Mujeres

Una multitud alza la voz en Argentina contra violencia machista: "Basta ya"

2017-03-08

La multitudinaria manifestación, que arrancó hoy a las 17.00 frente al Congreso y terminó en la...

 

Buenos Aires, 8 mar (EFE).- Varios miles de personas, la mayoría mujeres, volvieron a salir a las calles de Buenos Aires en el Día Internacional de la Mujer para lanzar un grito por la igualdad entre géneros y para exigir el fin de la violencia machista en un país en el que se produce un feminicidio cada 30 horas.

La multitudinaria manifestación, que arrancó hoy a las 17.00 (20.00 GMT) frente al Congreso y terminó en la céntrica Plaza de Mayo, se unió a un reclamo que recorrió las calles de las principales ciudades del mundo, bajo lemas como "Basta ya", "Vivas nos queremos" o "Disculpá las molestias, nos están matando".

Este mediodía, decenas de mujeres salieron de sus trabajos en diferentes puntos del país y pararon durante una hora para unirse al reclamo del 8 de marzo, que este año tuvo especial resonancia en las redes sociales, nexo común de las diferentes movilizaciones que se desarrollaron por todo el mundo.

Poco antes del inicio de la marcha, la plaza del Congreso porteña era un hervidero de color violeta en el que bullían tambores, cánticos y lemas feministas amplificados a través de los altavoces: "Ni una muerta, ni una más, gritemos todas en presencia nacional", cantaba un grupo de chicas.

En el centro de la plaza, un grupo de mujeres vestidas con bolsas de basura destacaba entre la multitud. "Estas bolsas representan a mujeres golpeadas, violadas, asesinadas y tiradas a la basura a la calle. Tratamos de simbolizar a las mujeres que murieron víctimas de la violencia machista", explica a Efe Paula Faedi.

Sólo en 2016, la sociedad argentina asistió a 322 asesinatos de mujeres a manos de un hombre.

Eso al menos reflejan los datos del movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), que arrojan una fatídica ecuación: cada 30 horas una mujer fue asesinada en el país.

Hoy, muchas se vistieron de negro en señal de luto, mientras que varias asociaciones pusieron nombre y rostro a cada número en sus pancartas, como el de Chiara Pérez, la adolescente de 14 años que fue asesinada en 2015 por su novio, con un bebé en el vientre.

Su asesinato se convirtió en icono, desató la indignación de gran parte de la sociedad y movilizó a las mujeres en una histórica y masiva marcha en Buenos Aires que internacionalizó el lema "Ni una menos", que hoy abandera muchas de las manifestaciones en favor de los derechos de la mujer y en contra de la violencia machista.

"La situación de las mujeres es crítica desde hace muchos años", asegura Sol Tiscornia, quien acudió a la movilización de hoy vestida de negro para denunciar la violencia que sufren a diario "todas las mujeres de todas las clases sociales".

Tiscornia denuncia las agresiones machistas, desde la más violenta hasta la más pequeña: "Asesinatos a diario, violaciones múltiples (...). Pero también cosas simples, como cuando las mujeres vuelven a casa y un hombre les grita o el colectivero (conductor de ómnibus) les dice que por qué fueron a la marcha y no a lavar platos".

Para Lizet Aguirre, el reclamo es simple: "Que no nos maten por ser mujeres".

Al caer la tarde, la Plaza de Mayo quedó repleta de manifestantes que asistieron a la lectura del comunicado final, un nuevo grito amplificado por varios miles de personas que resonó en el centro de la ciudad: "Basta ya". 



arturo