Artículos

Kellyanne Conway, la estratega de Trump

2016-11-05

La vida de Conway se trastocó en agosto, cuando se convirtió en la tercera jefa de campaña de Trump...

Silvia Ayuso, El País

Un sketch del programa satírico Saturday Night Life (SNL) imaginaba un día de asueto de Kellyanne Conway, la jefa de campaña de Donald Trump. La actriz que imita a la rubia estratega republicana, de 49 años, se levanta feliz y empieza a desayunar con su familia cuando suena su teléfono móvil. La sonrisa se le congela y, en la siguiente imagen, se la ve compareciendo rápidamente en televisión para restarle importancia a la última burrada que ha tuiteado el candidato republicano. Conway vuelve a su día libre pero, poco después, llega otra alerta: Trump ha vuelto a tuitear una barbaridad y tiene que volver a la televisión para controlar daños. Y así hasta ocho veces. “¿Qué quieres que te diga? Pues sí, está loco”, acaba diciendo una descompuesta Conway al final del sketch. La Conway real, experimentada estratega y experta en sondeos, jamás diría algo así ante un micrófono, pero conforme avanza la campaña y se frustran sus intentos de controlar a Trump, la alta responsable republicana se ha mostrado más distanciada de su jefe.

La vida de Conway se trastocó en agosto, cuando se convirtió en la tercera jefa de campaña de Trump y la primera mujer que ocupa ese puesto en una carrera presidencial republicana. Desde entonces, no hay día que no haga una aparición —suelen ser varias— en una —suelen ser muchas— cadenas nacionales de noticias. Es la cara controlada de Trump, la encargada de matizar sus a menudo explosivas declaraciones. Una tarea a menudo frustrante, reconoció en una entrevista.“No es mi responsabilidad quitarle su cuenta de Twitter a un hombre hecho y derecho”, bromeó. Pero sí intentó domar al impredecible candidato. Y, durante algún tiempo, incluso funcionó. Tras su llegada, Trump empezó a ceñirse a los discursos que incluso leía de un teleprompter. Pero la disciplina duró poco. Después del escándalo de sus comentarios misóginos y las críticas de altos republicanos, a mediados de octubre Trump se declaró “liberado de los grilletes”. Desde entonces vuela solo. Conway sigue intentando que no se estrelle.



JMRS