Internacional - Seguridad y Justicia

Líderes chiíes iraquíes condenan la ejecución del clérigo opositor saudí

2016-01-03

En un comunicado, la máxima autoridad chií del país, el ayatolá Ali al Sistani, calificó la...

Bagdad, 3 ene (EFE).- Varios jeques, gobernantes y líderes de colectivos chiíes iraquíes condenaron hoy la ejecución del clérigo opositor chií saudí, Nimr Baqir al Nimr, ajusticiado ayer tras ser condenado a muerte por las autoridades de su país.

En un comunicado, la máxima autoridad chií del país, el ayatolá Ali al Sistani, calificó la ejecución de Al Nimr de "injusticia y agresión" y envió su pésame a los familiares del clérigo y los otros 46 condenados a muerte que fueron ejecutados.

"Condenamos y denunciamos esta ejecución y os ofrecemos nuestras condolencias, especialmente a las familias de los fallecidos", señaló Al Sistani.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, dijo, en un comunicado emitido hoy por su oficina, que recibió con "todo pesar y gran sorpresa" la ejecución del clérigo chií.

Además, añadió que la expresión de la opinión y la oposición pacífica son derechos universales garantizados por los Derechos Humanos y protegidos por la sharía (ley islámica) y las leyes internacionales.

Por ello, según Al Abadi, violar esos derechos "tendrá una influencia en la seguridad, la estabilidad y la cohesión social de los pueblos de la región.

En ese sentido, señaló que la política de "tapar bocas y liquidar a los opositores va a traer más destrucción a los Gobiernos y los pueblos".

Por otro lado, el vicepresidente iraquí, Nuri al Maliki, denunció la ejecución de Al Nimr, que tachó de "acto terrorista".

"Condenamos con fuerza estos actos sectarios llenos de odio y aseguramos que este crimen va a derrocar al régimen saudí como la ejecución de (el gran ayatolá) Mohamed Baqer Al Sadr (abuelo de Muqtada), acabó con el régimen de Sadam Husein", amenazó Al Maliki.

El Alto Consejo Islámico, liderado por Amar al Hakim, dijo en un comunicado que condena esta medida arbitraria, que tendrá influencias negativas en el islam y la seguridad en la región e incrementará la gravedad de las tensiones en la zona.

Además, advirtió de que esta situación será el inicio de una gran derrota de los esfuerzos de la convivencia en Arabia Saudí o en toda la región.

Por su parte, el grupo chií Asaib Ahl al Haq (Liga de los Justos) instó al Gobierno iraquí a ejecutar a los condenados saudíes y extranjeros por terrorismo en Irak y añadió que esas sentencias serían una respuesta a lo cometido por las autoridades de Riad.

Anoche, el prominente líder chií iraquí Muqtada al Sadr, llamó a manifestaciones pacíficas en Arabia Saudí y otros países como Irak en protesta por la ejecución del clérigo opositor.

También pidió al Gobierno iraquí que dé marcha atrás en la apertura de la Embajada saudí en Bagdad, que fue reabierta hace dos días tras 25 años cerrada.

Anoche, grupos de manifestantes en Teherán y la ciudad de Mashhad atacaron e incendiaron la Embajada y el consulado saudí en protesta por la muerte de Al Nimr.

Al Nimr fue ejecutado ayer después de que en octubre pasado el Tribunal Supremo confirmara su condena a pena de muerte por desobedecer a las autoridades e instigar a la violencia sectaria.

El clérigo fue detenido en julio de 2012 por varias causas, entre ellas por apoyar a células terroristas y los disturbios contra las autoridades saudíes que estallaron en febrero de 2011 en la provincia de Al Qatif, en el este del país y de mayoría chií.

Además, las autoridades saudíes ejecutaron también ayer a otras 46 personas condenadas por pertenecer a grupos terroristas y cometer ataques en el país.



JMRS