Derechos Humanos

Desesperación, frustración y desesperanza en urbe sitiada siria

2017-03-16

La noche del día 14, un convoy del CICR, la Media Luna Roja Siria y la ONU accedió a Madaya para...

 

El Cairo, 16 mar (EFE).- Desesperación, frustración y desesperanza es lo que han encontrado los equipos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en la ciudad sitiada siria de Madaya, dijo hoy a Efe la portavoz del organismo en el país árabe, Ingy Sedky.

"Lo vi especialmente en las madres con las que me encontré, es difícil de describir", reflexionó Sedky en un correo electrónico, tras abandonar la madrugada del miércoles esa población, situada al noroeste de Damasco.

La noche del día 14, un convoy del CICR, la Media Luna Roja Siria y la ONU accedió a Madaya para repartir medicinas y alimentos, entre otros, en la primera caravana humanitaria que entra en esta población desde noviembre pasado.

Sedky señaló que las madres de Madaya solo quieren que se ponga fin a su sufrimiento como sea, "están extremadamente ansiosas por sus hijos".

"Una madre estaba gritando y rogando, porque su hija pequeña estaba muy enferma y no sabía qué hacer -detalló.- Otra solo esperaba algo de comida adecuada: Unas verduras, frutas o proteínas para sus dos hijas, que estaban pálidas y temblorosas por el frío gélido".

Para la portavoz del CICR, "lo peor es cuando ves todas esas lágrimas de desesperanza en los ojos de las madres y no sabes qué hacer".

Sedky también habló con algunos niños de Madaya que le dijeron que soñaban con poder comer huevos, galletas o beber leche, ya que son productos que no se encuentran en la población, ni en otras zonas asediadas.

"Nada está en nuestra mano como (trabajadores) humanitarios, lo único que podemos hacer a nuestro nivel es traer algo de ayuda que puede hacer que sobrevivan por un tiempo", lamentó Sedky, quien recordó que ni siquiera ellos mismos saben cuándo podrán regresar.

En ese sentido, se quejó de que el envío de ayuda a Madaya, así como a los pueblos sitiados de mayoría chíí de Fua y Kefraya, en el norte sirio, "ha sido inconsistente, con un intervalo de cuatro e incluso seis meses entre un convoy y otro. Definitivamente, está por debajo del mínimo".

Madaya es una localidad del norte de Damasco rodeada por los efectivos gubernamentales sirios y el grupo chií libanés Hizbulá desde julio de 2015.

Esta ciudad, donde hay unas 40,000 personas atrapadas, se hizo conocida a principios de 2016 cuando dieron la vuelta al mundo unas fotografías hechas por activistas que mostraron bebés y civiles con desnutrición grave. De hecho, decenas de personas han muerto en esta ciudad por inanición.

La guerra siria cumplió ayer seis años, en los que más de 321,000 personas han muerto, según el recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con datos de la ONU, unos 650,000 sirios viven en trece áreas asediadas y necesitan urgentemente asistencia.



yoselin