Internacional - Política

Multitudinario funeral con toque reivindicativo despide a Rafsanyaní en Irán

2017-01-10

Las autoridades decretaron esta jornada festiva y tres días de luto desde su fallecimiento el...


Teherán, 10 ene (EFE).- Cientos de miles de iraníes dieron hoy su último adiós al expresidente y figura clave de la Revolución Islámica Akbar Hashemí Rafsanyaní durante su funeral en Teherán, que se desarrolló en un ambiente reivindicativo reformista.

Pancartas con el retrato de Rafsanyaní, fallecido el domingo de un infarto a los 82 años, tapizaban la Universidad de Teherán y lo recordaban como un "símbolo de resistencia y paciencia" y como "el amigo veterano de la revolución, del imán Jomeiní y del líder supremo, Alí Jameneí".

Este último fue el encargado de encabezar las honras fúnebres en el centro universitario con la presencia del presidente, Hasán Rohaní, ministros, diputados y miembros de la Asamblea de Expertos y del Consejo del Discernimiento, dos órganos que dirigió Rafsanyaní.

Entretanto, en el exterior tuvo lugar el homenaje póstumo del pueblo al que fue presidente durante dos mandatos consecutivos, entre 1989 y 1997, y gran valedor de los reformistas.

Una multitud de ciudadanos abarrotó desde primera hora de la mañana con fotografías del fallecido las calles aledañas, especialmente la avenida Engelab (Revolución), sobrevolada de tanto en tanto por helicópteros, según pudo constatar Efe.

Por esta calle principal, cortada al tráfico, al igual que un gran perímetro en el centro de Teherán en torno a la universidad, cruzaron en vehículo los familiares de Rafsanyaní, entre ellos su mujer y sus hijos.

También salió por esta zona tras el funeral el cortejo con el ataúd del expresidente, decorado con su turbante de clérigo y ubicado en el techo de un camión, cubierto con una tela negra.

La procesión fúnebre avanzó lentamente entre la multitud en duelo para dirigirse al mausoleo del imán Jomeiní, del que Rafsanyaní fue mano derecha, donde fue enterrado por petición de su familia.

Emotiva fue la llegada de su hija Faezeh Hashemi, quien estuvo seis meses entre rejas por participar en las protestas reformistas de 2009 contra el supuesto fraude electoral que condujo a la reelección del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad.

Su presencia encendió aún más los lemas reivindicativos, ya coreados, del Movimiento Verde, que encabezó las citadas manifestaciones de 2009.

Con la soflama "El testamento de Rafsanyaní: apoyo a Jatamí" los presentes aludieron al expresidente y principal figura reformista del país, Mohamad Jatamí, de quien los medios de comunicación tienen prohibido exhibir su imagen y palabra.

También se recordó en numerosas ocasiones al candidato reformista en las controvertidas presidenciales de 2009, Mir Hosein Musaví, en arresto domiciliario desde 2011, gritando "Ya Hosein, Mir Hosein".

Incluso un joven se acercó en la calle a la vicepresidenta, Masume Ebtekar, para pedir que tomara medidas a favor de Musaví, expresando sus temores sobre el futuro del reformista con la muerte del "grande del sistema (Rafsanyaní)".

La vicepresidenta dijo a Efe que Rafsanyaní fue "un personaje inspirador y muy influyente en el mundo de la política de Irán desde antes de la revolución".

"Fue una persona moderada que fomentó la convergencia de los distintos sectores políticos y la unidad en la sociedad iraní", afirmó Ebtekar, quien también destacó sus intentos por apaciguar las diferencias entre chiíes y suníes y con los países árabes.

Consideró que el aprecio popular a Rafsanyaní se debe a que siempre se mantuvo "fiel a sus ideales y al pueblo" y que, pese a su muerte, su legado seguirá siendo una inspiración para la sociedad iraní y la región.

La mayoría de los congregados no repararon en elogios al expresidente, como la universitaria Paria Zangnh, quien calificó a Rafsanyaní de "un muy buen hombre que hizo un gran trabajo por el pueblo iraní".

"Muchos iraníes le quieren", dijo a Efe la joven, recordando los avances en la construcción de infraestructuras y en el sistema educativo durante sus mandatos.

Además de la Presidencia, Rafsanyaní encabezó entre 2007 y 2011 la todopoderosa Asamblea de Expertos, un órgano entre cuyas atribuciones figura el control, la destitución y la elección del líder supremo.

Las autoridades decretaron esta jornada festiva y tres días de luto desde su fallecimiento el domingo, tiempo en el que se han prodigado los homenajes y las muestras de condolencia, subrayando su papel durante la revolución y su estrecha amistad con el fundador de la República Islámica.

Tanto Jomeiní como Jameneí estaban presentes en algunas de las pancartas junto a Rafsanyaní, al igual que Rohaní, quien tenía en el fallecido un gran aliado, lo que hace temer a los analistas consultados por Efe que con su muerte se rompa el equilibrio político entre conservadores y reformistas. 



yoselin