Religión

La pequeña minoría católica de Egipto espera al papa Francisco con ilusión

2017-04-27

Por su parte, la también griega-católica Yosian Hakim, que fue bautizada en San Cirilo y acude...

Francesca Cicardi

El Cairo, 27 abr (EFE).- El viaje del papa Francisco a Egipto a finales de esta semana ha levantado una gran expectativa entre los católicos del país, que son una diminuta minoría en la tierra del Nilo -0,3%- y que espera con especial ilusión el mensaje y respaldo del pontífice.

Esta es la segunda visita de un papa a Egipto, después de que Juan Pablo II acudiera en el año 2000, y cobra especial importancia después de los atentados del pasado Domingo de Ramos contra dos templos de la comunidad copta ortodoxa, en los que fallecieron casi 50 personas.

"Estamos contentos de que venga a visitarnos a El Cairo en este momento, a pesar de los acontecimientos que han tenido lugar. Teníamos miedo de que cancelara la visita, pero al final va a venir y nos va a apoyar", asegura Rafic Shehata, un hombre de más de 50 años que pertenece a una de las siete Iglesias católicas de Egipto.

A las puertas del templo griego-católico de San Cirilo, en el acomodado barrio de Heliopolis, en el noreste de la capital, Shehata asegura que el papa trae un mensaje para todos los egipcios y árabes de Oriente Medio, y no sólo para la minoría cristiana.

Por su parte, la también griega-católica Yosian Hakim, que fue bautizada en San Cirilo y acude todos los domingos a misa en esta pequeña iglesia donde aún se tocan las campañas de forma manual, destaca que "significa mucho" para los egipcios católicos que el papa acuda al país.

"Está apoyando que este país es seguro y que está de alguna forma protegido por Jesús", añade, explicando que la sagrada familia buscó refugio en Egipto y que esta es considerada también "tierra santa".

Nada Zeynoun, una joven católica maronita de origen libanés, explica a Efe por teléfono que, además de lanzar un mensaje relativo a la seguridad, la visita del papa hace sentir a los 300,000 seguidores de la Iglesia de Roma que no son "una minoría".

Por su parte, el portavoz de la asamblea que reúne las Iglesias católicas de Egipto, Rafic Greiche, aseguró que el hecho de que Francisco venga a Egipto es un mensaje "muy fuerte" para los fieles.

"El papa no es sólo para las grandes comunidades sino también para las minorías", destacó en una entrevista con Efe en su despacho, donde hay fotografías de la visita de Juan Pablo II, así como del más reciente encuentro del presidente Abdelfatah al Sisi con Francisco en el Vaticano (noviembre de 2014).

El padre Greiche destaca que el pontífice viene a decirle a los cristianos: "no tengáis miedo".

"Será bonito ver al papa en nuestro país y con nuestra gente, y que se reúna con los representantes políticos y religiosos" de los credos que conviven en Egipto, añade.

De los más de 90 millones de egipcios, en su mayoría musulmanes suníes, los cristianos ortodoxos constituyen entre el 10 y el 14%, pero los católicos representan tan sólo el 0,3%, según datos de la Santa Sede. La gran mayoría pertenece a la Iglesia copta católica, originaria de Egipto, fundada en Alejandría a finales del S.XIX y que cuenta actualmente con unos 220,000 fieles.

Los demás, proceden de comunidades católicas de Oriente Medio y el este del Mediterráneo -como los maronitas del Líbano, los caldeos de Irak y los armenios-, asentados en Egipto desde hace algunas generaciones.

Cada Iglesia es independiente, pero colaboran en una asamblea que reúne a sus patriarcas y obispos, y obedecen a Roma, aunque se diferencian, entre otras cosas, en que sus curas pueden casarse si lo desean.

El padre Greiche destaca que, a pesar de que la Iglesia católica es muy pequeña en Egipto, tiene un gran número de instituciones: más de 170 escuelas, así como hospitales y clínicas, seminarios, centros de formación y culturales, medios de comunicación, además de los monasterios y templos.

"Es una Iglesia pastoral pero también misionera", detalla el representante, mientras da instrucciones por teléfono para la selección de los feligreses que podrán asistir a la misa que oficiará Francisco el próximo sábado en un estadio de El Cairo.

Nadine Imad, católica del rito latino de 25 años, espera poder ver al papa por primera vez en su vida: "Los ortodoxos siempre tienen a su papa, pero el católico está fuera de nuestro alcance, (por ello) esta visita nos hace sentir que no está tan lejos y que formamos parte de la comunidad (católica)".

"Es un paso muy importante que venga a Egipto después de los atentados y va a traer un mensaje muy claro de paz en todo Oriente Medio", donde los cristianos están especialmente perseguidos por el grupo terrorista Estado Islámico en Siria y en Irak.

En Egipto, los yihadistas han perpetrado tres sangrientos ataques suicidas contra iglesias coptas en los pasados cuatro meses.



yoselin