Migración

La inmigración impulsa la riqueza, no aumenta la desigualdad: FMI

2017-01-09

"Hemos descubierto que la inmigración ha incrementado significativamente el PIB per cápita en...

Jan Strupczewski

BRUSELAS (Reuters) - La inmigración tiene un impacto económico generalmente positivo en los países receptores, pero los beneficios dependen de lo bien que se integren los inmigrantes, dijo el lunes el primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, David Lipton.

En un seminario en Bruselas, Lipton apuntó que las políticas y economías de la migración chocaban entre sí porque, al igual que el comercio, la inmigración creaba ganadores y perdedores y exigía tiempo para que las sociedades y las empresas se adaptaran.

"Hemos descubierto que la inmigración ha incrementado significativamente el PIB per cápita en las economías avanzadas porque los niveles de capacitación impulsan la productividad laboral y porque en algunos lugares la llegada de inmigrantes en edad laboral ayuda a contrarrestar la escasez laboral de los acontecimientos demográficos", dijo Lipton.

"Aunque el primer 10 por ciento es el que más se beneficia, las ganancias de la migración las comparten todos los grupos de ingresos. Además, la desigualdad no se incrementa como resultado de la entrada de inmigrantes a la fuerza laboral", añadió.

"No encontramos efectos negativos significativos en los grupos de ingresos medios o bajos en los países receptores", dijo.

Europa está teniendo dificultades para contener una crisis migratoria que se inició en 2015, cuando más de un millón de personas entraron en el bloque de 28 países desde Oriente Medio y África en busca de seguridad y mejores perspectivas económicas.

La inmigración ha desencadenado una reacción popular negativa en la UE que ha impulsado a partidos de extrema derecha y nacionalistas y ha sido uno de los principales factores de la votación de junio de 2016 en Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea.

"La gente podría dar menor valor a los beneficios económicos de la migración porque no le gustan los cambios sociales y culturales y temen que lleguen inevitablemente con la inmigración", dijo Lipton.

"En segundo lugar, podrían no percibir los beneficios reales que los economistas han mostrado que existen. O en tercer lugar, los economistas podrían no haber resuelto todo. Quizá hay un elemento de verdad en las tres opciones", dijo.

Para que se muestren los beneficios económicos de la migración, los inmigrantes deberían estar bien integrados en los mercados laborales de los países donde hayan entrado.

"Este proceso de integración es crítico si los países quieren asegurar los máximos beneficios económicos de la migración", dijo Lipton.

"Ya sabemos que los europeos del este (...) se han integrado en su mayoría rápidamente. Pero los políticos ahora necesitan un entendimiento más claro de la experiencia de asimilación de refugiados y migrantes de Oriente Medio y África", dijo.



yoselin