Migración

La inmigrante mexicana que se refugiaba en una iglesia obtiene un permiso de residencia hasta 2019

2017-05-12

La mexicana, que el mes pasado fue nombrada una de las 100 personas más influyentes por la revista...

Nicolás Alonso, The New York Times

Jeanette Vizguerra, la inmigrante mexicana indocumentada que durante tres meses se ha refugiado en una iglesia de Denver (Colorado), ha obtenido este viernes un permiso para permanecer en Estados Unidos hasta 2019. Vizguerra decidió pedir asilo en el centro religioso al ser citada por la policía de inmigración (ICE, por sus siglas en inglés) a los pocos días de la llegada al poder de Donald Trump, cuya medidas han promovido las deportaciones masivas.

La mexicana, que el mes pasado fue nombrada una de las 100 personas más influyentes por la revista Time, es un reflejo de la “resistencia” a la dureza de la Casa Blanca ante los indocumentados. “Sigo luchando por todos esos padres y madres que están pasando por la misma situación que yo”, afirmó Vizguerra a su salida de la First Baptist Church, donde pasó 86 días sin poder ver a sus hijos.

Su petición para extender la residencia en EE UU fue aprobada por una normativa federal que provee dos años más de estancia en casos particulares. Varios congresistas y senadores por el Estado de Colorado apoyaron la causa de Vizguerra en el Congreso estadounidense, según informaron sus abogados.

Vestida con una camiseta con el lema “Mantengan a las familias unidas”, Vizguerra calificó la noticia de “milagro”, pero insistió en que su situación no es única y se deben apoyar a las decenas de personas que atraviesan lo mismo. La mexicana, e 45 años, vive en EE UU indocumentada desde hace 20.

Desde la llegada de Trump, inmigrantes indocumentados han buscado refugio en centros religiosos. Aunque no es ilegal, los agentes de ICE prefieren no entrar en este tipo de recintos ya que afectaría negativamente a la imagen de la agencia, según expertos.

La historia de Vizguerra es una de éxito, al menos temporal. Pero muchos no han tenido la misma suerte. Esta misma semana, el Gobierno anunció que al menos 280 de los más de mil detenidos por crímenes en los primeros meses de Trump lo fueron por faltas administrativas en su estatus migratorio. Las cifras revelan que, pese a que las autoridades afirmaron priorizar las detenciones y deportaciones de aquellos que hayan cometido delitos, la realidad es diferente de la teoría. Según The Guardian, la Administración del republicano ya deportó entre enero y febrero a más de 35,000 personas. Se estima que en EE UU hay 11 millones de indocumentado.



arturo