Nacional - Economía

México cierra el año 2013 con malas cifras

2013-12-07

Los expertos económicos creen que México tendría que crecer durante varios años a un ritmo del 7%...

INÉS SANTAEULALIA, El país

Acaba el año 2013 y toca hacer balance. Los organismos internacionales apuran sus informes anuales y ponen la lupa sobre la educación, la pobreza, la riqueza o la corrupción. Los datos conocidos en los últimos días dibujan un México aún rezagado en derechos humanos. El presidente Enrique Peña Nieto, que acaba de cumplir su primer año de mandato, se enfrenta a la difícil tarea de revertir las cifras que arrojan un suspenso en educación, alertan de un aumento del número de personas pobres y muestran un enorme descrédito de las instituciones políticas.

México detenta el triste título de ser el único país de Latinoamérica en el que ha aumentado la pobreza en el año 2012, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). La pobreza pasó del 36,3% en 2010 al 37,1 en 2012 y la pobreza extrema creció del 13,3 al 14,2%. En resumen, hay un millón de pobres más en el país. En el resto de once naciones estudiadas, esta disminuyó o se mantuvo estable. En Brasil y Venezuela, el descenso supuso la salida de la pobreza de seis millones de personas.

En la actualidad, más de 60,6 millones de mexicanos viven por debajo de la línea de bienestar en un país de 118 millones, según datos de la Cepal, que destaca las bajas tasas de crecimiento de la economía como una de las claves.

La economía efectivamente no ayuda. México rozó la recesión con un primer trimestre de estancamiento y un segundo de retroceso. La estimación de crecimiento se ajustó varias veces este año, empezó con un 3,5% y actualmente el Banco de México no augura un crecimiento mayor a 1,3%, muy escaso para las necesidades del país. Los expertos económicos creen que México tendría que crecer durante varios años a un ritmo del 7% para superar sus carencias y situarse al lado de las grandes economías del mundo.

La educación es otra de las tareas pendientes. El informe sobre la educación (PISA, Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) sitúa a México en el puesto 53 de 65 países. Las calificaciones de los estudiantes mexicanos han mejorado desde 2003 en matemáticas, ciencias y lectura, pero el avance es increíblemente lento. "A México le urge mejorar su desempeño educativo y acelerar el paso. Si no supera el ritmo actual, al país le llevaría más de 25 años alcanzar los niveles promedio actuales de la OCDE en matemáticas y más de 65 años en lectura", dice el resumen del organismo sobre el país.

México tiene el desempeño académico más bajo de los 34 países de la OCDE. El 55% de los alumnos no alcanzaron el nivel básico de conocimiento y menos del 1% lograron el nivel más alto que, por ejemplo, obtiene el 40% de los estudiantes de Shanghai (China). Donde por el contrario se sitúa en los primeros puestos, es en la incidencia del maltrato en las aulas, conocido como bullying. La Comisión Nacional de Derecho Humanos aseguró este año que el 40% de los estudiantes de primaria y secundaria sufren acoso escolar y estudios previos de la OCDE sitúan a México a la cabeza por violencia en las aulas entre 24 países analizados.

Una de las mayores mejoras educativas en los últimos diez años se da en el índice de escolarización. En 2003 solo el 58% de los jóvenes de 15 años estaba matriculado en una escuela, cifra que en la actualidad roza el 70%. El salto no impide que México siga en el vagón de cola, ya que en 32 de los 34 países de la OCDE más del 90% de los jóvenes de 15 años están escolarizados. El informe de PISA destaca el aumento de este indicador como "el gran reto" de México para los próximos años.

Los resultados no son mucho mejores en cuanto a la percepción de la corrupción. Los mexicanos no confían en las instituciones del país. El informe de Transparencia Internacional, presentado hace unos días, sitúa a México en el puesto 106 de 177 naciones de todo el mundo, el mismo que obtuvo en 2012.

Este es el panorama que se dibuja desde fuera del país. Desde dentro, el Gobierno de Peña Nieto sostiene el éxito futuro de las reformas ya aprobadas -como la educativa o la fiscal- para mejorar los indicadores. La expectativa es alta. El Fondo Monetario Internacional (FMI) dio un espaldarazo el mes pasado a las reformas al calificarlas de "pasos impresionantes" y la OCDE celebró la educativa como el "reconocimiento de la urgencia de poner a México al día, que seguramente, con una buena implementación, garantizará mejores resultados para los niños mexicanos en el futuro". Mientras el futuro llega, quedan los malos datos del presente.



mas