Internacional - Política

Niegan contactos Humala-Morales por empresario prófugo

2015-01-03

Belaunde Lossio, de 45 años, fue uno de los principales dirigentes y financista de la campaña...

Lima/La Paz, 2 ene (dpa) - Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y el Perú, Ollanta Humala, no han conversado respecto al prófugo empresario peruano Martín Belaunde Lossio, que busca refugio en La Paz, afirmaron hoy fuentes de la Cancillería en Lima.

Las fuentes anónimas citadas por la agencia estatal de noticias peruana, Andina, indicaron que cuando Humala y Morales se encontraron en Lima hace tres semanas se ignoraba que Belaunde Lossio, cercano amigo personal del mandatario de su país, estaba en Bolivia con la intención de buscar refugio.

Los portavoces de la Cancillería, que agregaron que entre los dos presidentes no ha habido ningún nuevo contacto, salieron así al paso a las especulaciones periodísticas y políticas de que el propio gobierno peruano ha buscado proteger al empresario.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, confirmó hoy en La Paz que la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) analiza el pedido de Belaunde Lossio, de quien el viernes se supo que estaba en Bolivia tras meses en que se desconocía el paradero.

"Bolivia va a actuar en el marco de nuestra ley en este caso particular, porque se tomará en cuenta toda la información y documentación que nos llegue", dijo Choquehuanca, quien advirtió de inmediato: "Bolivia no va a proteger a personas que huyen de procesos por delitos comunes, y más aún de corrupción".

Belaunde Lossio, de 45 años, fue uno de los principales dirigentes y financista de la campaña electoral de Humala en 2011. En ese tiempo y los años siguientes, el empresario conservó una estrecha amistad con el presidente.

No obstante, diversas investigaciones realizadas en los últimos meses llevaron a la conclusión de que Belaunde Lossio, al amparo de su cercanía con el poder, montó una red de corrupción que obtenía millonarios contratos con el Estado de manera ilegal.

Desde que eso se puso en evidencia, Humala ha marcado distancia con su amigo, pero la tardanza en capturarlo ha hecho que crezcan especulaciones sobre una posible protección.

El escándalo creció cuando el lunes el fiscal general del Perú, Carlos Ramos Heredia, a quien recién se había suspendido por seis meses por denuncias de corrupción, afirmó que ese castigo le fue impuesto porque el gobierno buscaba evitar la captura de Belaunde Lossio en Bolivia.

Tras esa afirmación, el ministro del Interior peruano, Daniel Urresti, reconoció públicamente que su despacho sabía que el prófugo estaba en el país vecino, pero que no se había procedido a la captura por no conocerse el paradero exacto.

Para opositores de derechas, que insisten en que Humala y Morales trabajan juntos a pesar de sus discrepancias ideológicas, todo estaba montado para que Belaunde Lossio fuera al país vecino y obtuviera la condición de refugiado.

Sin embargo, el tema tendrá que pasar por la revisión de la Conare, cuyo presidente, César Siles, sostuvo que tiene hasta seis meses de plazo para dar una respuesta.

El ex canciller boliviano Armando Loayza sugirió una solución rápida para mantener relaciones cordiales con Lima. "Este es un caso delicado, no vaya a ser que sea un obstáculo adicional, porque hay temas no resueltos como la ratificación de los acuerdos de Ilo y la ruta del tren bioceánico", dijo.

La oposición peruana califica a Belaunde Lossio de "cajero" de Humala e insinúa que al gobierno no le conviene la captura por las cosas que se pudieran conocer en los interrogatorios.



ROW