Internet

Alemania planea multar a las redes sociales por los discursos de odio

2017-03-14

El incumplimiento de esta norma podría resultar en la imposición de una multa de hasta cinco...


BERLÍN (Reuters) - El ministro de Justicia de Alemania, Heiko Maas, presentó el martes un borrador de ley por el que redes sociales como Facebook tendrán que eliminar los contenidos difamatorios o amenazadores publicados en internet o se enfrentarán a multas de hasta 50 millones de euros.

"Este (borrador de ley) propone estándares vinculantes para la manera en que los operadores de redes sociales tratan las reclamaciones y les obliga a eliminar el contenido delictivo", dijo Maas a través un comunicado en el que anunciaba sus planes.

El incumplimiento de esta norma podría resultar en la imposición de una multa de hasta cinco millones de euros para el individuo considerado responsable de la empresa en Alemania y de hasta 50 millones de euros para la propia organización, dijo el titular de Justicia.

En 2015, Alemania presionó a Facebook, Twitter y YouTube -propiedad de Google- para que se adhirieran a un código de conducta que incluye la promesa de eliminar el discurso del odio de sus páginas web en el plazo de 24 horas.

El nuevo proyecto de ley convierte esto en una obligación legal de eliminar el contenido ilegal, así como de informar regularmente sobre el volumen de quejas presentadas y facilitar el que los usuarios denuncien el contenido ofensivo.

No fue posible contactar de forma inmediata con Facebook, Google y Twitter para obtener declaraciones respecto al borrador de ley, parte de cuyo contenido había sido indicado previamente.

Alemania ya cuenta con una de las leyes sobre discurso del odio más duras del mundo que abarca la difamación, la calumnia, la incitación pública a perpetrar delitos y las amenazas de violencia. El Gobierno tiene la intención de actualizar estas leyes a la era de las redes sociales.

Maas y otros miembros de la coalición gobernante liderada por la canciller conservadora Angela Merkel han pedido que las redes sociales sean sometidas a estándares más estrictos, como los exigidos a los medios de comunicación, en lugar de a las reglas más laxas que se aplican a las operadoras de telecomunicaciones.

La cuestión se enmarca en un debate que se prolonga ya más de una década sobre si las plataformas de redes sociales deberían tener mayor responsabilidad sobre el contenido compartido por sus usuarios, ya que las redes sociales se han convertido en una importante fuente de noticias e información.

En Alemania, el asunto ha adquirido mayor urgencia a raíz de la preocupación el establishment político del país por la difusión de noticias falsas y contenido racista en las redes sociales, a menudo en contra de los más de un millón de migrantes y refugiados que han llegado en los dos últimos años, un tema que podría inclinar la balanza de la opinión pública en las elecciones que se celebrarán este año.



yoselin