Diagnóstico Político

Un político de izquierda sacude la carrera presidencial de Francia

2017-04-19

"¡Maestros de la tierra, tienen ustedes una buena razón para sentirse incómodos!", gritó...

Adam Nossiter, The New York Times

Es un hombre que le provoca escalofríos a los bancos, los empresarios y la burguesía. Un hombre que ha subido rápidamente en las encuestas, amenazando a los principales contendores por la presidencia de Francia cuando solo faltan pocos días para la primera ronda electoral. Un hombre que, aunque pasó meses opacado por los dos favoritos, convirtió las elecciones en una justa de cuatro candidatos.

Ese hombre es Jean-Luc Mélenchon, admirador de Fidel Castro y Hugo Chávez, enemigo jurado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de las altas finanzas, y candidato de su propio movimiento llamado Francia Insumisa, una agrupación que se ha ganado la predilección de decenas de miles de franceses que acuden a sus eventos. Como sucedió el domingo pasado en Toulouse, ciudad donde los simpatizantes acudieron en masa para escuchar al veterano político que les ofreció una dosis del anticuado discurso de Robin Hood: la retórica revolucionaria.

El discurso, pronunciado con frías expresiones anticapitalistas y salpicado de abstracciones filosóficas, lo ha puesto muy cerca de ganar un puesto para la segunda vuelta electoral del 7 de mayo. Sus asesores lo describen como una especie de Bernie Sanders francés. Pero, a diferencia del senador estadounidense, ningún partido grande obstaculiza las aspiraciones presidenciales de Mélenchon.

“¡Maestros de la tierra, tienen ustedes una buena razón para sentirse incómodos!”, gritó Mélenchon ante el público alegre y juvenil del domingo, mientras alzaba el puño y se paseaba de un lado a otro del escenario. “Deben existir salarios decentes”, gritó Mélenchón. “¡Es por eso que el salario mínimo debe subir!”.

Si este veterano de la política francesa —empezó como un joven senador socialista en 1986— sigue ascendiendo, la elección podría terminar siendo una contienda entre dos candidatos radicales. Tanto Mélenchon como Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional, un partido de derecha, prometen cambios radicales como sacar al país de la Unión Europea, cambiar las normas presupuestarias y de déficit e inyectar grandes dosis de gasto público.

La perspectiva de una contienda Mélenchón-Le Pen, ya no parece imposible. En las encuestas recientes, Mélenchón se ubica muy cerca de Le Pen y su rival más cercano, Emmanuel Macron.



yoselin