Tras Bambalinas

Bajo la alfombra del Brexit 

2017-06-08

Después de tres atentados en todo el territorio nacional en las últimas 10 semanas, y a tan sólo...

ALBERTO MUÑOZ / El Mundo

Más allá del omnipresente Brexit, que domina todas las tertulias, las informaciones y la imagen que se tiene del país por todo el mundo desde hace más de un año, el desmantelamiento de los servicios públicos está llevando al Reino Unido a una situación crítica en todos sus frentes: enfermeras a las que les cuesta llegar a fin de mes, niños que tienen que barrer sus escuelas, recortes policiales a pesar del terrorismo...

Tanto es así que el líder laborista, Jeremy Corbyn, decidió enfocar su estrategia para las elecciones generales anticipadas que se celebran hoy no en cómo debía llevarse a cabo la salida de la Unión Europea sino en la recuperación de los servicios públicos.

Después de tres atentados en todo el territorio nacional en las últimas 10 semanas, y a tan sólo unas horas de las decisivas votaciones que May esperaba que le diesen más poder para negociar el "Brexit", uno de los focos se encuentra ahora mismo en dirimir quién tiene la responsabilidad por los recortes policiales que han llevado a que 20,000 oficiales hayan perdido su empleo en Inglaterra y Gales en los últimos siete años.

También desde 2010, justo cuando Theresa May entró como ministra del Interior en el Gobierno conservador de David Cameron, la cifra de personas que duermen en la calle se ha duplicado a lo largo de todo el país. "Los recortes en las ayudas sociales han tenido un impacto significativo en el número de gente que se encuentra en situación de pobreza, pero también lo ha tenido el aumento del precio de la vivienda, de la comida, del petróleo, los bajos salarios, los contratos precarios...", explica en EL MUNDO Chris Bagley, portavoz de Greater Manchester Poverty Action, que trabaja en una región en la que las personas sin hogar se han multiplicado por nueve en los últimos años. "Estamos preocupados por el número de personas que aun teniendo trabajo también se encuentran en dificultades", añade.

Algunos de ellos son los 6,500 enfermeros que tienen que acudir a los bancos de alimentos para poder llegar a fin de mes y que se han convertido en el gran ejemplo de cómo el Sistema Nacional de Salud (NHS), considerado tradicionalmente de los mejores del mundo, se está desmantelando. Después de que desde 2010 el salario de los enfermeros británicos se haya visto recortado un 14%, según denuncia el Royal College of Nursing, el colectivo irá por primera vez en su historia a la huelga este mismo verano. La situación, según los órganos de dirección de algunos hospitales, está forzando a los enfermeros a abandonar el sistema sanitario para entrar a trabajar en supermercados. "Hay algunos puestos del Aldi o del Tesco donde podría cobrar más... Nos gusta lo que hacemos pero no lo vamos a hacer por amor al arte como han sugerido algunos políticos", rechaza Macarena Castro, enfermera bilbaína en Manchester.

También en las escuelas, que una vez que se tenga en cuenta la inflación verán cómo el presupuesto se habrá recortado en unos 3,000 millones de libras a pesar de que la inversión por alumno se vaya a aumentar de 5.447 libras en 2015 a 5.519 en 2020. Los colegios ya están teniendo que llevar a cabo acciones para intentar recaudar dinero o al menos intentar que el impacto sea el menor posible. Es el caso por ejemplo de la escuela primaria de Furzedown (Londres), donde los niños tienen que aspirar la clase antes de irse a casa, ya que la dirección del colegio no ha podido reemplazar el personal de limpieza perdido. Mientras, el marido de la directora tiene que ejercer como fontanero sin cobrar por ello.

Los recortes se extienden a todos las servicios públicos y problemas sociales -pobreza infantil, asistencia social, dependencia- y podrían pasar factura a May.



arturo