Nacional - Economía

La paradoja mexicana: el país crece pero por debajo de sus necesidades

2015-10-06

Un país que crece, cuyos resultados despuntan en un entorno declinante y que tiene a sus grandes...

JAN MARTÍNEZ AHRENS, El Paìs

El FMI ha puesto cifras a la paradoja mexicana. Un país que crece, pero que siente que mengua. La proyección otorga a México un aumento del PIB del 2,3% para 2015 y del 2,8% para el año siguiente. El resultado no admite muchas interpretaciones. Supone la consolidación de una tendencia positiva (2013 cerró con el 1,4% y 2014 con el 2,1%) en un entorno latinoamericano recesivo (-0,3) y con competidores tan poderosos como Brasil en pleno colapso. Estos datos bastarían en cualquier otro país para descorchar la botella del optimismo. Pero en México son vistos con un punto de frustración.

En una nación con 53 millones de pobres (11 millones en situación extrema), la economía es una fuente de estrés constante. Para reducirlo, el presidente Enrique Peña Nieto ha puesto como objetivo de mandato alcanzar un crecimiento del 5%. La cifra mágica a partir de la cual el combate contra la miseria empieza a ser efectivo. Los resultados no han acompañado a las ambiciones presidenciales. Este fracaso en las expectativas no es un fenómeno nuevo. Desde hace treinta años el crecimiento medio de la economía ha sido incapaz de sobrepasar el listón del 3%. El resultado es un territorio que, pese a su dinamismo y capacidad exportadora, sufre una dolencia crónica: la desigualdad. Una lacra que se traduce en bajos salarios y una apabullante extensión de la economía sumergida.

Para romper esta maldición se ha puesto en marcha un potente paquete de reformas estructurales. Posiblemente la más poderosa sea el fin del monopolio estatal del petróleo. Estrenada este año, la apertura energética ha chocado con la crisis del crudo. La vertiginosa caída del precio del barril ha enfriado las expectativas, y, aún peor, ha golpeado las entrañas de un Estado aún que depende en un 30% de sus ingresos del crudo. La respuesta ha sido un duro recorte del gasto público.

El otro gran factor que impide a México alcanzar sus metas es Estados Unidos. La previsión del FMI muestra que el gran vecino del norte, que absorbe el 80% de las exportaciones mexicanas, vive días de crecimiento (2,6% para este año y 2,8% para el próximo) pero a tasas insuficientes para romper con la maldición del sur. La posibilidad de una subida de los tipos de interés, con su efecto en la volatilidad financiera, no hacen sino añadir otro nubarrón a este panorama.

Este es a grandes rasgos el cuadro de México. Un país que crece, cuyos resultados despuntan en un entorno declinante y que tiene a sus grandes competidores latinoamericanos acorralados por la recesión. Pero que nada de ello le vale. Sus expectativas son muy superiores. Y sus necesidades también.



LAL