Nacional - Política

Macron y Peña Nieto hacen gala de su buena sintonía antes de la cita con Trump en el G20 

2017-07-06

Uno ha sido, desde aun antes de la elección de Donald Trump, el principal objetivo de los...

Silvia Ayuso, El País


Uno ha sido, desde aun antes de la elección de Donald Trump, el principal objetivo de los ataques del ahora presidente estadounidense y su primer cara a cara provocó una de las mayores crisis del Gobierno mexicano. El otro está considerado el freno a la ola populista que amenazó con inundar también Europa. Este jueves el uno y el otro, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el francés, Emmanuel Macron, se encontraron en París, donde el mandatario galo agasajó a su par mexicano con una cena.

Unas horas más tarde, ambos tenían previsto dirigirse a Hamburgo, sede de la nueva cumbre del G20 donde ambos se verán, una vez más, las caras con Trump. Pero antes, en París, ambos se esforzaron por hacer gala de una buena sintonía en temas en los que los dos países tienen, en palabras de Macron, una “visión común” y en los que pueden hacer frente común ante el nuevo inquilino de la Casa Blanca, cuyo nombre no hizo falta ni evocar. Son intereses “fuertemente convergentes”, subrayó el presidente francés, especialmente en temas de comercio, multilateralismo, lucha contra el terrorismo, la inmigración o, también, un tema en el que ambos países se han implicado profundamente, la lucha contra el cambio climático en la que Trump ha dado un gran paso atrás al anunciar la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París.

“Somos dos países que creemos en la apertura comercial, que creemos en el multilateralismo, que creemos en la globalización y que buscamos encontrar oportunidades en ese marco para impulsar el desarrollo de nuestras sociedades”, resumió Peña Nieto.

Oficialmente era solo un primer encuentro protocolario para saludarse, aunque ambos ya se conocen de la época en que Macron era ministro en el gabinete de François Hollande, el presidente que relanzó la relación bilateral tras un impasse con Nicolas Sarkozy. No se trataba de hacer grandes anuncios y no lo hicieron, más allá del acuerdo de “relanzar” el consejo estratégico francomexicano, un organismo conformado por unas 40 personalidades encargadas de proponer proyectos estructurales bilaterales.

Pero la imagen de los dos presidentes estrechándose la mano afectuosamente, sin segundas intenciones ni mensajes como supuso el apretón de manos firme que Macron le dio a Trump, era una foto que interesaba a ambos, según Gaspard Estrada, director del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC) de Sciences Po, uno de los viveros políticos de Francia.

“Macron ha querido posicionarse en cierto modo como el líder del campo progresista internacional, y el hecho de tener una relación de cercanía con el gran rival del discurso de Trump, como es México con el tema del muro fronterizo, es interesante para el presidente francés”, considera Estrada. “Todo lo que le perita tener una relación de fuerza, porque eso es lo que visiblemente entiende Trump, puede serle útil a Macron”.

También el presidente saliente mexicano, cada vez más impopular en su país, puede sacarle mucho rédito a una foto con el hombre del momento. Sobre todo ante su muy anticipada nueva cita con Trump, la primera desde que el magnate ocupa la Casa Blanca y que debería haber tenido lugar meses atrás, pero que fue suspendida por las amenazas del republicano de construir el muro fronterizo que tanto irrita y preocupa a México.

“Hoy Macron es una figura en la que cualquier persona que se saque una foto con él es un punto a ganar. Peña Nieto tiene mucho que ganar mostrando cercanía, una proximidad con Macron por la imagen que se tiene hoy en día de él como líder joven, progresista, que rompe los protocolos, que rompió las reglas establecidas de la política. Más allá de que a medio plazo haya sustancia, en el corto plazo, es más la foto lo que interesa”, afirma Estrada.

Peña Nieto es el cuarto presidente latinoamericano que se reúne con Macron. Antes lo hicieron sus pares de Perú, Guatemala y Colombia. Pero a diferencia de esas citas, que estaban programadas por el gobierno anterior del socialista Hollande, la cena con el mandatario mexicano fue organizada por el nuevo Elíseo. En Hamburgo, Macron ampliará sus lazos latinoamericanos con un encuentro con su par argentino, Mauricio Macri.



arturo