Tendencias

El descenso de Venezuela

2016-08-15

El gobierno de Obama no ha hecho mucho por López y ha apoyado un “diálogo” entre el gobierno y...

Editorial, The Wall Street Journal

Una corte venezolana mantuvo el viernes el encarcelamiento y la sentencia a 14 años de prisión del líder de la oposición Leopoldo López. López fue arrestado por incitar a la violencia durante las protestas antigubernamentales de 2014. Pero su crimen verdadero fue ser el líder de la lucha por restaurar la democracia venezolana y no mostrar temor a la hora de enfrentar a Nicolás Maduro.

López nunca iba a tener una apelación justa. Hugo Chávez, un discípulo de Fidel Castro, corrompió las instituciones venezolanas como parte de su esfuerzo por imitar el estado de un solo partido de Cuba.

Chávez murió en 2013, pero para ese momento ya había hecho de la rama judicial de Venezuela una extensión del ejecutivo. Los grupos de derechos humanos dicen que el gobierno ahora retiene a más de 60 prisioneros políticos.

La constitución de 1999, redactada por los chavistas, permite un referendo revocatorio que podría sacar a Maduro del poder este año. La hiperinflación, la abyecta pobreza, la escasez de alimentos y hogares y la creciente violencia significan que si se lleva a cabo la votación este año, él muy seguramente sería retirado de su cargo. Eso llevaría a una nueva elección que su Partido Socialista Unido de Venezuela probablemente no ganaría. Su gobierno trabaja fuertemente para demorar la votación hasta el próximo año, debido a que si Maduro pierde, su vicepresidente asumiría el cargo hasta el final del mandato en 2019.

El referendo revocatorio es la única esperanza que tiene López para salir de la cárcel. También es la única esperanza que Venezuela tiene de escapar la creciente militarización del gobierno, la cual ahora está liderada por el general Vladimir Padrino, un admirador de Castro. Cuba, que dirige la inteligencia y seguridad estatal de Venezuela, se opone a un referendo.

El gobierno de Obama no ha hecho mucho por López y ha apoyado un “diálogo” entre el gobierno y la oposición. Pero eso es seguirle la corriente a la estrategia de dilación del gobierno. La contribución de Cuba al horrible descenso de Venezuela es más evidencia que la distención del presidente Obama con Fidel y Raúl Castro no ha generado nada bueno para la causa de la libertad en las Américas.



JMRS