten a nadie", escribió en un chat con un agente federal encubierto. "Lo que se hace en familia, queda en la familia".

Eason -Big Momma- estaba a punto de cumplir 28 años. Se había mudado a Illinois tras vivir en otros dos estados, donde las autoridades le habían quitado años atrás la custodia de sus hijos biológicos. Según un informe, las autoridades señalaron que un niño había muerto mientras estaba bajo su custodia.

Separada de su marido, Eason compartía una casa con Winslow en la localidad de Tilton, Illinois, y quería volver a ser madre. Y para encontrar un nuevo niño sólo necesitaba pasar algunas horas en un foro de Internet.

El 14 de julio del 2006, Eason se contactó a través de Internet con Glenna Mueller, una madre de Wisconsin dispuesta a entregar a un niño de 10 años que había adoptado.

Con problemas en su segundo matrimonio, Mueller, de 46 años, se mantenía en gran medida gracias a la ayuda que recibía del Gobierno para los siete niños que había adoptado. Estaba a cargo del niño de 10 años desde hacía tres años, pero sus berrinches ya eran demasiado, le explicó a Eason.

"Ya no podía soportar mirarlo", dice hoy Mueller. "Quería que este niño se fuera".

Fue entonces cuando recurrió a ConsideringDisruptinganAdoption, un foro de Yahoo para padres con problemas para criar a los niños que habían adoptado. (Luego que Reuters preguntó a Yahoo sobre ese grupo, que estuvo activo durante nueve años, la compañía comenzó a examinar si el foro violaba sus términos de servicio).

La mayoría de los niños mencionados en ese tipo de foros de discusión provenían del extranjero. El hijo de Mueller, un afroamericano, había sido adoptado en cambio en Estados Unidos. En la página de Yahoo, ella publicó una descripción del niño y sus datos de contacto. Eason se comunicó casi de inmediato.

En aquella mañana de julio, las dos mujeres empezaron a intercambiar correos y Mueller le envió a Eason una foto del niño. "Es ADORABLE!!!!!!!!!!!", respondió Eason unos minutos después. Y agregó: "Randy quiere saber si a ti te gustaría una visita hoy".

Esa misma tarde, Eason y Winslow se dirigieron hacia el norte, conduciendo durante cinco horas desde Illinois hasta Appleton, en Wisconsin, donde vivía Mueller.

El encuentro ocurrió en el estacionamiento de un hotel, al borde de la autopista, y Mueller llevó al niño.

En el correo, Eason le había dicho a Mueller que no hacía falta involucrar a un abogado. Ningún funcionario de cuidado de la infancia fue tampoco notificado. Junto con el certificado de nacimiento del niño, Mueller le entregó a Nicole una nota: Eason y Winslow tenían su autorización para cuidar a su hijo.

Mueller sabía muy poco sobre aquella pareja.

No tenía idea, por ejemplo, en qué trabajaban Eason ni Winslow, o si estaban casados. Ignoraba que Eason había perdido la custodia de sus dos hijos biológicos y que Winslow tenía afinidad por los niños pequeños. No estaba siquiera segura de su dirección. Pero sabía que estaban dispuestos a llevarse a aquel niño al que ella ya no aguantaba más y eso era suficiente.

"Estaba desesperada y harta de eso", dice Mueller sobre el cuidado del niño de 10 años, cuyo nombre no es publicado porque Reuters no pudo contactarlo. "Dije algo como: '¿saben qué? Llévenselo para una visita. Luego me cuentan'".

Después de menos de una hora frente al Fairfield Inn, Eason y Winslow se marcharon con el niño, una mercancía en el mercado subterráneo de menores adoptados que luego son rechazados en Estados Unidos.

Mientras países de todo el mundo endurecen sus leyes para las adopciones internacionales realizadas por estadounidenses, las autoridades de Estados Unidos no han tomado ninguna acción para restringir los "realojos privados", o transferencias de custodia de niños no deseados que a menudo comienzan en foros de Internet, según mostró una investigación de Reuters.

La naturaleza no regulada de este tipo de mercado lo vuelve particularmente peligroso.

Como el Gobierno no supervisa esos foros de Internet, personas como Randy Winslow pueden fácilmente obtener la custodia de un niño sin que las autoridades lo sepan jamás. Investigar a las personas que pretenden adoptar es una tarea que usualmente corresponde a los propios padres ansiosos por deshacerse de los niños.

Muchos de los anuncios en Internet dicen que los niños rechazados tienen incapacidades físicas o mentales. En el grupo analizado por Reuters, más de la mitad eran descritos como con alguna necesidad especial y cerca de un 18 por ciento tenía una historia de abuso físico o sexual.

Y ese tipo de descripciones pueden servir de imán para los abusadores.

Particularmente vulnerables son los niños descritos como problemáticos y sin una figura paterna consistente, dice Eric Ostrov, un psicólogo forense de Chicago especializado en evaluar a abusadores sexuales. Eso, advierte el experto, representa un "atractivo tremendo".

La gran mayoría de los niños anunciados en los foros online encajan en ese perfil. La mayor parte fueron adoptados en el extranjero y traídos a Estados Unidos. Pero también los niños nacidos en el país pueden acabar en los programas subterráneos de realojo. El caso del niño de 10 años entregado a Eason y Winslow ilustra la facilidad con que algunos padres dan menores a desconocidos que encontraron por Internet.

"Hoy en día la gente está buscando a otras personas", dijo Nicole Eason en una entrevista. "Por eso, nadie juzga a nadie".

LA HIJA DE NICOLE

A principios del año 2000, seis años antes de recoger al hijo adoptivo de Glenna Mueller en el estacionamiento de un hotel, Nicole Eason había llamado la atención de las autoridades de protección de niños en el estado de Massachusetts.

Eason, que tenía entonces 21 años, había llevado a su hija biológica a un hospital de la ciudad de Pittsfield. Los médicos del Berkshire Medical Center determinaron que la bebé de nueve meses tenía una fractura de fémur "para la cual los padres no tenían explicación", según registros de una corte.

Radiografías revelaron además "dos fracturas viejas en diferente estado de curación", para las cuales, según los documentos, los padres no habían buscado asistencia médica.

Rebecca Kickery, una ex amiga de Nicole, dice que recuerda el incidente que llevó a la niña al hospital. Ella dice que contó a una trabajadora de bienestar infantil lo que había presenciado.

El bebé estaba "persiguiendo a su madre en un andador", dijo Kickery, y Nicole Eason "estaba insultándola. Tomó la bandeja del andador y tiró de ella (...) cuando tiró de ella, la pierna de su hija fue en una dirección y su cuerpo en otra, y la escuché quebrarse como cuando uno quiebra un palo. Y pensé, 'pobrecita esta niña'".

En una entrevista con Reuters, Nicole Eason dijo que no había ocurrido ningún incidente de ese tipo.

Un informe de las autoridades de Massachusetts fechado el 3 de enero del 2000 documenta las heridas sufridas por la niña. Registros judiciales posteriores muestran que "la niña fue entonces retirada de sus padres". Los funcionarios citaron "negligencia".

Un mes después, el 5 de febrero del 2000, Nicole y Calvin Eason estaban en el apartamento de Kickery con otros amigos. Kickery había pedido a su hermana que cuidara a Austin, su hijo de 18 meses.

Aquella tarde, contó más tarde Nicole a la policía, el grupo estaba jugando cartas mientras Austin y su primo menor tomaban un baño. Nicole dijo que oyó un niño llorando en el baño y "pensó que el agua podría estar fría, porque, Dios sabe cuánto tiempo llevaban allí".

Nicole fue hasta el baño y encontró a Austin flotando boca abajo en el agua, según el reporte policial. Ella alertó a la hermana de Kickery y salió del baño sin intentar sacar al niño de la bañera. "Simplemente no supe qué hacer", dijo Nicole a la policía.

El informe, con fecha del 14 de febrero del 2000, indica que Nicole Eason fue la última persona en supervisar a los niños y el primer adulto en encontrar a Austin boca abajo en el agua.

El niño no pudo ser revivido y su muerte fue declarada un accidente. En cuestión de días, la policía determinó que "no había motivo para esperar jugada sucia, sino que parece ser un caso de negligencia". No fueron presentados cargos.

De acuerdo con la ley de Massachusetts, los fiscales deben mostrar que las acciones de una persona a cargo "fueron más allá de la mera negligencia y equivalieron a la temeridad", según instrucciones ofrecidas a los jurados en el estado.

Kickery quiere que las autoridades reabran la investigación. Sin embargo, un portavoz de la oficina del fiscal del distrito de Beakshire dice que, en ausencia de nuevas evidencias, el caso está cerrado. Nicole Eason asegura que ella no tuvo nada que ver con la muerte del bebé.

DEJANDO MASSACHUSSETS

En el 2002, Calvin Eason y Nicole, entonces embarazada, se mudaron a Carolina del Sur. Y en marzo de ese año, Nicole dio a luz a un niño.

Funcionarios de protección de niños de Massachusetts supieron del traslado de la pareja e informaron a autoridades de Carolina del Sur sobre los antecedentes de los Eason. Les explicaron, por ejemplo, que la hija de Nicole estaba bajo protección. "Las acusaciones", relata un informe de las autoridades de Carolina del Sur, "son abuso y negligencia" (los derechos de paternidad de la pareja sobre la niña fueron luego revocados).

Aunque la muerte del hijo de Kickery fue catalogada como un accidente, las autoridades de Massachusetts también llamaron la atención de las autoridades de Carolina del Sur sobre el involucramiento de Nicole en el asunto. Un reporte de incidente, fechado del 28 de febrero del 2002 y preparado por la Oficina del Alguacil del Condado de Dorchester, en Carolina del Sur, señala que "el niño murió bajo la custodia del Sujeto".

Alrededor de una semana después del nacimiento del hijo de Nicole, el estado ejecutó un traslado de emergencia del recién nacido del hogar de los Eason en Summerville, Carolina del Sur, según muestran registros del alguacil. Las autoridades citaron una investigación sobre negligencia en Massachusetts y también las condiciones del hogar de los Eason en Carolina del Sur.

"El ambiente en el hogar era deplorable para un niño pequeño, basura, ropas, comida podrida y agua estancada", según un reporte de la oficina del alguacil con fecha del 27 de marzo del 2002. "Los padres tienen una investigación abierta (en Massachusetts), donde sus derechos de paternidad están siendo revocados debido al abuso físico de otro niño. Los padres tienen problemas psiquiátricos severos además de tendencias violentas".

En entrevistas realizadas anteriormente este año en una casa que alquilaban en Tucson, Arizona, los Eason dijeron que los dos niños aún estaban viviendo con ellos. No había fotos de niños en las paredes, sino media docena de placas con refranes sobre la paternidad. Uno de ellos decía: "Las hijas toman nuestra mano por poco tiempo, pero toman nuestros corazones para siempre".

Nicole dijo que años atrás funcionarios de Carolina del Sur le quitaron brevemente a su hijo biológico, después que alguien reportó que ella lo había matado y lo había metido en una bolsa. Pero se lo devolvieron en cuestión de días, dijo, después que los funcionarios determinaron que no había hecho nada malo.

En realidad, los Eason nunca recuperaron a sus dos hijos. El niño fue adoptado de un orfanato, según dijo un funcionario de bienestar infantil en Carolina del Sur. La niña no fue adoptada y sigue en un hogar para huérfanos. Un funcionario del estado de Massachusetts no reveló cuál.

Consultada el mes pasado sobre por qué funcionarios de los dos estados reportaron que les habían retirado de forma permanente los dos niños, Nicole dijo que alguien estaba mintiendo. "No he tenido problemas con los servicios sociales", dijo.

LA NIÑERA

Al perder la custodia de su hija biológica, Nicole Eason trabajó como niñera.

En el 2003, una de sus vecinas en North Charleston dijo a la policía que sospechaba que Nicole había molestado sexualmente a su pequeña hija. La niña, que entonces tenía 4 ó 5 años, dijo a su madre que Nicole se había duchado y dormido desnuda con ella, según relató la mujer a la policía.

Las autoridades interrogaron a la niña, pero concluyeron que "no había revelado ninguna información pertinente para (sustentar) acusaciones criminales", según un reporte entregado por la policía de North Charleston con fecha del 27 de febrero de 2003.

Cuando la policía investigó las acusaciones, Nicole estaba en tratamiento en el servicio de Psiquiatría de la Universidad Médica de Carolina del Sur, en Charleston, por un "incidente no relacionado", según el reporte policial.

No se presentaron cargos, pero la madre obtuvo una orden de protección contra Eason cuando esta dejó el hospital, semanas después. Nicole afirma que ella nunca abusó de la niña.

En el 2005 surgió otra acusación, esta vez contra Calvin Eason.

Un niño, diagnosticado con una enfermedad mental, le dijo a su consejero que Calvin lo había tocado de forma inapropiada cuando le estaba bañando. La madre del niño no creyó las acusaciones, según un informe de la policía de North Charleston, y no fueron presentados cargos.

No fue posible contactar a la madre del niño para comentar sobre el tema.

La primera vez que Reuters visitó a los Eason, Calvin tenía puesta una camiseta sin mangas, color rojo brillante, que rezaba "LOS BUENOS PADRES HACEN LA DIFERENCIA". El hombre aseguró que nunca tocó de forma inapropiada a los niños que había cuidado y agregó: "Tengo niños propios a los que ya podría hacerles eso. Así que, ¿por qué siquiera lo intentaría con otro niño?".

Los Eason cambiaban constantemente de empleo. En el verano boreal del 2006, Nicole se mudó desde Carolina del Sur a Tilton, Illinois. Calvin afirma que ella se mudó por motivos laborales, mientras que él se quedó.

Nicole vivió con sus amigos Randy Winslow y con el hermano de éste, según Calvin. Posteriormente, Calvin se reunió con la mujer y los Eason se mudaron a otra casa.

Antes de la llegada de Calvin, Nicole había obtenido un niño a través de la red de realojo en Internet.

"PUEDO HACERME CARGO DE EL"

En julio del 2006, Nicole obtuvo el hijo adoptado de Glenna Mueller en apenas un día.

El niño tenía 10 años de edad y había salido del sistema de hogares pequeño y desnutrido. Mueller dijo que el pequeño amaba a los bebés y a los animales, pero sufría problemas emocionales y de conducta, que sobrerreaccionaba, atacaba a otros chicos y no mostraba arrepentimiento.

Al quedarse en casa para cuidar de los niños, Mueller era, en esencia, una madre profesional. Vivía en la pequeña ciudad de Appleton y sus ingresos provenían de la ayuda gubernamental por sus hijos e hijas adoptados.

Mueller afirma que un funcionario del servicio de bienestar infantil en Wisconsin le advirtió que si devolvía al niño de 10 años a las autoridades podría dar paso a una investigación que podría llevar a la pérdida de sus otros hijos.

Cada vez más agobiada, Mueller recurrió a otro grupo de Yahoo, llamado "ConsideringDisruptinganAdoption", para hallarle un nuevo hogar al chico. Pensó que si manejaba privadamente el asunto, el estado no tendría que enterarse y así ella no sería investigada por negligencia o abuso.

El grupo de Yahoo se abrió el 2004 y funcionó como un foro en línea activo para padres adoptivos que buscan realojar niños que nadie quiere. Mueller publicó una descripción del niño y preguntó si alguien estaba interesado.

Nicole Eason respondió por correo electrónico: "Oh, por Dios Glenna, YO PUEDO HACERME CARGO DE EL (...), YO TENGO el amor, la paciencia y el tiempo (...)".

Mueller estaba ansiosa por concretar la entrega, pero le dijo a Eason que no podía pagar un abogado. No lo necesitarían, le aseguró Eason.

Nicole envió a Mueller fotos de niños que dijo eran "todos parte de mi familia", incluyendo a una hija y a un hijastro "de un matrimonio anterior" y otro niño y otra niña que, dijo, eran el sobrino y la sobrina de Randy Winslow.

Mueller le respondió a Eason con más fotos del pequeño de 10 años. Minutos después, Nicole Eason propuso que se reunieran en persona. Le dijo que ella y Randy estaban dispuestos a conducir hasta Wisconsin ese mismo día y Mueller estuvo de acuerdo.

Esa tarde, en el estacionamiento del hotel frente a la ruta 41, Mueller se encontró con Eason y Winslow por primera y única vez.

Antes de que la pareja se fuera con el niño, Mueller tomó una fotografía de la nueva familia. La imagen muestra a un niño pequeño y delgado, posando entre la sonriente pareja. Winslow lleva anteojos de sol y tiene su brazo alrededor del chico.

"Me sentí algo preocupada por Randy", recuerda Mueller hoy. "Nunca dijo nada. Pasó un rato (con el niño) y jugó con él, pero nunca interactuó conmigo (...). Pero si ellos eran honestos, me parecía bien que se lo llevaran. Para mi era tipo: 'llévenselo de aquí'".

"En retrospectiva, estuvo todo mal. No debí haberlo hecho de esa forma", dice Mueller. "Pero lo hice".

LA ESTADIA

Pasaron muchos meses hasta que el trabajador social asignado al caso del niño en Wisconsin se enteró de que Mueller lo había entregado a una pareja de Illinois.

Mueller cuenta que el funcionario insistió en que recuperara al niño y le dijo que aquella transferencia violaba la norma que exigía notificar a las autoridades cuando la custodia de un niño era transferida de un estado para otro.

El trabajador social "dijo que podría ser arrestada", cuenta Mueller. "Casi me morí del susto".

Mueller llamó a Nicole Eason, que prometió reunirse con ella en la frontera del estado para devolverle al niño. Pero Eason no se presentó el día que habían acordado, dice.

Hoy, Glenna Mueller dice que no recuerda cómo el niño volvió a su casa en Appleton. Pero afirma que ni las autoridades de Wisconsin ni las de Illinois tomaron medidas contra ella, o Eason o Winslow por haber transferido la custodia de forma ilegal.

Cuando el niño regresó a Wisconsin, a fines del 2006, le contó a Mueller que había pasado gran parte del tiempo con Winslow, no con Nicole.

"Ella se fue. Yo estaba allí con Randy", le dijo el niño, según recuerda Mueller.

Cuando la mujer volvió a Internet para buscar otra familia que se hiciera cargo del niño, Eason y Winslow también estaban de regreso en los foros, otra vez en busca de menores.

Mientras Eason se ocupaba de los boletines de anuncios de realojo, Winslow pasaba tiempo en una sala de chat llamada "baby&toddlerlove". Ahí fue donde el agente federal encubierto Kevin Laws lo descubrió en abril de 2007.

Laws, que trabaja en la unidad de investigación contra la explotación infantil del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, representaba el papel de un abuelo soltero con residencia en Alaska. El oficial dijo a Winslow que cuidaba a sus dos nietos y le permitiría abusar sexualmente de ellos.

Registros judiciales muestran que, en sus mensajes a Laws, Winslow compartió pornografía infantil y que alardeó de tener experiencia "chupando niños" de 7, 9 y 11 años de edad.

"Es todo diversión, hombre, sin importar su edad", escribió Winslow en un chat.

Winslow le dijo a Laws que viajaría a Alaska y trabajaría como su empleado doméstico. A cambio, tendría acceso a los niños.

La conversación fue así:

* Lovethemcute: es una lástima que tengan que sentir culpa o que las escuelas les digan que está mal.

* Laws (trabajando encubierto): sí, pero qué se le va a hacer.

* Lovethemcute: estoy de acuerdo en que abusar a un niño está mal, pero nosotros no los abusamos, hay una diferencia.

* Lovethemcute: simplemente hay que criarlos pensando que están bien y que no le digan a nadie.

* Lovethemcute: lo que se hace en la familia se queda en la familia.

UN "NIÑO DIVERTIDO"

Cuando las autoridades registraron la casa de Winslow e incautaron su computadora, la orden judicial sólo les permitía revisar ítems relativos al envío y recepción de imágenes de explotación de menores, además de chats y correos electrónicos entre el hombre y el agente encubierto. Nicole Eason ya no vivía con Winslow.

Laws, el agente especializado en protección infantil, sólo supo de la existencia de los grupos de Internet que facilitan el realojo privado al ser contactado para este reportaje. Cuando capturó a Winslow, dice Laws, las autoridades no sabían cómo investigar temas más allá de lo que estaba en los chats.

Luego de que un periodista le contó a Laws acerca del niño de 10 años que Winslow y Eason habían recibido, el agente volvió a revisar sus conversaciones con Winslow. Y entre los archivos, encontró una foto del niño, vestido.

Leyendo una transcripción que no se publicó como parte del caso criminal, Laws dice que Winslow también había descrito al niño.

Winslow dijo que era un "chico divertido", que él y su ex novia planeaban adoptar.

En febrero de 2008, Winslow se declaró culpable en el caso criminal y fue condenado a 20 años de prisión por enviar y recibir pornografía infantil entre junio de 2006 y mayo de 2007, período que incluye los meses que el niño de 10 años pasó con él y con Nicole Eason.

Desde una cárcel federal en Elkton, en Ohio, Winslow rechazó solicitudes de una entrevista.

Tras regresar a Wisconsin, Glenna Mueller envió al niño a otra casa después de recibir la aprobación de las autoridades de bienestar infantil.

El chico cumplió 18 años hace pocos días. En una entrevista, su nueva madre adoptiva contó que el muchacho es uno de los 10 niños con necesidades especiales que ella y su marido crían.

La mujer dijo que el niño a menudo se muestra peleador y poco comunicativo. Una vez le preguntó si podía ir a un colegio para niños con problemas, pero ella y su marido insisten en educarlos en casa y no creen en la terapia infantil.

La pareja rechazó que el chico fuera entrevistado.

"PERFECTOS JUNTOS"

Consultada recientemente sobre si sabía que Winslow está en prisión por intercambio de pornografía infantil, Nicole Eason respondió que "no" y dijo que ella conoció a Winslow "por un par de semanas". También negó que Winslow hubiera viajado con ella para recoger al niño, pese a la evidencia fotográfica que muestra lo contrario.

En los correos que Eason y Mueller intercambiaron después de la transferencia, Nicole Eason escribió que el niño y Winslow eran "perfectos juntos (...), ambos niños juguetones, que es lo que (el menor) necesita".

En una entrevista anterior, Nicole Eason no mencionó a Winslow, pero sí se refirió al niño como "nuestro niño sexual". Con frecuencia él se comportaba de forma perversa, dijo Eason: "Caminaba por ahí, con el trasero al aire".

Cuando el niño se portaba mal, dijo Eason, ella "no tenía problema en darle unas nalgadas". Cierta vez, contó, lo golpeó por haber insultado a un cliente en un local de Walmart.

"Aunque suene raro, reaccioné de forma poco natural y lo golpee en la boca con el dorso de mi mano", dijo Eason. "Le rompí el labio con su diente y, ya sabes, se puso a llorar".

A comienzos de 2007, el niño se había ido y Nicole Eason y Randy Winslow se habían separado. Eason vivía nuevamente con Calvin.

Y nuevamente Nicole se había puesto en contacto con dos parejas de padres que no querían más a sus hijos, un chico ruso y una niña estadounidense que los Eason iban a recibir.



JMRS

INVITACION2



En la Internet ella se hacía llamar "Big Momma" y él utilizaba el sobrenombre de "lovethemcute". En el verano del 2006, Nicole Eason y Randy Winslow surfeaban la red con la misma meta.
>
>
>
 
 

Copyright © 2013 ElPeriodicodeMexico.com
Todos los derechos reservados.