Internacional - Economía

Esperan repunte de inversiones extranjeras en 2017 tras caída del 13% en 2016

2017-02-01

En general "las actividades de inversiones siguen siendo muy dinámicas, pero también...

Isabel Saco

Ginebra, 1 feb (EFE).- Las inversiones extranjeras directas cayeron un 13 por ciento en 2016, pero la proyección es que se recuperen en torno al 10 por ciento este año, lo que dependerá de cómo se reflejan en la realidad las fuertes incertidumbres actuales en el terreno político y económico, según especialistas de la ONU.

La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) presentó hoy una actualización de sus datos y perspectivas de las inversiones en el mundo, que el año pasado alcanzaron un valor de 1,52 billones de dólares.

En general "las actividades de inversiones siguen siendo muy dinámicas, pero también volátiles. Si vemos los flujos de inversiones a los distintos países vemos oscilaciones tremendas, con altibajos", resumió el director de la División de Inversiones y Empresas de la UNCTAD, James Zhan.

Ello es así en un contexto de debilidad persistente de la economía global y del comercio internacional, así como de crecientes temores sobre eventuales políticas económicas que pueden desalentar las inversiones extranjeras a corto plazo.

Sin embargo, la verdadera atención de los especialistas está puesta en las incertidumbres que afectan el ánimo de los inversores y que Zhan identificó en las medidas que pueda adoptar el nuevo Gobierno de Estados Unidos y el resultado de las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Las citas electorales previstas este año en la Unión Europea, concretamente en Alemania, Francia y Holanda, se agregan a las dudas que se vivirán en los próximos meses.

Los riesgos geopolíticos también representan un gran signo de interrogación en el mundo de los negocios, particularmente en torno al contencioso territorial en el mar de China Meridional y a los conflictos armados en Oriente Medio.

"Hay que tener en mente que cualquier cosa puede suceder y que las personas que deciden las políticas pueden afectar realmente a los flujos mundiales y regionales de inversiones", comentó Zhan.

El informe de la UNCTAD constata una reducción del 9 por ciento (a 872,000 millones de dólares) en los flujos de inversiones hacia las economías desarrolladas en 2016, aunque la caída fue especialmente pronunciada en Europa (un 29 por ciento).

Las economías europeas registraron una fuerte volatilidad en las inversiones, con disminuciones significativas en Bélgica, Holanda, Irlanda y Suiza.

En cambio, las inversiones extranjeras directas al Reino Unido se multiplicaron casi por seis, pasando de 33,000 millones de dólares en 2015 a 179.00 millones en 2016, a pesar del voto popular del pasado junio a favor de la salida de la UE, el llamado "brexit".

Las inversiones que llegaron a España aumentaron algo más del 30 por ciento y alcanzaron los 15,500 millones de dólares.

Estados Unidos a su vez experimentó una leve mejora (6 por ciento) en la entrada de inversiones directas.

Japón y Australia registraron niveles considerables en la recuperación de las inversiones extranjeras.

El grupo de países considerados como "economías en transición" fue el más atractivo para las inversiones extranjeras, que aumentaron un 38 por ciento, con Rusia y Kazajistán como los casos a destacar.

En el mundo en desarrollo, las inversiones extranjeras se contrajeron en un 20 por ciento (a 600,000 millones de dólares) en 2016, por una reducción notable de las fusiones y adquisiciones transfronterizas.

El valor de estas últimas cayó en un 44 por ciento, con una marcada debilidad en Asia y América Latina.

"La recesión económica en Latinoamérica y el Caribe, junto con los bajos precios de materias primas que representan las principales exportaciones de la región, han sido dos factores que han pesado fuertemente en el declive de las inversiones extranjeras directas", del 19 por ciento, según el análisis de la UNCTAD.

Los países más afectados han sido Brasil (de 65,000 a 50,000 millones de 2015 a 2016), Chile (de 16,000 a 11,000 millones) y México (de 33,000 a 26,000 millones).

En Asia, las inversiones extranjeras en general se redujeron en un 22 por ciento, con la excepción de China, donde progresaron un 2,3 por ciento y rompieron un nuevo récord al llegar a 139,000 millones. Las entradas de inversiones en la India bajaron un 5 por ciento. 



yoselin