Internacional - Política

La justicia francesa, "humillada" por Hollande, que denunció su "cobardía"

2016-10-13

En el libro de Gérard Davet y Fabrice Lhomme titulado "Un président ne devrait pas dire...

 

París, 13 oct (EFE).- Unas declaraciones del presidente francés, François Hollande, en las que criticaba la "cobardía" de los magistrados suscitaron hoy la respuesta de éstos, que dijeron sentirse "humillados" y reclamaron más independencia a la justicia.

En la sesión solemne de apertura del año judicial en el Tribunal Supremo, su presidente, Bertrand Louvel, consideró que las palabras de Hollande, que aparecen en un libro de dos periodistas de "Le Monde" elaborado a partir de encuentros con el jefe del Estado que sale hoy a la venta, requieren un cambio de la relación de la Justicia con el Ejecutivo.

"Es ineludible plantear y solucionar sin ambigüedad y sin postura partidista, la cuestión (...) de la real independencia de la autoridad judicial", subrayó Louvel.

Recordó que el predecesor de Hollande en el Elíseo, Nicolas Sarkozy, también los había menospreciado con un comentario en el que calificaba a los magistrados como "guisantes sin sustancia".

"Estas ofensas repetidas plantean un problema institucional", subrayó antes de pedir que la Justicia pueda "emanciparse de la tutela del Ejecutivo", que a su juicio es un fenómeno "de otra época".

En la misma línea, el fiscal general, Jean-Claude Marin, que junto con Louvel fue recibido ayer por Hollande para que aclarara sus críticas, afirmó que ese encuentro no había atenuado "el sentimiento que la magistratura ha sentido frente a una nueva humillación".

Los presidentes y fiscales de los tribunales de apelación del país se sumaron a esa posición y en un comunicado lamentaron los cometarios del jefe del Estado, haciendo notar que no los había desmentido.

La Unión Sindical de Magistrados se mostró también "consternada por este doble discurso" de Hollande, y pidió que el presidente niegue su autoría o se desdiga.

En el libro de Gérard Davet y Fabrice Lhomme titulado "Un président ne devrait pas dire ça..." (un presidente no debería decir esto), Hollande se quejaba de los fiscales y jueces, que "se esconden, juegan a los virtuosos y a los que no les gustan los políticos".

Su ministro de Justicia, Jean-Jacques Urvoas, salió hoy en su defensa con el argumento de que, desde que llegó al Elíseo en 2012, el jefe del Estado no ha tenido contra los magistrados "ni una palabra, todavía menos un insulto, ni un acto ni una demanda para intervenir, para interferir en un procedimiento".

Desde la oposición conservadora, Alain Juppé -favorito en las encuestas para las primarias de la derecha y el centro- consideró las polémicas declaraciones de Hollande sobre los magistrados "de una gravedad extrema".

"Ha incumplido gravemente los deberes de su función y una vez más ha demostrado que no está a la altura de su responsabilidad", comentó Juppé en un comunicado.



JMRS