Nacional - Población

México sale a la calle para decir no a Trump

2017-02-12

La marcha “en defensa de la dignidad, la unidad y la soberanía del pueblo mexicano” tendrá un único...

Jacobo García, El País

El hartazgo de los mexicanos se vestirá hoy de blanco para recorrer las principales calles del país en señal de protesta ante la larga lista de insultos y descalificaciones recibidos por Donald Trump y exigir firmeza al gobierno de Peña Nieto para enfrentar su mayor amenaza.

Bajo la etiqueta #VibraMexico, 20 ciudades, las principales universidades del país, decenas de escritores e intelectuales y 90 organizaciones sociales, desde Amnistía Internacional a Oxfam, se han sumado a la convocatoria que, en el caso de la Ciudad de México, saldrá del Auditorio Nacional y recorrerá la Avenida Reforma hasta el Ángel de la Independencia.

La marcha “en defensa de la dignidad, la unidad y la soberanía del pueblo mexicano” tendrá un único requisito: sin consignas, sin mítines y sin colores partidarios. Solo el himno nacional.

“Nos indigna el trato a México” dijo el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, quien pidió a la población sumarse a la manifestación. Según Graue “la marcha también busca agradecer a las decenas de millones de norteamericanos que se han opuesto a las políticas xenófobas del presidente norteamericano".

Para tener una dimensión de la importancia de la presencia de la Universidad más grande de América Latina, la prensa local recordó estos días que la última vez que un rector de la UNAM participó en una manifestación fue tras la mascre de estudiantes de 1968.

Pero además de un no rotundo a las políticas y declaraciones de Donald Trump, los convocantes incluyen una serie de exigencias gobierno de Enrique Peña Nieto en su errática relación con la nueva administración republicana.

La manifestación pedirá “defender a México y a los mexicanos ante las amenazas de Trump” y que el gobierno de Peña Nieto evite la simulación y asuma “acciones concretas e inmediatas para combatir la pobreza, la desigualdad, la corrupción y la impunidad”.

“Marchar proyecta al mundo una imagen de solidaridad frente a Trump; no marchar proyecta pasividad, indiferencia y hasta cobardía”, escribió en su cuenta de Twitter Enrique Krauze, otro de los activos convocantes.

Tras el ciclónico aterrizaje de Trump, que cuenta en agravios sus días en la Casa Blanca, la sociedad civil ha tomado la iniciativa. Al desconcierto inicial se suma ahora la ira contra un presidente que día sí día también dedica sus ofensas más racistas y desagradables a México y sus emigrantes.

Además de un no rotundo a Trump, los convocantes incluyen exigencias gobierno de Peña Nieto

Incluso cuando quiso hacer un chiste, durante su reciente conversación telefónica con Enrique Peña Nieto, Trump insinuó que enviaría a sus soldados para luchar en México contra los “bad hombres” del sur, añadiendo más tensión a una relación que tiene poco de graciosa.

Al margen de la retórica, desde que hace tres meses Trump ganó las elecciones ha puesto en marcha acciones concretas que han dañado las finanzas y la autoestima. En lo diplomático Trump ha insistido en construir un muro en la frontera entre los dos países. En lo económico, tan solo con un puñado de tuits, ha impedido la creación de miles de puestos de trabajo cuando Ford anunció que suspendía la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí.

Paralelamente ha impuesto una renegociación unilateral el actual tratado de libre comercio que mantenían Canadá, México, y Estados Unidos desde 1994 y desde la bancada republicana hay voces que piden gravar con un 2% las remesas que llegan desde Estados Unidos para pagar el muro.

En lo social México se prepara para una deportación masiva de cientos de miles de mexicanos indocumentados que viven en la ilegalidad en Estados Unidos amenazados por una nueva política migratoria que ha intensificado las redadas en los varios latinos de Los Ángeles.

En la última semana la polémica rodeó la marcha cuando Miranda de Wallace presidente de la asociación ‘Alto al secuestro’ convocó a última hora una marcha paralela, que saldrá desde el Centro Histórico, al entender que la convocada por #VibraMexico es demasiado crítica con el presidente Enrique Peña Nieto. La lamentable sensación de división y protagonismo terminará a las dos de la tarde cuando ambas marchas coincidan en el Ángel de la Independencia.



JMRS