Internacional - Finanzas

Las actas del BCE muestran que sus miembros no están listos para reducir las compras de bonos

2017-02-17

Los miembros de la institución consideraron que era prematuro hablar de una victoria porque la reciente aceleración de la inflación se debió principalmente al encarecimiento de los precios de la energía, por lo que el incremento de los precios podría no s

Tom Fairless, The Wall Street Journal

FRÁNCFORT (EFE Dow Jones)--Los miembros del Banco Central Europeo no vieron margen para la complacencia en su última reunión de política monetaria y acordaron seguir sosteniendo la economía de la región para ayudar a contrarrestar los riesgos políticos presentes en la eurozona y en todo el mundo.

Los últimos indicadores económicos --entre ellos, la cifra de inflación, que se aceleró un 1,8% en enero-- han alentado a Alemania a abogar por que el BCE empiece a retirar su programa de compra de bonos --la llamada expansión cuantitativa--.

Pero, según las actas del encuentro mantenido los días 18 y 19 de enero publicadas el jueves, los responsables de política monetaria pensaron que su trabajo no había terminado.

Si bien hubo algunas señales económicas positivas desde su anterior reunión, los representantes del BCE decidieron que “el panorama general permanecía principalmente igual”, según las actas.

El BCE debería seguir siendo paciente y mostrar una mano firme ante el elevado nivel de incertidumbre, que incluye riesgos políticos a nivel europeo e internacional.

Los miembros de la institución consideraron que era prematuro hablar de una victoria porque la reciente aceleración de la inflación se debió principalmente al encarecimiento de los precios de la energía, por lo que el incremento de los precios podría no sostenerse. El BCE busca lograr una tasa de inflación justo por debajo del 2%, una meta que lleva años sin alcanzar.

“Hubo una opinión bastante generalizada de que todavía no se ha logrado el suficiente progreso hacia la consecución de un incremento duradero y autosuficiente” de la tasa de inflación, muestran las actas.

En la reunión de enero, el presidente del BCE, Mario Draghi, reiteró su compromiso con el programa de compras de bonos hasta finales de este año. Además, advirtió de que no se deben retirar los estímulos hasta que la tasa de inflación haya subido de manera sostenible.

El BCE también anunció en diciembre que empezará a adquirir más bonos con rentabilidad negativa para aumentar la cantidad de activos que puede comprar. Esa decisión podría llevar al banco central a incurrir en pérdidas, indicó Draghi.

Sin embargo, los miembros del banco central decidieron que estas compras deberían ser limitadas para dar prioridad a los bonos cuya rentabilidad supere el nivel de -0,4%, según las actas.



yoselin