Internacional - Población

Testigos recuerdan con temor el ataque a estación de trenes en China

2014-03-02

La policía armada antidisturbios vigilaban la estación de trenes el domingo mientras la gente se...

Por Maxim Duncan y James Pomfret

KUNMING, China (Reuters) - Testigos de la escalofriante violencia en una estación de trenes de China que se encontraba bajo fuertes medidas de seguridad el domingo recordaron los momentos de temor y caos, luego de que 29 personas murieron en lo que autoridades consideraron un ataque terrorista por parte de militantes de la región de Xinjiang.

Funcionarios dijeron que un grupo de "terroristas" armados con cuchillos de la turbulenta región de Xinjiang lanzó un ataque premeditado la noche del sábado en la estación de trenes de Kunming, en el sudoeste de China. Más de 130 personas resultaron heridas.

La policía armada antidisturbios vigilaban la estación de trenes el domingo mientras la gente se dirigía a los trenes, sólo horas después del ataque, uno de los peores de su tipo que se recuerde en China.

A unos 50 metros del lugar, un guardacoches de apellido Chen dijo que no podía creer lo que estaba sucediendo cuando vio a los atacantes.

"Caminé y vi a una persona con un cuchillo así de grande", dijo Chen extendiendo sus brazos.

"Luego vi a cinco o seis de ellos. Todos tenían cuchillos y estaban apuñalando descontroladamente a las personas cerca de la primera y segunda taquilla", dijo.

La policía disparó y mató a cuatro de los atacantes y capturó a uno, según un reporte de la agencia de noticias Xinhua. Otros cinco huyeron, dijo.

El Gobierno de la ciudad de Kunming sostuvo que la evidencia en la escena del crimen mostraba que el ataque fue perpetrado por fuerzas separatistas de Xinjiang, de acuerdo con Xinhua.

El ataque ocurre en un momento especialmente delicado ya que China se prepara para la reunión anual del Parlamento, que se inicia el miércoles en Pekín y que normalmente es acompañada con un endurecimiento de las medidas de seguridad en todo el país.

Las noticias de la violencia se propagaron rápidamente.

Imágenes publicadas en el servicio de microblog chino Sina Weibo mostraron cuerpos cubiertos de sangre en el suelo de la estación. Las fotografías fueron borradas más tarde por censores del Gobierno. La televisión estatal mostró a un policía envolviendo un largo cuchillo parecido a una espada en una bolsa plástica.

Trabajadores de tiendas y restaurantes dijeron que cientos de personas huyeron hacia sus negocios en busca de refugio.

"Anoche todos corrieron hacia mi supermercado. El supermercado estaba lleno de gente, incluyendo dos pasajeros que habían sido apuñalados", dijo Ren Guangqin al interior de su establecimiento.

"Estaba aterrorizado. Estaban matando gente. ¿Cómo podría no estar asustado?", dijo Ren de 28 años.

Wu Yuheng, un estudiante universitario de 20 años dijo que los atacantes intentaron atacar a las personas en la cabeza. Un atacante usó un gran cuchillo y le cortó el cuero cabelludo.

"Estaba aterrorizado (...) nos atacaron como esgrimistas locos y la mayoría de ellos tenía por objetivo la cabeza y los hombros, partes del cuerpo para causar la muerte", dijo, recostado en una cama de hospital en un pasillo cerca a los ascensores.

El ataque del sábado, en la tranquila ciudad sudoriental de Kunming, supone un aumento de las tensiones que han tenido su centro en Xinjiang, un región fuertemente musulmana que linda con el Asia Central.

Es la primera vez que se culpa a personas de Xinjiang por un ataque tan grande y tan lejos de su región, y sucede después de un incidente en la plaza Tiananmen de Pekín en octubre que sorprendió a los líderes comunistas del país.

 



EEM