Testimonios

Su único libro se lo dedicó a María

2015-01-03

Se habla de la Madre de Dios como alguien conocida, valorada y querida. No es un texto frío,...

Autor: Carlos J. Díaz Rodríguez

 Quizá alguno se sorprenda que, habiendo tantas cartas, ediciones, tratados –incluso uno sobre Egiptología (Biblia y Egiptología, Barcelona, 1893)- y apuntes personales del Venerable P. Félix de Jesús Rougier (1859-1938), solamente hubiera escrito formalmente un libro que comenzó a redactar como manuscrito en 1924. Pues bien, así fue y quiso que estuviera dedicado a la Virgen María. Se trata de un estudio muy completo sobre el papel de la Madre de Dios en la historia del cristianismo, rico en experiencias y citas bibliográficas. La obra empieza (en la edición de 2012, a partir de la página 11) con una dedicatoria que nos deja ver el lugar que María ocupó en su vida como religioso, sacerdote, misionero, pedagogo, editor y fundador de cuatro congregaciones religiosas: “Humilde y amorosamente dedico este librito a la santísima Virgen María, nuestra amantísima Madre, en el siglo XIX centenario de su paso por la tierra (hace referencia a alguna aparición mariana), suplicando a Nuestro Señor que se digne bendecirlo para que su divina Madre sea más conocida y más amada”.

¿Qué aspectos resaltar del libro “María” de editorial “La Cruz”?

PRIMERO: Se habla de la Madre de Dios como alguien conocida, valorada y querida. No es un texto frío, cuantitativo, sino una ventana hacia la experiencia mariana de un sacerdote que nunca dejó de saberse su hijo. Cada frase, sin caer en la cursilería, expresa cariño y, al mismo tiempo, profundidad. Más allá de los estudios como Maestro en Sagrada Escritura, conoce a María de manera personal; es decir, sobre el terreno, en lo normal de la vida.

SEGUNDO: Está bien fundamentado. Cita a los padres de la Iglesia y a los teólogos de su tiempo, sin olvidarse de la Espiritualidad de la Cruz que él conoció gracias a la Venerable Concepción Cabrera de Armida, a partir del 4 de febrero de 1903. Es una investigación en toda regla. Aporta varias fuentes de consulta que siguen siendo válidas. Demuestra cómo el estudio y la oración son dos aspectos complementarios para tener perspectiva, horizontes.

TERCERO: La Virgen es presentada a partir de su relación con Cristo. Como lo expresó en una de sus cartas, “en el amor debido a María, nuestro modelo es Jesús”. Es decir, no confunde veneración con adoración. Como enseña la doctrina de la Iglesia, adora a Dios y venera a María.

CUARTO: Se nota que el autor fue maestro, un pedagogo que entendía la importancia de saberse dar a entender de modo accesible, cercano, sin perder por ello el necesario nivel intelectual. Las páginas son de fácil lectura, por tratarse de un religioso con experiencia en colegios.

QUINTO: Aunque ya tenemos obras más completas y actualizadas, la de “María” conserva la frescura de la experiencia del autor, siendo un libro para aprender y, al mismo tiempo, hacer oración.

El Venerable P. Félix de Jesús Rougier M.Sp.S., quien desarrollara su apostolado en Francia, España, Colombia y, sobre todo, en México –país en el que murió, con fama de santidad, el 10 de enero de 1938- nos dejó la prueba de que María, lejos de distraernos de Cristo -como dicen algunos protestantes- es un puente entre Dios y el ser humano. Muchos, al igual que el P. Félix, han profundizado en Jesús a partir de la perspectiva de la mujer que aceptó llevarlo y acompañarlo hasta las últimas consecuencias.



ROW