Internacional - Política

Prohibir apoyo a Lula es fallo típico de Estado de excepción, afirman

2017-05-09

Se valen de todos los artificios para intimidar y desmovilizar al campo popular y democrático,...

 

Brasilia, 9 may (PL) La decisión de una jueza de Curitiba de prohibir la instalación de campamentos para impedir el respaldo popular al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva es típica de un Estado de excepción, afirmó hoy Raimundo Bonfim.

Coordinador del Frente Brasil Popular, Bonfim aseguró que a pesar de ese fallo mantenemos el mismo compromiso de movilizar a nuestros militantes en defensa de la democracia y de la libertad, y en apoyo y solidaridad al expresidente Lula.

El mandato de la jueza Diele Denardin Zydek, valoró, es una tentativa de desmovilizar las manifestaciones previstas para mañana en Curitiba, donde por primera vez Lula encarará al juez federal Sergio Moro en el ámbito de la operación anticorrupción Lava Jato.

Se valen de todos los artificios para intimidar y desmovilizar al campo popular y democrático, denunció Bonfim en declaraciones amplificadas por la Red Brasil Actual, la cual anunció que miembros de la Defensoría Pública de Paraná presentaron un habeas corpus colectivo pidiendo la revocación de la orden dada por Denardin Zydek.

El propio medio recordó que la jueza sustituta posteó en diversas ocasiones en su página de Facebook mensajes contra Lula, e incluso catalogó su nombramiento como ministro jefe de la Casa Civil, hecho por la depuesta presidenta constitucional Dilma Rousseff, como una maniobra criminal.

La víspera, la defensa de Lula presentó también un habeas corpus pidiendo la suspensión temporal del proceso ante la imposibilidad de analizar los documentos que fueron agregados a la causa por vía digital entre el 28 de abril y el 2 de mayo, los cuales habían sido solicitados en octubre del pasado año.

Los datos entregados ahora suman 5,42 gigabytes y fueron agregados a la causa sin índice y de forma desorganizada. Hay cerca de cinco mil documentos (técnicos, jurídicos y de negocios), con un número estimado de alrededor de 100 mil páginas, detallaron los abogados defensores.

Explicaron, además, que Moro denegó la solicitud de un plazo adicional para estudiar la voluminosa documentación y también la entrega de la otra parte de los legajos pendientes de revisión.

El propio juez federal de Curitiba, quien maneja a su antojo los hilos de Lava Jato, resolvió este lunes prohibir a la defensa de Lula grabar su interrogatorio, alegando que, con ello, pretendían transformar el acto en un evento político-partidario, absolutamente ajenos al propósito del proceso.

 



yoselin