Educación

No cambiar modelo condenaba a niños a educación del siglo pasado

2017-03-13

"Mantener la educación sin cambios no era opción, no podíamos condenar a las niños, niñas y...

 

México, 13 mar (EFE).- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, advirtió hoy, en la presentación del nuevo modelo educativo del país, que de no impulsar la transformación en este campo los niños y jóvenes del país estarían "condenados" a una educación del siglo pasado que los llevaría al rezago.

"Mantener la educación sin cambios no era opción, no podíamos condenar a las niños, niñas y jóvenes del siglo XXI a una educación del siglo pasado", señaló el mandatario en la presentación en el Palacio Nacional del nuevo modelo para la educación obligatoria (básica y media superior), que entrará en vigor en el ciclo 2018/19.

El modelo, que busca establecer unos contenidos mínimos en el aprendizaje en los diferentes estados del país, renueva el sistema educativo en base a cinco ejes: el replanteamiento curricular, la escuela como centro del modelo, la formación de los docentes, la inclusión y la equidad, y una mayor gobernanza del sistema educativo.

Rodeado de maestros, expertos, estudiantes y organizaciones civiles y sindicales, Peña Nieto recordó que México tiene "grandes desafíos" y un severo "rezago educativo".

"No haber impulsado la transformación educativa conociendo los problemas que persisten y la urgencia de resolverlas hubiese sido irresponsable, vergonzoso e inmoral", remarcó.

Con este nuevo modelo, cuyos "frutos del cambio" tomarán tiempo y trascenderán su Administración (2012-2018), señaló, se logrará configurar una escuela propia del siglo XXI.

Peña Nieto dijo que el lanzamiento del nuevo modelo educativo es el cierre de una primera etapa dentro de un "gran proceso de transformación" impulsado por la reforma educativa aprobada en 2013 como parte del llamado Pacto por México, que unió a las principales fuerzas políticas del país.

Dicha reforma, que puso fin a privilegios de cúpulas sindicales que cubrían las plazas con base en lealtades políticas, entre otros puntos, fue fuertemente criticada por varios sectores de la sociedad.

Especialmente la Coordinadora Nacional de los Trabajadores (CNTE), que con 200,000 afiliados es muy influyente en regiones como Oaxaca o Chiapas, y piden su derogación por considerar que es punitiva contra los maestros y no contempla particularidades regionales.



arturo