Cultura

Los 10 libros que marcaron 2016

2016-12-14

Esta selección trata de representar el espacio iberoamericano, pero su autor —pese a sus viajes y...

Jorge Carrión, The New York Times

De las obras publicadas este año en nuestro idioma, estos diez libros tal vez no sean los mejores ni los más importantes, pero quizá sean los más significativos. Han sido leídos, comentados, discutidos y difundidos. Han generado comunidad y debate, una de las pocas caras fundamentales del poliedro de la cultura.

Esta selección trata de representar el espacio iberoamericano, pero su autor —pese a sus viajes y redes—, vive para bien o para mal en Barcelona. Acá los lectores encontrarán ficción, poesía, canción, crónica y ensayo, escritos por emergentes y consagrados, pistas, invitaciones, en fin, lecturas.

Bob Dylan
Letras completas
Malpaso

La faja publicitaria lo dice todo: “Premio Nobel de Literatura 2016. Obra lírica completa. 1962-2016”. A estas 1297 páginas de versos sólo les falta la música; pero su lector ideal seguramente la lleve incorporada en su cabeza. Como no es mi caso, esperaré a febrero a que Malpaso publique Crónicas, la colección de destellos en que Dylan examinó su vida contracultural, pues no necesita banda sonora para ser disfrutada. Sobre el significado de este premio Nobel ya escribí en su día. Esa polémica se ha ido apagando, pero la que importa se mantiene viva desde 1965: ¿La traducción de “Like a rolling stone” es ”Como un canto rodado”? ¿En serio?

También te interesarán: un testimonio imprescindible de la música y la cultura de la segunda mitad del siglo XX, M Train (Lumen), de Patti Smith; o un ensayo divulgativo y poético sobre otras músicas, las de las esferas, El universo en tu mano, de Christophe Galfard (Blackie Books).

Svetlana Alexiévich
Últimos testigos. Los niños de la Segunda Guerra Mundial
Debate

Los premios Nobel a veces tienen sentido. Sin él, por ejemplo, difícilmente hubiéramos dispuesto tan rápidamente en castellano de los títulos más emblemáticos de Alexiévich, una cronista mayúscula que construye arquitecturas complejas a partir de decenas de testimonios; o, como se ha definido a sí misma, una historiadora del alma humana -o, al menos, de la soviética. Todos sus libros son igualmente poliédricos y fascinantes, pero Últimos testigos aborda una edad que nos conmueve particularmente: la infancia. Si en la Segunda Guerra Mundial murieron cerca de trece millones de niños, la entrevistadora se encontró en los años ochenta con algunos de los supervivientes de Bielorrusia y recogió su visión coral del desastre. Imprescindible.

También te interesarán: un ensayo en primera persona de Valeria Luiselli sobre la inmigración a los Estados Unidos (en la era de Trump), Los niños perdidos (Sexto Piso); o una novela sin ficción sobre la pervivencia del espíritu nazi en Chile, Sprinters. Los niños de la Colonia Dignidad (Hueders), de Lola Larra.

Rubén Martínez Giráldez
Magistral
Jekyll & Jill

La novela española más discutida –elogiada y vilipendiada a partes iguales– de este 2016 es un alegato en contra de la literatura domesticada, un grito a favor de la posibilidad de gritar, en este mundo nuestro de redes sociales que te invitan amablemente a que no levantes la voz. En la línea del Juan Goytisolo de Reivindicación del conde don Julián, invocando al experimental Ben Marcus, Martínez Giráldez firma un libro incómodo y (realmente) necesario, que obliga a pensar en el español y en la literatura de hoy, ofendiéndonos a todos sin ofender a nadie.

También te interesarán: otra escritora joven que experimenta a partir de materiales de extracciones aparentemente contradictorias, la boliviana Liliana Colanzi, quien acaba de publicar Nuestro mundo muerto (El Cuervo/Almadía); o Marienbad eléctrico (Seix Barral), un tango electrónico y literario que bailan el escritor Enrique Vila-Matas y la artista Dominique Gonzalez-Foerster en las redes del arte contemporáneo.

Lucia Berlin
Manual para mujeres de la limpieza
Alfaguara

Estos relatos son muy buenos. Y desgarrados, eléctricos, alcohólicos, autobiográficos. Y –sobre todo– muy inesperados. No nos esperábamos que existiera una escritora como Berlin. Admirada por Lydia Davis, fue enfermera, señora de la limpieza y profesora de escritura en la cárcel. Recorrió América y fue ambientando sus ficciones viscerales en varios de sus puntos: de Idaho a Santiago de Chile, pasando por Nueva York, El Paso o California. Esta antología esencial, excelentemente traducida por Eugenia Vázquez, abre varias ventanas a una escritora maldita que supo convertir su vida en gran literatura.

También te interesarán: los tensos y exigentes relatos de Mala letra (Anagrama) de Sara Mesa; o esa novela lenta y preciosa sobre la vida como escritura titulada A contraluz (Libros del Asteroide), de Rachel Cusk.

Manuel Vilas
Poesía completa (1980-2015)
Visor

Este libro debería ser leído en todos los institutos de secundaria y en todos los hospitales psiquiátricos. Es un libro de autoayuda disfrazado de antología poética. Tiene dos partes: la primera, que reúne piezas escritas entre 1980 y 2000, es interesante; la segunda, de 2005 hasta antes de ayer, es fundamental. Ésta comienza con Resurrección, el libro que mató al viejo Manuel y creó a Vilas, un experimento de auto-ficción poética sin precedentes en los libros que yo he leído; y termina con El hundimiento, el libro que acaba con Vilas y con todos nosotros. Brutal. Definitivo. Me pregunto cómo volverá a resucitar de sus cenizas quien escribió “Él dijo que te amaba, te inundaba a guasaps”, el mismo que escribió “Ya no me quiere nadie”.

También te interesarán: la antología de poesía española actual titulada La cuarta persona del plural (Vaso Roto), prologada y editada con rigor por Vicente Luis Mora; o la poesía completa de otro autor rabiosamente contemporáneo, el costarricense Luis Chaves (Falso documental, Seix Barral).

Marco Avilés
De dónde venimos los cholos
Seix Barral

Si la literatura debe remover conciencias, la crónica debe vapulearlas. Marco Avilés –uno de los máximos representantes de la revista Etiqueta Negra, tal vez la mayor escuela de periodismo de América Latina– ha agitado las mentes de su país con este libro provocador de prosa seductora. ¿Qué es “un cholo”? ¿Cuántas capas de racismo cubren esa palabra? ¿No somos todos cholos, inmigrantes, mezcla, mestizaje, cócteles más o menos molotov? Para reflejar esa condición, la humana, este libro hibrida el viaje por la geografía de Perú, la entrevista, el perfil y la autobiografía. Particularmente memorables, de hecho, son la introducción y el epílogo, donde el autor, que nació en Los Andes y ahora vive en Estados Unidos, da claves personales para entender su obsesión por el racismo que este libro deconstruye y denuncia.

También te interesarán: un libro escrito por un autor peruano de la misma generación, también afín a Etiqueta Negra, la desafiante novela Nuevos juguetes de la guerra fría (Seix Barral), de Juan Manuel Robles; u otra novela sofisticada que habla de un país todavía más esquizofrénico, la Venezuela del chavismo: The Night (Alfaguara), de Rodrigo Blanco Calderón.

Guy Schraenen
Querido lector. No lea
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

La retrospectiva de Ulises Carrión en el Reina Sofía, que en 2017 podrá verse en el Jumex de Ciudad de México, ha sido uno de los eventos culturales más importantes del año. Y su catálogo es un libro interesantísimo, que culmina la recuperación del Archivo Carrión (Tumbona Ediciones) y completa el muy recomendable ensayo Ulises Carrión, escritor (Ediciones La Bahía), de Javier Maderuelo. Incluye textos de los máximos expertos en el exescritor, curador, artista, librero, archivista, agitador, expatriado, entre otras cosas; y –sobre todo– reproduce la exposición en miniatura, a modo de museo portátil. No solo las fotografías, los dibujos, los folletos o las piezas de arte postal, también un disco con piezas sonoras.

También te interesarán: una novela que mezcla sin complejos literatura y arte contemporáneo, Hermano de hielo (Alpha Decay), de la catalana Alicia Kopf; o los ensayos del gran crítico Boris Groys, Arte en flujo (Caja Negra), que diseccionan temas tan diversos como el activismo artístico, Wikileaks o Google.

María Moreno
Black Out
Penguin Random House

Somos muchos los que consideramos a María Moreno la mejor cronista argentina de todos los tiempos y una de las voces documentales más lúcidas de la lengua –entre otras hipérboles razonables. Con Black Out nos ha sorprendido con una autobiografía etílica. Un libro que habla del tránsito entre el hogar familiar y el bar de los amigos, entre la adolescencia de lectora y la madurez de periodista, entre la ginebra y el whisky. Son cuatro las grandes figuras masculinas que retrata: Miguel Briante, Norberto Soares, Charlie Feiling y Claudio Uriarte. Como el alcohol borra las cronologías, el volumen va y viene por los tiempos con un ritmo de marea. Habla de los mismos problemas políticos y estéticos que Ricardo Piglia en sus diarios. Son lecturas absolutamente complementarias.

También te interesarán: la personal interpretación de Nueva York que firma otro maestro de la crónica, Luc Santé, en Bajos fondos (Libros del K.O.); o las relaciones entre copas y literatura que va inventando Juan Tallón en las prosas exquisitas de Mientras haya bares (Círculo de Tiza)

Sergio del Molino
La España vacía
Turner

Las dos obras literarias españolas que este año han multiplicado más rápidamente los elogios y sus lectores han sido este ensayo personal de Sergio del Molino y la novela Patria (Tusquets) de Fernando Aramburu. Ésta es una ficción galdosiana sobre cuarenta años de historia del País Vasco, en nuestros tiempos de post-conflicto etarra. Aquél es un completo recorrido por la geografía, la historia y las narrativas de la España interior, de la mano de un excelente prosista que sabe ser al mismo tiempo divulgativo, crítico y emocional, en nuestros tiempos de post-crisis económica y social. Ni el problema vasco ni la crisis se han superado, pero es humano buscar alivio en los libros y los españoles somos criaturas de Dios —mientras no se demuestre lo contrario.

También te interesará: otro viaje por el país propio narrado con maestría, el que Alberto Salcedo Ramos ha ido haciendo por etapas a los epicentros de su Colombia, recogido ahora en Viaje al Macondo real y otras crónicas (Pepitas de Calabaza); o El eco de los disparos (Galaxia Gutenberg), un incisivo ensayo de Edurne Portela, con dosis autobiográficas, sobre la violencia vasca y sus representaciones.

Mathias Enard
Brújula
Penguin Random House

El premio Goncourt ha consagrado definitivamente a Enard como uno de los grandes escritores franceses contemporáneos. Brújula es el reverso luminoso de su otra obra mayor, Zona. Si ésta consistía en un monólogo demente por un laberinto a oscuras, en el mismo escenario mediterráneo ahora son las aventuras académicas de un grupo de orientalistas las que tejen y destejen la ficción y el ensayo. Podría haber sido una tesis doctoral, pero es una extraordinaria novela, con una mínima historia de amor que nos mantiene en vilo, no obstante su supuesta pequeñez. Como la mayor parte de su obra, Brújula ha sido traducida por el escritor Robert Juan-Cantavella: este esfuerzo merece ser candidato al Premio Nacional de Traducción.

También te interesarán: el cuarto volumen de Mi lucha, la autobiografía novelada de otro novelista extremadamente ambicioso, Karl Ove Knausgard (Bailando en la oscuridad, Anagrama); o Los cuatro libros (Galaxia Gutenberg), la novela en que Yan Lianke narra la hecatombe que provocó Mao en la China de los años 50.



JMRS