Editorial

FBI-Trump: Una acusación fundamentada

2017-06-11

Como ya viene sucediendo desde que accedió a la Casa Blanca, Trump vuelve a errar tanto en lo que...

Editorial,El País

Si Trump obstaculizó la labor de la justicia se habrán puesto los cimientos para su destitución

La declaración realizada esta semana por el exdirector del FBI, James Comey, ante el Comité de Inteligencia del Senado, supone una fundamentada acusación contra Donald Trump y la tentativa de este de influir en la investigación que la agencia realizaba sobre el teniente general Michael Flynn —por su presunta vinculación con Rusia—, a quien el presidente había nombrado consejero de Seguridad Nacional.

El tono sosegado de Comey, incluyendo su negativa a calificar la actitud de Trump como un intento de obstaculizar la justicia para que sea el mismo Comité quien evalúe si es así o no, contrasta con la furibunda respuesta del presidente —cómo no, a través de Twitter— al acusar a Comey de mentiroso y chivato.

Como ya viene sucediendo desde que accedió a la Casa Blanca, Trump vuelve a errar tanto en lo que debe ser el comportamiento de un presidente como en juzgar a las personas solo en función de su lealtad hacia su persona, importando poco el respeto a la ley. Comey ha desempeñado cargos de responsabilidades en las Administraciones de dos presidentes; uno republicano, George W. Bush, y otro demócrata, Barack Obama, ganando reputación profesional con ambos. Ante los senadores, se ratificó en su testimonio de que Trump le sugirió que abandonara la investigación sobre Flynn, algo claramente ilegal. Su negativa le costó el cargo y la acusación presidencial de deslealtad.

Si el Comité de Inteligencia del Senado determina que Trump obstaculizó la labor de la justicia, se habrán puesto los cimientos legales para la destitución de Trump, quien sigue empeñado en ocultar todo lo posible y recurriendo a cualquier medio la verdadera naturaleza de sus relaciones con la Rusia de Vladímir Putin. Como muy bien le dijo Comey en su última conversación, por encima de la lealtad está la honestidad.



JMRS