Internacional - Población

Más de 143 millones de estadounidenses viven en zona sísmica

2015-04-22

La investigación no incluyó a Alaska, Hawai ni Puerto Rico, pero científicos que utilizaron datos...

Por ALICIA CHANG

LOS ANGELES (AP) — Más de 143 millones de personas en 48 estados viven en una zona sísmica, según afirman especialistas.

Esto se debe a que más gente se ha mudado a la costa oeste, propensa a movimientos telúricos, y a que algunas zonas sísmicas se ampliaron recientemente, según investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus iniciales en inglés).

La investigación no incluyó a Alaska, Hawai ni Puerto Rico, pero científicos que utilizaron datos antiguos calcularon que casi la mitad de los estadounidenses —150 millones de personas— viven en regiones sísmicas.

Aproximadamente 28 millones de personas enfrentan la mayor amenaza, en su mayoría a lo largo de la costa oeste donde la Falla de San Andrés secciona California y una enorme falla submarina acecha en la parte noroeste de la costa del Pacífico.

Los cálculos más recientes del USGS, de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y del Servicio Geológico de California fueron reportados el miércoles en una reunión de la Sociedad Sismológica de Estados Unidos en Pasadena.

Ha habido pocos intentos previos de calcular cuántas personas viven en zonas sísmicas. Un estimado federal realizado hace dos décadas indicó que 75 millones de personas en 39 estados estaban en riesgo de sufrir un terremoto.

El USGS actualizó el año pasado sus mapas nacionales de áreas sísmicas, en los que se incrementa el peligro de terremoto para una tercera parte del país. Aunque la costa del Pacífico sigue siendo un punto sísmico candente, otras regiones como las Montañas Rocosas, la región centro-norte, Nueva Inglaterra y partes del sureste también enfrentan un riesgo elevado.

"La distribución de riesgo de terremoto es mucho más amplia y se extiende más allá de la costa oeste", dijo en un correo electrónico Kishor Jaiswal, investigador y contratista del USGS.

El nuevo trabajo se enfocó en los 48 estados contiguos porque los científicos aún no han actualizado mapas de todo el país. Los investigadores no tomaron en cuenta regiones donde han ocurrido sismos menores ocasionados por perforaciones para extracción de gas y petróleo. Si fueran incluidas, la cifra de personas expuestas a movimientos telúricos sería mayor, señaló Jaiswal.

El equipo calculó además potenciales pérdidas económicas por edificios dañados como casas, hospitales, escuelas y estaciones de bomberos. La pérdida promedio fue de 4,500 millones de dólares, con el mayor golpe financiero para California, Oregon y Washington.

"Siempre se nos ha dicho que debemos estar preparados. Pero este estudio pone algo de fuerza a la recomendación", dijo Sue Hough, sismóloga del USGS, quien no participó en la investigación.

Científicos gubernamentales han estado probando un sistema de alerta sísmica para la costa oeste diseñado con el fin de detectar las ondas iniciales de una sacudida mayor, calcular la fuerza y proporcionar algunos segundos de advertencia antes de la llegada de ondas dañinas más lentas.



ROW