Nacional - Finanzas

Industriales y hogares de alto consumo verán incrementos de entre 2 y 5%, adelanta

2016-07-06

Enrique Ochoa consideró normal que los mercados de combustibles tengan variaciones de los precios,...

Israel Rodríguez y Alonso Urrutia

El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, aseguró que más de 35 millones de usuarios de la empresa productiva de Estado no verán cambios en sus recibos de luz.

Indicó que las tarifas de uso industrial y doméstico de alto consumo subirán entre 2 y 5 por ciento debido al aumento en el precio del gas natural y el combustóleo, que son los insumos usados para la generación de energía.

Detalló que del universo de usuarios de la CFE, 440 mil son domésticos de alto consumo, mientras los hogares de bajo consumo continuarán con una tarifa 2 por ciento más baja y no serán afectados por los cambios.

Enrique Ochoa consideró normal que los mercados de combustibles tengan variaciones de los precios, por lo que se deben adecuar a los insumos.

Afirmó que cada mes se hace del conocimiento público el nivel tarifario para sector industrial y los hogares de alto consumo, debido a las variaciones en los precios de los insumos y se calculan las tarifas en función del costo de los combustibles.

El directivo afirmó que pese a que se rompió la racha de bajas en las tarifas eléctricas durante los últimos 19 meses, las tarifas industriales son apenas 8 por ciento superiores a las que se cobran en Estados Unidos.

Durante su participación en el Informe de avances del convenio de colaboración de Profepa-CFE, explicó que si valoramos las tarifas industriales de México de los últimos 19 meses y contrastamos con la que teníamos en diciembre de 2014 con la que tenemos ahora en julio de 2016, la tarifa industrial es hoy más barata entre 19 y 30 por ciento.

Informó que el aumento se debe a que los costos de la energía eléctrica dependen del combustible que se utiliza para generarla, y el precio de los combustibles de junio a julio de este año subió de manera relevante.

“Si la contrastamos con la tarifa industrial promedio de Estados Unidos, las noticias para México son positivas. En 2012 la tarifa industrial promedio de México era 84 por ciento más alta que la de Estados Unidos.

Gracias a la reforma energética la brecha tarifaria entre México y Estados Unidos se ha ido cerrando. Con datos a abril, provenientes de Estados Unidos, la tarifa industrial promedio mexicana es sólo 8 por ciento más alta que la de Estados Unidos, indicó.

Ochoa Reza destacó que ese es precisamente el efecto de competitividad que se busca con la reforma energética: que las tarifas eléctricas para la industria, para los comercios, para las casas-habitación sean competitivas.

Con respecto a la tarifa doméstica de bajo consumo, que corresponde a 35 millones o 90 por ciento de los usuarios de la Comisión Federal de Electricidad en el país, señaló que pese a los aumentos en los precios de los combustibles no tiene cambios, sigue siendo 2 por ciento menor en julio que en diciembre de 2015.

Por segundo año consecutivo, dijo, en lugar de subir 4 por ciento, como lo hacía cada año entre 2006 y 2014, la tarifa doméstica de bajo consumo ha bajado en 2015 un 2 por ciento, y ahora en 2016 otro 2 por ciento.

La estructura de las tarifas domésticas de bajo consumo es sumamente compleja porque se clasifican por región y dependen de la temporada. En algunas partes del país se convierten en Tarifas Domésticas de Alto Consumo a partir de que el consumo mensual promedio registrado en los últimos 12 meses resulta superior a 250 Kwh/mes, y se reclasifica el servicio según le corresponda de acuerdo con cada localidad.

También se considera el patrón de consumo si es temporada de verano. La aplicación de esta tarifa comprende los seis meses más cálidos del año, de acuerdo con los observaciones de las estaciones termométricas que rijan en cada área. Los seis meses restantes se aplican los precios de la temporada Fuera de Verano.

El director general de la CFE aseveró que hacia adelante debemos continuar impulsando las inversiones privadas y públicas para sustituir el uso de combustibles caros contaminantes en México, como el combustóleo y el diésel, para utilizar cada vez más fuentes de energías renovables de tecnología de punta y más gas natural que nos permitan generar energía eléctrica de mayor calidad, de menor costo y con procesos más amigables con el medio ambiente.

Mencionó que 26 por ciento de la capacidad de generación de energía eléctrica en el país proviene de fuentes renovables como las grandes centrales hidroeléctricas, o las centrales geotérmicas que transforman recursos naturales en energía eléctrica.

También están creciendo las centrales eólicas que transforman el viento en energía y los espacios de energía solar. El compromiso de la Comisión Federal de Electricidad es que para 2024 elevemos a 35 por ciento nuestra capacidad instalada de generación de energía eléctrica con fuentes limpias y renovables.

Para hacerlo, agregó, se desarrollan proyectos como el aprovechamiento de un esquema de la reforma energética para impulsar la inversión privada en la generación de energía eólica y solar.



TRO