Internacional - Población

Matthew comienza a hacer estragos en la costa atlántica de EU

2016-10-07

 El “extremadamente peligroso” huracán Matthew ganó de nuevo intensidad al subir sus vientos...

 

Yahoo.- El “extremadamente peligroso” huracán Matthew ganó de nuevo intensidad al subir sus vientos máximos a 220 km/hora, mientras se aproxima a la costa sureste de Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EU.

Presenta vientos máximos sostenidos de 220 km/hora y se desplaza hacia el noroeste con una velocidad de traslación de 22 km/hora.

Matthew recobró fuerza de categoría 4 su paso por Bahamas, mientras las bandas de lluvia de los bordes exteriores comienzan ya a tocar al sureste de la península floridana.

Se ha ampliado el aviso de huracán en la península floridana hacia el noroeste hasta Edisto Beach, en el estado de Carolina del sur, y emitido un aviso de tormenta tropical para la costa oeste de Florida desde Anclote River hasta Suwannee River.

Matthew es un huracán de categoría 4 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de 5, y se espera un “fortalecimiento adicional” de sus vientos, aunque “debería permanecer como un ciclón de categoría 4 mientras se aproxima a Florida”, advirtieron los meteorólogos.

El presidente Barack Obama firmó una declaración de emergencia para el estado de Florida que permite destinar ayuda federal a los esfuerzos estatales y locales para hacer frente a las “condiciones de emergencia” provocadas por Matthew.

Por otro lado, el mandatario ha declarado en emergencia al estado de Carolina del Sur.

El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió esta mañana en rueda de que de “hay que prepararse para lo peor y esperar lo mejor” ante la llegada de este peligrosísimo y “potencialmente catastrófico” huracán, por lo que instó de nuevo a la población a tomar todas las medidas de seguridad posibles.

Scott insistió: “Si usted está en un área de evacuación, salga. No corra riesgos. No tiene excusas, necesita irse (…) La tormenta lo matará, queda poco tiempo”.

Scott alertó de que un impacto directo de Matthew en Florida podría causar una destrucción masiva como no se ha visto en el estado desde el paso del huracán Andrew en 1992, y solicitó una declaración de emergencia para la región por parte del presidente, Barack Obama.

Las autoridades ordenaron evacuar casi todo St. Johns, un condado en la ruta del huracán que aloja la ciudad de St. Agustine, la más antigua de Florida, fundada a mediados del siglo XVI.

Por su parte, las autoridades del condado Miami-Dade han pedido a todos los que viven en residencias móviles que consideren una evacuación ante el paso de Matthew.

Todas las autoridades del estado han repetido en numerosas ocasiones a la población la importancia de estar ya preparados con agua, comida y medicinas para unos tres días, ante la llegada de este “monstruoso” huracán, como lo han bautizado los medios.

Los expertos advirtieron también de la peligrosa “combinación de marejada ciclónica y grandes olas destructivas que pudieran aumentar el nivel del agua del mar” y causar inundaciones en las zonas costeras.

Matthew se había debilitado ligeramente anoche en su avance sobre el archipiélago de las Bahamas, pero se ha fortalecido de nuevo mientras enfila hacia la costa este de Florida.

Se espera que el ciclón mantenga esta trayectoria en las próximas 24 horas y gire esta noche hacia el norte-noroeste.

El fenómeno meteorológico podría convertirse en un “huracán de categoría 4 mientas se aproxima a la costa este de Florida”, advirtieron los científicos.

Permanece activo un aviso de huracán para el centro de Bahamas, incluidos Long Island, Exuma, Rum Cay, San Salvador, Cat Island y el noroeste de este archipiélago, con Abacos, la isla de Andros, Berry, Bimini, Eleuthera, Grand Bahama y Nueva Providencia.

También está en vigor un aviso de huracán desde el norte de Golden Beach, en Florida, hasta Altama Sound, en el estado de Georgia, además del Lago Okeechobee.

Hay una vigilancia de huracán (paso en 48 horas) desde el norte de Altamaha Sound hasta el sur del río Santee, en Carolina del Sur, y un aviso de tormenta en activo desde Chokoloskee hasta Golden Beach y los cayos de Florida, es decir, desde el puente de las Siete Millas hacia el este hasta la bahía de Florida.

Miles de estadounidenses, con el recuerdo aún fresco del destructor huracán Sandy en 2012 (de categoría 3), recibieron la orden de evacuar el litoral atlántico de Florida donde la gigantesca depresión -sin duda la mayor en diez años- llegará en la madrugada del viernes, calcula el NHC. 

Los primeros embates en la Florida

El sureste de Florida amaneció lluvioso y con cielos cubiertos, las primeras señales del huracán Matthew que se dirige desde Bahamas hacia la costa floridana con vientos que pueden llegar hasta las 150 millas por hora (241 km/h), marejada e intensas lluvias.

Las bandas de lluvia de los bordes exteriores de Matthew se aproximan ya al sureste de Florida, informó el NHC.

En Miami-Dade y en el vecino condado de Broward se han abierto refugios para las personas que quieran estar allí cuando pase el huracán, pero la mayoría de los residentes en zonas de peligro suele elegir las casas de amigos o parientes para quedarse.

Las escuelas y oficinas públicas están cerradas y la mayoría de los comercios de Miami también.

Preparativos en Estados Unidos

Entretanto, los estados de Florida y Carolina del Norte decretaron el estado de emergencia ante la próxima llegada de Matthew, mientras Carolina del Sur ordenó desde el miércoles la evacuación de las costas.

En Florida, las autoridades respondieron con rapidez a la emergencia y comienzan a estar disponibles recursos como refugios para personas o mascotas, distribuidores de sacos de arena gratuitos o suspensión del cobro de peajes. 

Los residentes del condado de Volusia -en el centro de Florida- recibieron en sus teléfonos móviles el temido aviso oficial que, con un sonido peculiarmente inquietante, advierte a los residentes de la inminencia de un huracán.

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, instó a los residentes de la costa del estado que todavía no se han trasladado hacia el interior del país a que abandonen el litoral de la región antes de que llegue el huracán Matthew este fin de semana.

La gobernadora dijo en conferencia de prensa que unas 175,000 personas han dejado ya la costa rumbo al norte e interior del estado, aunque estimó que esas cifras deben aumentar.

“Eso no es suficiente. Necesitamos que más gente se evacúe”, dijo Haley, cuya Administración aspira a que medio de millón de personas deje la zona costera.

Los meteorólogos prevén que Matthew genere peligrosas subidas del nivel del mar de hasta 2,4 metros, lo que podría provocar inundaciones a lo largo de la costa carolina.

El martes pasado, la gobernadora ordenó la evacuación de los residentes de la costa, principalmente los de los turísticos condados de Charleston y Beaufort.

El presidente Barack Obama, quien pospuso un acto previsto durante la jornada en Miami con la candidata demócrata, Hillary Clinton, instó el miércoles a los habitantes del sudeste del país a que se prepararan para la inminente llegada del huracán.

Cancelaciones de vuelos

Más de 1,000 vuelos han sido cancelados en los aeropuertos internacionales de Miami, Fort Lauderdale y Palm Beach, en el sur de Florida, donde se prevé golpeará con intensidad el huracán de categoría 4 Matthew.

En Fort Lauderdale, cuyo aeropuerto cerró esta mañana, fueron cancelados todos sus vuelos, 448, mientras que en Miami, que tuvo vuelos de salida hasta las 12 del medio día, fueron 563, según flightaware.com, una página especializada.

De igual forma, el aeropuerto internacional de Palm Beach tuvo que cancelar 88 vuelos debido a Matthew, un huracán de categoría 4 que se aproxima a la costa sureste de Florida, tras causar devastación en el Caribe.

Entre tanto, Greg Chin, portavoz del aeropuerto de Miami, quien lleva más actualizadas las cifras de esa terminal, señaló a Efe que en total han cancelado hoy 646 vuelos.

American Airlines, la aerolínea que opera un mayor número de vuelos en Miami, ha cancelado más de 1,000 vuelos, entre el lunes pasado y el próximo sábado, informó a Efe la empresa.

El huracán Matthew se reforzó con vientos máximos de 140 millas por hora (220 km/h) mientras se aproxima a la costa sureste de Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Por otro lado, otros aeropuertos, como el de Jacksonville, en el norte de Florida, han presentado menos cancelaciones de vuelos, con 30 hasta el momento.

Destrozos en el oriente de Cuba 

Previamente, Matthew descargó toda su furia en el extremo oriente de Cuba, donde los municipios Baracoa, Imías, Maisí y San Antonio del Sur, de la provincia de Guantánamo, estaban aislados y con bastantes destrozos, aunque de momento no se tenía constancia de víctimas.

“Fue algo tenebroso. De Baracoa no queda nada, solo escombros y restos. Las casonas coloniales en el centro de la ciudad, que eran tan lindas, están destruidas”, contó Quirenia Pérez, una ama de casa de 35 años que habló vía su teléfono móvil con la AFP.

Con casi 82,000 habitantes, Baracoa es la ciudad más antigua de Cuba, fundada hace 505 años, y polo turístico de Guantánamo, donde se encuentra la base naval estadounidense, parcialmente evacuada antes de la llegada del huracán.

“En Baracoa hay bastantes destrucciones, no tenemos reportadas pérdidas de vida, pero pérdidas materiales parece que sí son bastantes”, dijo el viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, general Ramón Espinosa.

El huracán había dejado al menos 23 muertos y tres desaparecidos en Haití, y cuatro fallecidos en República Dominicana, países que comparten la isla La Española, lo que llevó a las autoridades haitianas a postergar las elecciones presidenciales y legislativas convocadas para el domingo.

Estado de catástrofe en Haití

El Gobierno de Haití declaró el estado de catástrofe por los daños causados por Matthew, que según las informaciones oficiales, ha dejado al menos 264 muertos, aunque se teme que las víctimas fatales aumenten.

Una evaluación parcial de los daños ocasionados por el ciclón, indica que más de 20,000 viviendas resultaron severamente afectadas, de acuerdo con los datos suministrados por el funcionario.

En una rueda de prensa junto al presidente interino, Jocelerme Privert, y el primer ministro, Enex Jean Charles, Joseph afirmó que el fenómeno causó una “catástrofe” en el sur, y que las informaciones de las que disponen son parciales porque en algunas zonas de esa región no hay comunicación.

Por su lado, Privert aseguró que a partir de ahora los ministros saldrán por todo el país para asistir a los afectados.

“Mi corazón está con todas las víctimas. Queremos decir a las víctimas que el Gobierno hará todo lo que pueda para asistirlas”, aseguró.

A su turno, Enex Jean Charles dijo que toda la ayuda internacional que se reciba debe ser coordinada por el Gobierno.

“Invitamos a las organizaciones no gubernamentales y a los países que quieran ayudar a colaborar con nosotros”, concluyó.

El impacto del huracán Matthew en Haití obligó a las autoridades electorales a aplazar los comicios generales que estaban programados para el próximo domingo.

El presidente del Consejo Electoral Provisional (CEP), Leopord Berlanger, dijo en rueda de prensa que “por ahora no podemos garantizar la distribución de los materiales (electorales) en todo el país”, por lo que la próxima semana anunciarán la nueva fecha de los comicios, cruciales para la estabilidad política y social de esta nación.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes, Matthew, que llegó a tener la categoría 5, es el huracán más poderoso que se ha formado en el Atlántico desde Félix, en 2007, que causó más de 130 muertos a su paso por Nicaragua.



JMRS