Educación

Dueño de universidad en Estados Unidos deberá pagar millonaria indemnización

2017-02-22

A menudo, la universidad prometía falsamente a los estudiantes que podían obtener sus diplomas...


Miami (EU), 21 feb (EFE).- Una corte federal en Florida ordenó a Alejandro Amor, dueño de la universidad FastTrain y condenado en 2016 por usar dinero oficial para cubrir gastos personales, a pagar 22 millones de dólares, informó hoy la Fiscalía.

El tribunal precisó que Amor deberá retribuir 12 millones de dólares por "daños y perjuicios al Estado" y 10 millones más por "daños civiles".

La Fiscalía precisó que Amor defraudó al Departamento de Educación mediante la presentación de documentos falsificados para obtener fondos federales de ayuda estudiantil en relación con estudiantes inelegibles.

En 2015, un jurado halló culpable de varios cargos relacionados con robo al Gobierno federal a Amor, quien según los fiscales usó dinero oficial para pagos de su mansión costera, avión y yate, y un año después fue condenado a ocho años de cárcel.

La Fiscalía del Distrito Sur de Florida aseguró que Amor utilizó dinero federal de ayuda financiera para estudiantes para gastos personales.

Según la Fiscalía, FastTrain admitió estudiantes sin diplomas de secundaria y tramitó de forma fraudulenta ayuda financiera federal para estos estudiantes de bajos ingresos.

Los fiscales precisaron que a partir de 2010 Amor comenzó a reclutar estudiantes en vecindarios de bajos ingresos en los condados Miami-Dade, Broward, Hillsborough, Pinellas y Duval, donde se localizaban siete campus de FastTrain.

Una vez que habían sido procesadas las solicitudes de ayuda federal para estudiantes, millones de dólares en becas Pell y préstamos directos se desembolsaron a las cuentas bancarias de FastTrain, controladas por Alejandro Amor y su esposa, según la Fiscalía.

A menudo, la universidad prometía falsamente a los estudiantes que podían obtener sus diplomas de secundaria o el examen conocido como General Educational Development (GED) para ingreso universitario, y en algunos casos creó diplomas de secundaria ficticios. 



yoselin