Internacional - Población

Los jóvenes chinos se cuestionan casarse mientras sube la tasa de divorcios

2016-03-29

La decisión de casarse en China ha sido tradicionalmente una asunto familiar en el que los padres...

Natalie Thomas

PEKÍN (Reuters) - En un registro en Pekín, Sun Xiangshu y Shi Ci posan para unas fotografías con su certificado de matrimonio en la mano tras convertirse oficialmente en marido y mujer.

Pero como muchas uniones en China, esta boda no durará mucho. De hecho, su enlace es parte de una actuación artística de un artista conocido como Nut Brother.

Los dos extraños se han unido en un enlace que desharán en 48 horas con un divorcio, en lo que es un intento de reavivar el debate sobre el significado de la institución del matrimonio en la China moderna, que tiene una tasa de divorcio en alza.

"Tengo muchos amigos que se han visto forzados a casarse. El matrimonio ha adquirido dimensiones que no debería, se ha convertido en una mezcla de cosas como el sexo, la propiedad, el cuidado de ancianos y la estabilidad social", dijo Nut Brother.

La decisión de casarse en China ha sido tradicionalmente una asunto familiar en el que los padres tradicionalmente tienen la última palabra sobre las parejas de sus hijos.

Con un sistema de bienestar social desigual, las expectativas de que la generación más joven se hará cargo de los mayores, la riqueza material es a menudo más importante que la compatibilidad en la pareja a la hora casarse y formar la siguiente generación familiar.

Los jóvenes que deciden no seguir el tradicional camino del matrimonio se encuentran luchando contra valores establecidos y defendidos por los que se encuentran en lo más alto de la sociedad china.

"No importa cuánto cambien los tiempos, no importa cuánto cambien las estructuras sociales, todo lo hay que enfatizar es la construcción de una familia", dijo el presidente Xi Jinping en un discurso en el pasado Festival de Primavera.

Los valores familiares tradicionales fueron clave para la armonía social, agregó.

Pero mientras las nociones tradicionales y las obligaciones familiares cada vez más entran más en conflicto con las aspiraciones individuales, la tasa de divorcio se ha disparado.
     
Entre 2011 y 2014, los años más recientes de los que existen datos disponibles, el número de divorcios aumentó en un 27 por ciento.



KC