Editorial

Maduro debe liberar a Leopoldo López

2017-05-09

Con una cruel ironía, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes de Maduro, ha tratado de detener...

Editorial, El Mundo

El derribo de una estatua de Hugo Chávez en la ciudad de Villa del Rosario (Estado de Zulia, Venezuela) durante una violenta protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro se ha convertido este fin de semana en la mejor metáfora de la agonía que vive el chavismo. En lugar de aceptar su debilidad y permitir que los venezolanos puedan pasar página con unas elecciones limpias y transparentes, en el último mes, el régimen ha redoblado la represión que ejerce sobre la oposición en un intento a la desesperada por perpetuarse en el poder.

Ese revanchismo se ha llevado al extremo con Leopoldo López, la figura que mejor encarna el sufrimiento del pueblo venezolano. Desde hace más de un mes, la familia del líder opositor encarcelado en una prisión militar desconoce su paradero.La preocupación por él es máxima después de que esta semana se hayan difundido varios mensajes sobre su delicado estado de salud, que podría ser tan grave como para haber forzado su traslado a un hospital militar, según alertó el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en su cuenta de Twitter.

Con una cruel ironía, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes de Maduro, ha tratado de detener estos rumores desde su programa propagandístico que emite la televisión estatal venezolana. Cabello aseguró que «el monstruo de Ramo Verde», como llaman los chavistas a López, «está en su cueva, metido, como debe ser los próximos 13 años». Para tratar de demostrarlo difundió un vídeo en el que supuestamente López daba «fe de vida» con un mensaje para su familia.

Sin embargo, la hermana y el padre de López ponen en duda la autenticidad de esa prueba y este viernes anunciaron en Madrid una demanda para pedir a la Justicia española la protección de los derechos fundamentales del preso político tras 36 días de aislamiento total.

España no debe escatimar esfuerzos en ayudar a la familia de López. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se refirió ayer a la situación crítica que se vive en su país y reclamó «democracia, libertad, derechos humanos, Estado de derecho, que no haya presos políticos y que se convoquen elecciones democráticas y limpias». Rajoy pronunció estas palabras durante un acto de partido en el que algunas personas portaban carteles en los que se podía leer «SOS Venezuela».

Más allá de la retórica, la delicada situación en la que se encuentra López exige determinación. No podemos olvidar que estamos hablando de un preso político que fue encarcelado tras encabezar unas manifestaciones en 2014 y condenado un año después en un juicio sin garantías en el que se le acusó culpable de incitación pública a la violencia. Su detención ha sido denunciada por la ONU y diversas organizaciones de derechos humanos. Y no contentos con eso, Maduro y Cabello están permitiendo que López reciba un trato inhumano y aberrante en prisión.

Desde este periódico, no sólo exigimos a Venezuela su liberación.También reclamamos al Gobierno español que extreme las medidas de presión diplomáticas para movilizar a la comunidad internacional con el objetivo de obligar a Maduro a poner el libertad a López.Con él, debería salir de prisión el más de un centenar de presos políticos que, como Leopoldo López, están encarcelados por tratar de expresar y defender sus ideas con libertad en Venezuela.



yoselin