Internacional - Población

Capital de Perú afronta desbordes por efectos de El Niño

2017-03-17

La zona más golpeada es la costa norte del Pacífico, donde miles de hectáreas de campos de cultivo...

 

LIMA (AP) — Pobladores del este de Lima se aferraban a una soga para cruzar una calle por donde el río Rímac, el más importante de la capital, se desbordó durante la madrugada del viernes en una muestra de los efectos de las inusuales lluvias que azotan a la costa del Pacífico peruano y han provocado decenas de aludes y la destrucción de casas y carreteras.

Los vecinos del pueblo limeño de Huachipa, donde viven más de 65,000 personas, no podían salir a sus trabajos y otros que laboran por la noche no podían retornar a sus casas porque las aguas del Rímac fluían por sus calles con potencia arrastrando piedras y bastones de madera. Muchos colocaron bolsas con arena para proteger sus viviendas. "No hay manera de pasar, hay bastante gente que está queriendo pasar para que se trasladen a sus casas", dijo a The Associated Press el poblador Henry Obando.

El gobierno evalúa declarar el estado de emergencia nacional para poder enfrentar con mayores recursos económicos los efectos del fenómeno climático de El Niño que en lo que va del año ha provocado 62 muertos, 18 desaparecidos, más de 550,000 afectados, ha dañado 115,000 viviendas, destruido 1.231 kilómetros de carreteras y colapsado 117 puentes.

Las fuerzas de seguridad trasladaron desde la Amazonía helicópteros de la embajada de Estados Unidos en Lima, que se usan para erradicar los cultivos de hoja de coca, y otros helicópteros de las fuerzas armadas para ayudar en las operaciones de rescate de personas y traslado de víveres en la costa norte de Perú.

El economista principal del BBVA Research Francisco Grippa dijo al diario Gestión que el fenómeno climático modificará el Producto Bruto Interno peruano de marzo debido a que Lima -que genera entre 45% y 50% del PBI- está siendo afectada. Los transportistas afirman que pierden 10 millones de dólares diarios por las carreteras interrumpidas.

Los gobiernos de Colombia y Chile se solidarizaron con Perú y se mostraron dispuestos a ayudar ante alguna solicitud de colaboración.

La zona más golpeada es la costa norte del Pacífico, donde miles de hectáreas de campos de cultivo quedaron destruidas y se inundaron hasta los cementerios.

Los expertos climatológicos anunciaron que las lluvias continuarían al menos por otras dos semanas. El comité multisectorial encargado del estudio de El Niño explicó a inicios de marzo que las lluvias en la costa norte del Pacífico se producen por efecto de las altas temperaturas marinas y condiciones atmosféricas favorables.



arturo