Nacional - Política

Por corrupción en Guatemala cae el presidente, mientras aquí le aplauden a Peña: AMLO

2015-09-06

Agregó que desde la perspectiva de Morena, las compañías extranjeras deben pagar bien a los...

Alfredo Valadez Rodríguez

Mientras en Guatemala destituyen a Otto Pérez Molina como presidente por corrupción, en México a Enrique Peña Nieto le aplauden, criticó ayer Andrés Manuel López Obrador durante su segundo día de visita por Zacatecas para promover la lucha política e ideales de Morena.

López Obrador, presidente del Consejo Nacional de Morena, expuso que Pérez Molina renunció cuando se enteró que por mandato judicial iba a ser destituido como presidente de Guatemala y encarcelado por actos de corrupción, por un monto estimado en 4 millones de dólares.

Por esa suma que provocó su caída, Otto Pérez podría ser un aprendiz de carterista en comparación con Peña Nieto, quien presumiblemente estaría involucrado en actos de corrupción por cientos de millones de dólares, indicó el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Sin embargo, Peña Nieto en México goza de impunidad y hasta le aplauden por la corrupción que se registra, añadió.

López Obrador visitó ayer la comunidad de Cedros, en el municipio de Mazapil, en el semidesierto norte –en los límites entre Zacatecas y Coahuila–, sede de los emporios mineros de oro y plata de las trasnacionales Goldcorp, con Peñasquito, y Grupo Frisco, de Carlos Slim Helú, con minera Tayahua.

Ante decenas de personas que se reunieron en la plaza principal para escucharlo, el político tabasqueño pidió a las mineras canadienses y al embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, que den el mismo trato a los trabajadores como en su país de origen, pues México no es tierra de conquista.

López Obrador reprochó que en nuestro país los dueños de muchas compañías mineras, extranjeros e incluso nacionales, como Germán Larrea Mota Velazco, de Grupo México; Carlos Slim Helú, de Grupo Frisco, y Alberto Bailleres, de Peñoles, se comportan como si fuesen conquistadores, saqueadores.

Agregó que desde la perspectiva de Morena, las compañías extranjeras deben pagar bien a los trabajadores mexicanos, respetar el medio ambiente, no destruir el territorio, así como evitar la disminución y la contaminación de los mantos acuíferos.

Recordó a sus simpatizantes que el ex presidente Carlos Salinas reformó la ley minera, no sólo el (artículo) 27 constitucional, y les dio a las mineras todas las garantías, al grado que se estableció en la legislación que no iban a pagar ni siquiera impuestos por la extracción de minerales, y así se mantuvo durante muchos años, hasta que el año pasado, por una añeja lucha, se estableció un impuesto para la explotación.



EEM