Derechos Humanos

Refugiados y desplazados por conflictos son especialmente vulnerables a trata

2016-12-21

os refugiados y los desplazados internos por conflictos y guerras son especialmente vulnerables a caer víctimas de trata para ser explotados sexual o laboralmente, denuncia un informe de la ONU difundido hoy en Viena.

 

Viena, 21 dic (EFE).- Los refugiados y los desplazados internos por conflictos y guerras son especialmente vulnerables a caer víctimas de trata para ser explotados sexual o laboralmente, denuncia un informe de la ONU difundido hoy en Viena.

"La gente que huye de la guerra y la persecución son particularmente vulnerables a la trata," asegura el director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Yuri Fedotov, en el Informe Global sobre Trata de Personas 2016.

El documento señala que ante la falta de canales legales para emigrar, quienes huyen de conflictos o de persecución no tienen otra opción que recurrir a traficantes que pueden explotarlos fácilmente.

"La necesidad urgente y la presión para irse puede llevarlos a tomar decisiones peligrosas", indica el documento.

La trata consiste en captar y retener a una persona por la fuerza o la coerción, con el fin de explotarla, no sólo con fines laborales o sexuales, sino también para mendigar o, incluso, para el tráfico de órganos.

El informe recuerda que distintos estudios apuntan a que un número creciente de sirios han sido víctimas de trata en Oriente Medio desde que estallara la guerra en su país en 2011.

En Siria existen siete millones de desplazados internos y otros cuatro millones han salido de su país y se encuentran en su mayoría en Estados vecinos como Turquía, Líbano o Jordania.

Otro estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) sostiene que el 7 por ciento de los sirios que participaron en un estudio, que abarcó a un total de 2,300 personas, dijeron que habían sufrido algún tipo de abuso a lo largo de la ruta de los Balcanes en su camino al centro y norte de Europa.

La situación irregular de los refugiados fuera de su país o la caída del imperio de la ley en una zona de conflicto genera una situación de vulnerabilidad que aprovechan las organizaciones criminales para explotar a las víctimas.

Fedotov destacó cómo algunos grupos armados emplean la trata en sus áreas de operación, forzando a mujeres y niñas a casarse o convertirse en esclavas sexuales, y a hombres y niños a trabajos forzados o a ser combatientes.

El informe también denuncia que distintos grupos terroristas como el autodenominado Estado Islámico (EI) o el Frente al Nusra utilizan niños como soldados, algo también extendido en zonas de conflicto de África, donde Boko Haram, otro grupo terrorista, ha forzado a menores a cometer atentados suicidas.

Precisamente ayer el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó su primera resolución con medidas específicas dirigidas a combatir la trata de personas en situaciones de conflicto.

Este texto, impulsado por España, fue adoptado por unanimidad en una sesión presidida por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

La resolución reclama a los Gobiernos toda una serie de acciones para frenar la trata en guerras o en zonas afectadas por el terrorismo y para proteger a las víctimas de estos crímenes, al tiempo que advierte con sanciones de la ONU a los responsables.

La iniciativa española surgió de la constatación de que los conflictos aumentan el riesgo de que haya trata de personas, un delito que grupos armados como el EI o Boko Haram utilizan como arma de guerra y de financiación.

La resolución del Consejo de Seguridad reconoce que las mujeres y niñas son las principales víctimas de estos delitos y recuerda que la trata termina a menudo en explotación y violencia sexual.

Además, afirma que quienes sufren la trata o la violencia sexual a manos de grupos terroristas deben ser clasificados como "víctimas de terrorismo" a la hora de acceder a apoyo oficial, reconocimiento y reparaciones.



JMRS