Automotriz

Para Volkswagen, los costes de escándalo se acumulan

2015-10-06

La fabricante afronta decenas de demandas de estados y condados estadounidenses. Un condado en...

Por DAVID McHUGH y PAN PYLAS

FRANCFORT, Alemania (AP) — Es probable que manipular las pruebas de emisiones de sus vehículos en Estados Unidos le cueste a Volkswagen decenas de miles de millones de dólares y ponga fin a su codiciado estatus como la mayor automotriz del mundo.

Además de las multas de varios gobiernos, Volkswagen afronta el enorme gasto de llamar a talleres hasta 11 millones de autos en todo el mundo.

La empresa ya ha reservado 6,500 millones de euros (7,300 millones de dólares) para cubrir las multas y llamadas a taller, pero es poco arriesgado apostar a que eso será sólo el principio. Algunos expertos estiman que la cuenta definitiva podría suponer cinco veces la cantidad reservada por ahora.

Además de los primeros cargos, se espera que la empresa sufra una caída en ventas. Y podría llevar años recuperarse del daño a la imagen de la marca.

"Esto es algo dañino que va más allá de la negligencia y la incompetencia", dijo Jeremy Robinson-Leon, director y director ejecutivo de la firma neoyorquina de Relaciones Públicas Group Gordon. "El asunto aquí es fraude, y un fraude bastante descarado además".

A continuación, un resumen de los costes que afrontará la automotriz de Wolfsburgo, Alemania:

___

COSTES FINANCIEROS

Resulta difícil calcular los costes de multas, demandas y llamadas a talleres, pero es posible que creen un efecto de bola de nieve.

Marc-Rene Tonn, analista de Warburg Research, cree que podrían superar los 35,000 millones de euros (39,000 millones de dólares).

Una parte de eso procederá de las multas de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, que podría suponer hasta 18,000 millones de dólares. En teoría, cada uno de los 482,000 vehículos identificados que contienen el software que falseaba las pruebas podría suponer una sanción de 37,500 dólares. Es probable que la multa real sea mucho más baja si la firma coopera con las autoridades. Tonn cree que podría rondar los 12,500 millones de euros (14,000 millones de dólares) en total.

La fabricante afronta decenas de demandas de estados y condados estadounidenses. Un condado en Texas reclama una indemnización de 100 millones de dólares, y eso es sólo una demanda.

Además, otros países en los que se vendieron los vehículos afectados podrían demandar si hay pruebas de que también se falsearon sus pruebas de emisiones. Alemania y otros países europeos investigan la cuestión.

Los clientes que se sienten engañados también van a por la empresa y ya se han presentado varias demandas colectivas en Estados Unidos y Europa. Eso podría suponer miles de millones de dólares en daños.

Y el coste de llamar a los autos a talleres y repararlos podría superar en 2,000 millones de euros (2,200 millones de dólares) la cantidad reservada por Volkswagen, indicó Tonn en una nota de investigación a inversionistas.

Como resultado, los analistas predicen un duro golpe para los beneficios de Volkswagen.

Tonn redujo a la mitad su estimación de beneficios para este año, a 6,400 millones de euros. Para 2016 la redujo a 11,000 millones de euros desde 15,700 millones de euros.

Volkswagen tiene una posición financiera sólida, empezando por 20,000 millones de euros en efectivo industrial neto. Debe mantener al menos 10,000 millones de euros de eso para mantener su calificación crediticia.

___

VENTAS

Se espera que el interés por los autos de Volkswagen disminuya por el escándalo, especialmente en Estados Unidos.

Ya en septiembre, las ventas de la firma en Estados Unidos apenas crecieron a pesar de un aumento superior al 10% en el mercado general, ya que VW tuvo que detener las ventas de muchos vehículos diésel.

Las ventas del grupo a nivel mundial podrían caer hasta un 10% el año pasado, indicó el analista del sector Ferdinand Dudenhoeffer de la Universidad de Duisburg-Essen.

Las ganancias podrían llevarse un golpe mayor, ya que la empresa tendría que mantener los precios bajos y buscar incentivos para sostener las ventas.

Para empeorar las cosas, el escándalo se produce al mismo tiempo que se desacelera la demanda en China, donde las marcas de Volkswagen se ven muy expuestas.

En cuanto al objetivo estratégico de la firma de mantener su ventaja sobre Toyota como la mayor automotriz del mundo, indicó Dudenhoeffer, "Olvídense de ello".

Los 10,23 millones de vehículos de Toyota adelantaron a los 10,14 millones de Volkswagen el año pasado, aunque la firma alemana adelantó en los primeros seis meses de este año.

Dudenhoeffer estimó que Volkswagen tardará al menos cinco años en tener la oportunidad de adelantar a Toyota.

___

ACCIONES

El escándalo ha hecho que las acciones del grupo cayeran en un 40%, borrando unos 30,000 millones de euros (33,000 millones de dólares) de la valoración de mercado de la empresa.

Los más afectados han sido sobre todo los grandes accionistas: las familias Piech y Porsche, que controlan en torno al 50% de la compañía, y los otros grandes inversionistas, el estado de Baja Sajonia y Qatar Holdings.

___

VALOR DE MARCA

Quizá la peor noticia para Volkswagen tiene que ver con la erosión de su marca, un valor intangible construido a lo largo de varias décadas.

El escándalo ha borrado 10,000 millones de dólares de la marca, valorada en 31,000 millones de dólares, según Brand Finance, una firma con sede en Londres que valora los nombres corporativas estimado lo que tendría que pagar una empresa para obtener la licencia si no la poseyera. El daño podría ser peor del que sufrió Toyota por los casos de vehículos que aceleraban sin que quisiera el conductor.

La cuidada marca de Volkswagen ha permitido al fabricante cobrar más por sus vehículos que sus competidores por modelos equivalentes, un factor clave en el beneficio para el competitivo sector del transporte básico. Morgan Stanley estimó que cobrar precios más bajos podría suponer hasta 4,000 millones de euros en ingresos perdidos el año que viene.

Recuperar la confianza llevará tiempo y dinero, por ejemplo en publicidad.

Ioannis Ioannou, profesor asistente de estrategia y espíritu emprendedor en la London Business School, dijo que algo que Volkswagen podría hacer es invertir en pruebas de emisiones en colaboración con la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos.

"La recuperación no será rápida y llevará tiempo", dijo. "Volkswagen debe prepararse para invertir mucho en esta recuperación para restaurar la confianza e integridad que necesita para sobrevivir".



JMRS