Automotriz

Los accionistas acusan a Volkswagen de "malgastar" su confianza

2017-05-10

El presidente de la compañía, Matthias Müller, se ha defendido ante alrededor de 3,000...

 

El fondo DekaInvestment se ha pronunciado con críticas masivas a la dirección de Volkswagen durante la junta de accionistas que ha tenido lugar hoy en Hannover. El escándalo por el trucaje de los motores diésel y la gestión que la directiva ha hecho de la crisis “impide recuperar la confianza en los ejecutivos”, ha dicho su portavoz Andreas Thomae, que lamentaba especialmente que el consorcio no les haya informado puntualmente sobre los resultados de la investigación llevada a cabo por Jones Day en EU “Que ese informe permanezca todavía en secreto permite sospechar que no les han gustado sus conclusiones, pero esa no es razón para no suministrar información que consideramos relevante”, se ha quejado.

Thmae ha exigido al consejo de administración que considere indemnizaciones por daños a los accionistas, perjudicados por el hecho de que la anterior directiva supo de las manipulaciones mucho antes de que estallase el escándalo y no informasen ni reaccionasen a tiempo. “El señor Hans Dieter Pötsch tenía el deber y la responsabilidad, pero no hizo más que malgastar nuestra confianza”, ha defendido, asegurando que seguirán adelante con las querellas por daños presentadas desde el año pasado y que, según el recuento del Tribunal Superior de Braunshcweig, superan las 1,500 y superan una reivindicación de 22,6 millones de euros.

El presidente de la compañía, Matthias Müller, se ha defendido ante alrededor de 3,000 enfadados accionistas alegando que el Ministerio de Justicia de EU ha hecho públicos sus informes y que estos contienen las conclusiones de la investigación externa encargada a Jones Day. El presidente del consejo de vigilancia, Pötsch, ha plantado cara a las queJas explicando que “para decirlo claramente, no hay un informe por escrito con las conclusiones de Jones Day y por tanto no podemos publicarlo”, añadiendo que, por motivos legales, la directiva no puede abordar semejante publicación de datos, pero ninguno de los dos ha conseguido calmar las aguas.

El asesor de los accionistas indignados, Hermes EOS, ha exigido una nueva investigación independiente que satisfaga las necesidades de los inversores. “Creemos que Volkswagen no ha enfrentado el problema de forma sistemática”, ha denunciado su portavoz Hans-Christoph Hirt, para quien resulta sospechoso que miembros de la directiva que ya estaban ahí durante la gestación de la crisis adopten ahora papeles de bloqueo de datos. Hirt desearía más movimientos en la directiva y un programa de compensaciones que la empresa por ahora no contempla.

Esta es la segunda vez que los responsables de Volkswagen se ven las caras con los accionistas desde que estalló el escándalo y la asamblea ha sido tanto o más tensa que la anterior. Hans-Dieter Pötsch, responsable de Finanzas del grupo hasta la debacle y después al frente del consejo de control, pide confianza y traspasa las demandas de daños y perjuicios a otros miembros del directorio que ya no forma parte de la empresa. Además rechaza las acusaciones de que se informó demasiado tarde a los mercados financieros sobre el estallido inminente de la crisis basándose en tesos de la Fiscalía, que tiene en la mira a Martin Winterkorn, ex jefe del directorio, y Herbert Diess, jefe de marca.

Para tratar de ganar sus voluntades, la directiva ha optado por elevar el dividendo, que tras el estallido de la crisis pasó de pagar 4,8 euros por acción en 2015 a apenas 0,11 euros por acción el pasado año, es decir, un recorte de casi un 98%. El próximo 15 de mayo, sin embargo, pagará 2 euros por acción, lo que implica un incremento de más de un 1,700% con respecto a la entrega anterior. La automovilística suele realizar un solo pago al año y este rentará, a precios actuales, un 1,4%. A pesar del notable incremento que va a realizar para el dividendo de mayo, aún está lejos de las cifras de los últimos años, ya que para encontrar una entrega inferior a los 2 euros hay que retroceder hasta 2010, cuando fue de 1,6 euros. Los ejercicios más atractivos para los accionistas fueron entre 2012 y 2015, años en los que distribuyó entre 2,2 y 4,8 euros. La empresa estima que para 2019 alcanzará los 4,5 euros y dentro de tres años las previsiones apuntan a una cantidad de 6,7 euros por acción.

Pero ni estas previsiones de dividendo ni las últimas cifras de ventas parecen capaces de aplacar la ira de los accionistas. La marca Volkswagen, la principal del grupo VW, redujo las ventas en los cuatro primeros meses del año un 1,4 %, hasta 1.908,900 unidades, por la caída en Europa, especialmente en Alemania, en Brasil y en China. El director de Ventas de la marca VW, Jürgen Stackmann, ha explicado que este retroceso se debió a que en este periodo hubo dos días de trabajo menos por la celebración de la Pascua en abril y que la actualización del Golf en Europa occidental también contribuyó al descenso de las ventas.



yoselin