Deportes

El Giro de Tuerca del concepto de juego en España

2016-10-06

Si bien el juego ha sido accesible a unos más que a otros debido a cuestiones...

Gonzalo Espejel /Interamérica-Press

Hace sólo una década, el concepto que se tenía a nivel mundial del sector del juego estaba muy distorsionado debido a la industria del cine entre otras: Las Vegas y sus vertiginosos viajes de la pobreza a la riqueza para volver a caer en picada, la frecuente asociación entre la noche, la delincuencia y los juegos de casino… Ciertamente, el juego se ha empleado como un potente recurso cinematográfico, dotándolo de unas propiedades que, en la vida real, distan de ser tan intensas.

Si bien el juego ha sido accesible a unos más que a otros debido a cuestiones geográficas o incluso de liquidez para poder entrar en grandes casinos y salas, la situación se democratizó con la llegada del juego online. Algunos como sportium casino cuentan con una dilatada experiencia en el sector, contando con sus propias aplicaciones móviles. En el caso de sportium, también facilitan las apuestas deportivas, y posiblemente en países como España este ha sido un factor decisivo para llegar a un público más amplio y diverso. Así, mientras tradicionalmente los grupos de amigos se han reunido en bares para ver los partidos de fútbol con una cerveza en la mano, ahora acuden a salas especializadas donde se emiten varios eventos deportivos simultáneamente, contando también con las comodidades de los bares, pero con la ventaja de poder apostar en directo.

Las apuestas en directo, sea a través de aplicaciones o en estos locales de apuestas, son mucho más atractivas que las quinielas y porras de las últimas décadas porque entrañan un riesgo mucho más moderado y ofrecen una versatilidad que las apuestas cerradas y previas al comienzo del partido no pueden llegar a combatir. Muchos de los locales que antes ofrecían máquinas de slots, billares, ruletas y mesas de poker han ampliado su oferta con las apuestas deportivas, se han renovado y han ganado clientela a través del deporte.

Es así como España cuenta con un público joven interesado en apuestas y juegos de casino, sobre todo aquellos que implican la estrategia. El azar está presente en todo juego y en todo deporte, pero si no todo depende de la suerte, los jóvenes se lanzan con un mayor entusiasmo. Los juegos de rol y los videojuegos más sofisticados han contribuido a que el público más joven desarrolle sus capacidades de estrategia y planificación y que lo esté aplicando a este tipo de juego. El mayor estímulo: la posibilidad de hacer dinero y ganar reconocimiento a través de torneos y campeonatos.

Como somos sociales por naturaleza, a mucha gente la posibilidad de jugar cara a cara en un casino y ver con los amigos un partido atrae más que hacerlo desde casa. Aquellos más tímidos o con una disponibilidad horaria más restringida sí que hacen un uso más exclusivo de los casinos online y las aplicaciones móviles.

El caso español es sólo un ejemplo de cómo está cambiando la manera de enfocar el juego. Hace aproximadamente cuatro años, entró en vigor la conocida como Ley del Juego en España y otros países, que viene a regular las áreas geográficas donde tienen derecho a operar tanto los casinos online como los jugadores sobre todo a efectos fiscales. Una ley que inicialmente se recibió con antipatía y escepticismo ha sido sin embargo la lanzadera para que los jugadores se sientan más seguros y protegidos contra las estafas. Para los casinos que tenían todo en regla, ha actuado como trampolín, y para aquellos usuarios que no terminaban de decidirse, supuso el empujón para desinhibirse y lanzarse a la diversión de un tipo de juego al que antes raras veces se jugaba fuera del círculo más íntimo de amigos y familiares.

El patrón se está repitiendo fuera de España y de Europa, y en Latinoamérica cada vez se extiende más este modelo de ocio (y de negocio). Muchas de estas conocidas, experimentadas y ya bien reputadas firmas están aterrizando en Mexico con buenas referencias y ganándose la confianza de los jugadores mexicanos. La ventaja, por supuesto, que el “estreno” de este modelo fue en otros países, y ya saben que funciona.



JMRS